La misteriosa historia de Paula Hitler: La hermana desconocida del führer

Paula no estuvo vinculada con el partido de su hermano, ni mucho menos se interesó en el movimiento nazi.

Guía de: Curiosidades

La hermana de Hitler no pasaría desapercibida en la historia, ya que ayudaría a entender el comportamiento de su hermano, al revelar secretos sobre la infancia y costumbres de quien fuera el genocida más grande de la historia. Es así como Paula, la única hermana que llegó a vivir junto a él siendo adultos, dio a conocer parte de su relación con su hermano.

Paula Hitler

Paula, una de las hermanas cercanas a Hitler, precisó en varias ocasiones que el líder del nazismo siempre mantuvo una relación distante con toda la familia, es más, sólo se veían una vez al año. Incluso le insistió muchas veces que ella debía cambiar su apellido –Hitler- al de Wolf, y así lo hizo, llamándose Frau Wolf, cambio que no le sirvió de mucho, pues todos sabían que era la hermana de Hitler.

Dejo Múnich y se mudó a Austria, pero no dejó de gozar de un importante beneficio, siempre vivió a costa de la dieta mensual que le enviaba su hermano, incluso en ocasiones acompañaba el envío con regalos como caramelos, galletas o jamón español, un toque bastante “tierno” para venir de alguien como Hitler.

A fines de mayo de 1945, un oficial de inteligencia norteamericano llamado George Allen, logró dar con Paula Hitler o Frau Wolf, pues ella sería pieza importante de la investigación sobre su hermano. Pula, quien se rehusó al interrogatorio, terminó por contar algunos datos: “A mi hermano nunca le gustó la carne, incluso cuando era joven” aseverando que el líder del movimiento nazi era absolutamente vegetariano.

A esa sorpresa, también indicó lo importante que fue su formación católica. “Creo que mi hermano Adolf nunca abandonó formalmente la Iglesia”. Dato que dejó estupefacto a Allen, pues su historia indicaba todo lo contrario.

Otra curiosidad es que el cabecilla del Tercer Reich, nunca se sintió identificado con su familia. “No tengo ninguna noción de historia familiar. Esas cosas no están en mi naturaleza. Sólo pertenezco a mi pueblo”, decía Hitler durante una de sus charlas de sobremesa. Premisa que grandes historiadores avalan, pues durante sus últimos 20 años cuesta encontrar vestigios sobre su familia, es más, Frau Wolf o Paula Hitler, declaró en sus interrogatorios que “es como si no existiéramos, como si Hitler nunca hubiese tenido familia” argumentó.

Paula no estuvo vinculada con el partido de su hermano, ni mucho menos se interesó en el movimiento nazi. Durante la guerra trabajó de secretaria en un hospital, y una vez finalizada la contienda fue retenida durante bastante tiempo por el servicio de inteligencia del ejército norteamericano.

Al ser liberada- no tenía cargos en su contra-trabajó en Viena en una tienda de arte, para más tarde trasladarse a Berchtesgaden. No se casó y siempre vivió sola hasta su muerte en Hamburgo en 1960.

 

Más sobre Curiosidades

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X