El frío: Un gran aliado o un enemigo mortal para los deportistas

El frío puede ser mortal para las personas, pero también un gran aliado en caso de lesiones.

Guía de: Deporte y Salud

Nuestro cuerpo gasta una enorme cantidad de energía en mantener constante una temperatura de alrededor de 37 grados Celsius. Bajo esa cifra los procesos vitales tienden a experimentar una lenificación. Dicho de otro modo, el frío disminuye la velocidad de las reacciones químicas que tienen lugar en nuestra biología… hasta “detenerlas”, como es el caso de un montañista sobreexpuesto a la ventisca, o de un nadador incapaz de resistir escasos minutos en los mares polares.

El Frío y los Deportistas

Foto: Internet

Pero como nos recuerda Paracelso, toda pócima tiene su dosis.  Y así el frío, que puede ser letal, a veces resulta una buena medicina. Allende el enfiamiento general o las congelaciones, el frío en el deporte es terapéutico.

Es cierto que el calor generalmente mitiga el dolor de los traumas; aunque puede causar más daño que beneficio.  Por ejemplo, si un jugador de fuútbol con una profunda contusión del muslo, con dolor, espasmo muscular, tirantez y disminución de la movilidad, decide aplicarse calor para aliviarse, el resultado será un muslo muy inflamado y pulsátil.

Pedro cuando se aplica frío en forma de hielo (bolsa de hielo picado) a una zona lesionada (contusión, esguince, etc.), éste ayuda a disminuir el dolor, controla la inflamación, e inhibe el espasmo muscular aunque la sensación del hielo puede resultar incómoda, especialmente  durante los primeros minutos de aplicación.

El “golpe” de frío éste debe ser siempre usado en las primeras 24 horas de ocurrida la lesión, lográndose los mejores resultados mientras más inmediato sea el tratamiento.

Una lesión aguda casi siempre tiene un cierto grado de inflamación.  Cualquiera que esté afectado debería procurarse: a) Hielo, b) Compresión, c) Reposo y d) Elevación.  Estas cuatro medidas prevendrán el aumento de la inflamación y las molestias.

En caso de duda, siempre decida usar hielo en una lesión aguda:  1) Aplique hielo por un período de 20 a 30 minutos; 2) espere una hora entre las aplicaciones para permitirle a la zona en cuestión volver a la temperatura normal y 3) cuando se sumerge una parte del cuerpo en un balde agua gélida o hielo  picado, nunca la mantenga más de 20 a 30 minutos.  Puede haber congelaciones.

El Hielo es sólo un tratamiento de alivio, que bien aplicado puede incluso disminuir la magnitud y el tiempo de recuperación d una lesión;  sin embargo esta última es siempre resorte del especialista.

Más sobre Deporte y Salud

Comentarios Deja tu comentario ↓