Abuso atlético: Las lesiones más comunes por sobreesfuerzo y agotamiento

El proceso inflamatorio-doloroso subyacente a una lesión de abuso se localiza dependiendo de la zona abusada por el ejercicio.

Guía de: Deporte y Salud

El abuso es el extremo del uso. Y el deporte competitivo puede dar cuenta de ello, cuando el deportista exigido por adiestramientos prolongados y agresivos, llega al sobreesfuerzo y al agotamiento, quedando a merced de lesiones llamadas de abuso. Especialmente en el atletismo, además de la carga, puede estudiarse más fácilmente si las causas del abuso radican en un gesto técnico deficiente.

El proceso inflamatorio-doloroso subyacente a una lesión de abuso se localiza dependiendo de la zona abusada por el ejercicio. Así, la patología será diversa en especialistas de velocidad, de fondo, en saltadores o lanzadores.

abuso-atletico

Los velocistas son más vulnerables durante la partida. La ruptura del tendón de Aquiles, del tendón rotuliano, en su mayor parte por entrenamiento insuficiente o calentamiento inadecuado en tendones portadores de lesiones degenerativas. Los corredores de fondo sufren comúnmente de Periostitis Tibiales, cuadros dolorosos a nivel inferior de cara antero interna y borde anterior de la tibia, favorecido por piso duro, mal calzado, o entrenamiento insuficiente en las etapas iniciales de trabajo.  La tracción exagerada de músculos o tendones sobre los puntos de inserción y el traumatismo directo sobre el hueso juegan un papel importante.

El dolor del talón o del empeine en un saltador, comúnmente revelar la Talalgia de los saltadores, que puede ser plantar sobre el hueso calcáneo (zona de apoyo del talón); o posterior a nivel de la inserción del tendón de Aquiles. Los saltadores de alto, también exhiben comúnmente el Síndrome de la cola del Astrágalo, caracterizado radiológicamente por la fragmentación o separación de un hueso trígono, o además, el Astrágalo puede pinzarse entre el calcáneo y el reborde posterior de la tibia al caer después del salto.

En el salto con las garrochas flexibles actuales, se produce con bastante frecuencia abuso de la articulación del hombro.  El garrochista en el momento del rechazo realiza una doble acción de brazos: el inferior en flexión presiona la garrocha empujándola; el superior en extensión soporta el peso del atleta.  Esto provoca la flexión de la garrocha; se inicia luego la fase de pendulación que será seguida de la acción de inversión del saltador para salvar la altura. El momento de mayor compromiso o tensión de la articulación del hombro, se produce por una doble tracción: por un lado la garrocha flexionada que tiende a recuperar su posición de reposo y por otra el peso del saltador, que actúa en sentido contrario acentuando la flexión de la garrocha.

Los lanzadores tienen una patología esencialmente de abuso. El hombro y el codo de un lanzador siempre es sobre esforzado, y por tanto requiere de mucho trabajo técnico y de musculación para evitar caer en un síndrome doloroso. En el lanzamiento de la jabalina o de bala se dan distensiones musculares y tendinosas al comienzo o al fin del gesto técnico.

En las lesiones de abuso siempre subyace el dolor y la inflamación, que puede hacerse crónico e invalidante, y abortar la carrera de un deportista. Por eso, además del manejo del cuadro clínico, y del manejo de la carga de ejercicios, un buen diagnóstico de  biomecánico es de crucial importancia.

Más sobre Deporte y Salud

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X