Abuso de la espalda: Las lesiones más comunes de los deportistas

Gimnastas, corredores, levantadores de pesas, tenistas, entre otros, muestran síntomas de lumbago o de dolor de espalda que merman su rendimiento.

Guía de: Deporte y Salud

Así como las posiciones corporales viciosas, la falta de ejercicio físico, el sobrepeso, y el envejecimiento exponen a la población sedentaria a insidiosos dolores de espalda, los deportistas, por exceso de carga o por vicios biomecánicos, abusan de las estructuras músculoesqueléticas del eje del tronco.

Gimnastas, corredores, remeros, levantadores de pesas, tenistas y golfistas, entre otros, muestran regularmente síntomas de lumbago, de dolor en la espalda baja, que merman su rendimiento y amenazan su carrera. En este último punto cabe hacer hincapié, ya que son síntomas que aumentan con el tiempo, y su manejo se dificulta. Por lo que una estrategia inteligente es atender al dolor de inmediato.

abuso-espaldaExiste un equilibrio entre las estructuras óseas de la espina vertebral y los tejidos que la sostienen como un todo, y que resulta en una distribución equitativa, una ecualización de las fuerzas a través del tronco, que actúa como columna.

Falta de flexibilidad, exceso de tensión en la fascia lumbodorsal, o un soporte inadecuado de los músculos de la pared abdominal,  son factores que predisponen a un desequilibrio de fuerzas que actúan sobre la columna vertebral, sus ligamentos, tendones y músculos, al punto de vulnerar cualquier estructura, sobre todo cuando hay sobrecarga de esfuerzo físico y una técnica inadecuada.

Dolencia común en deportistas

Así, el dolor de espalda es común en los deportistas. Usualmente manifiesta una actividad física intensa que se traduce en dolor autolimitado, y que responde a 2 o 3 semanas de inactividad. Quizás sobrecarga muscular, un desgarro muscular con espasmo, puede ser la causa de su dolor de espalda baja. Sin embargo, si el dolor persiste, el diagnóstico puede convertirse en desafío, y traducir una condición más seria subyacente.

Casi la mitad de los deportistas jóvenes con más de tres semanas de dolor lumbar llegan al diagnóstico de espondilolisis, es decir, la fractura del cuello entre los procesos articulares de una vértebra. Unos pocos tienen espondilolistesis, con desplazamiento de una vértebra sobre otra, e inestabilidad. Menos exhiben una ruptura de disco vertebral.

Las fracturas por aplastamiento de los discos vertebrales son comunes en la práctica del tobogán y también en la halterofilia.

El dolor de espalda de origen en un disco intervertebral o discogénico, es raro en los deportistas. Pero no tanto. Los golfistas experimentan un mayor riesgo de hernia de disco y distensiones musculares y ligamentosas de los músculos de la columna baja, debido a la repetida hiperlordosis (exageración de la curva de la columna lumbar)  y rotación violenta que ocurre en la fase final del “swing” o bamboleo de sus golpes, sobretodo los largos.

Esta lesión de abuso compromete también a los tenistas, especialmente aquellos que ejecutan su golpe de revés a dos manos, un cuadro donde el dolor es el síntoma fundamental, acompañado de diferentes grados de limitación funcional. Si hay un disco herniado, el dolor puede irradiar al glúteo, muslo posterior y pierna.

La mayor parte de estos atletas, incluso aquellos con un dolor por desplazamiento de disco, responderán a terapias que no necesitan de cirugía, incluyendo el reposo, medicación antiinflamatoria, acupuntura, calor, ultrasonido, baños calientes, y otras medidas de fisioterapia, y de  descompresión lumbar, además del uso de cama dura, ortésicos como una faja, según sea el caso.

No obstante, las medidas de prevención son la base para enfrentar el dolor lumbar en un deportista de alto rendimiento. Un acucioso diagnóstico biomecánico, para descartar vicios kinésicos, debe preceder a ejercicios de fortalecimiento de los músculos paravertebrales y abdominales, y a una pauta de ejercicios de flexibilidad de la columna vertebral, sin olvidarse nunca de calentarla antes de la práctica o la competencia.

Más sobre Deporte y Salud

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X