Pausas de recuperación: Una parte esencial del entrenamiento

Experimentamos la verdadera relajación cuando casi nada o nada de nuestra energía corporal se consume.

Guía de: Deporte y Salud

“Sin silencios no hay música…” Una frase para ilustrar que los silencios son tan importantes como las notas en esa inconmensurable forma del tiempo. Y la metáfora se aplica al hombre en toda su dimensión: La acción y la inacción deben complementarse, y el arte está en vislumbrar la oportunidad, es decir, saber cuando actuar y cuando no actuar.

Aplicado al deporte, las pausas de recuperación son tan importantes como el entrenamiento mismo. Y en estas pausas debe haber silencio… Requisito sine qua non de su calidad.

Hay distintas formas de conseguir este silencio, de llegar a él, de alcanzar espacios profundos de relajación, útiles en la restauración eficiente de un deportista y de cualquier mortal durante un buen descanso. Porque una mayor profundidad del descanso mediante técnicas de relajación, potencia el efecto del entrenamiento y previene el sobre entrenamiento. Y no sólo eso, durante las pausas durante una competencia, las estrategias de restauración del atleta, en base a hidratación, masaje y relajación, ayudan enormemente a “cargar la pilas”, y por ende, pueden hacer la diferencia.

la-respiracion-purificadora

Experimentamos la verdadera relajación cuando casi nada o nada de nuestra energía corporal se consume. Y es la manera en la que la naturaleza nos recarga durante el sueño, por ejemplo. Por antagonismo, sin un adecuado descanso, nuestra mente-cuerpo se hace ineficiente.

El ejercicio físico aumenta la capacidad del cuerpo para movilizar energía, sin embargo, si disipamos energía constantemente manteniendo a nuestros músculos en un estado de alerta cuando no es necesario, podemos llegar a un estado en que no somos capaz de relajarlos.

Aquí la técnica de masaje dinámico que involucren elongaciones pasivas da gran resultado ya que reduce el tono muscular localmente, y centralmente, a través del estado de relajación del sistema nervioso central que induce el masaje. Algunas técnicas de yoga, y su combinación de posiciones corporales o asanas con ejercicios de respiración, resultan formidables. Los practicantes refieren muchas veces necesitar menos sueño y sentirse más descansados. Así, las Asanas de Yoga re entrenan y devuelven a los músculos su capacidad para relajarse, y a sus cultores la capacidad para dormirse fácilmente. Esto se ve cuando reposan, porque  rápidamente se adormecen.

Un sueño profundo rejuvenece el cuerpo y la mente, sin embargo, el sueño ligero resulta menos reparador. Además del yoga existen técnicas para lograr un sueño profundo. Un baño caliente después de un trabajo psíquico o físico exhaustivo induce relajación.

Más que los músculos tensos, es el constante bombardeo de pensamientos y de estímulos, lo que deja a nuestra mente verbalizando todo el tiempo, sobrecargada y exhausta… Incapaz de estar en el presente durante el descanso. Y una mente agotada, drenada de energía deja igual a nuestro cuerpo.

Aquí, en este escenario, el ejercicio físico obra maravillas, como una fórmula de desconexión y refresco, una compensación al exceso de trabajo mental. Quizás somos inconscientes al proceso, pero pensar en exceso y preocupándonos gastamos enormes cantidades de energía. La tensión puesta en nuestra mente por preocupaciones, imaginarias o reales, pueden consumirnos mucho más que el trabajo físico, que justamente nos puede hacer romper el círculo vicioso.

El ejercicio físico induce una relajación mental, pero como vimos hay otros caminos. La relajación física, del masaje o del yoga, por ejemplo, induce relajación psíquica, y viceversa. Un hombre capaz de relajar su mente por  supuesto relaja a su cuerpo. Porque el cuerpo y la mente se retroalimentan, y así todas las técnicas de relajación afectan al cuerpo y a la mente. Como la respiración… Una respiración agitada traduce tensión y una respiración reposada refleja relajación. Pero si usted está tenso y se obliga a respirar reposada y rítmicamente, usted inducirá en su ser un estado de relajación. Y viceversa.

Así es importante que un deportista aprenda técnicas de relajación mental como parte de su disciplina. Y el yoga es un camino. Físico y mental. Hay muchos otros. Pero como siempre lo importante no es saber el camino, sino recorrerlo.

Más sobre Deporte y Salud

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X