Talento y esfuerzo en niños y jóvenes: ¿Qué factores permiten que se destaquen en el deporte?

La herencia juega un factor fundamental. Pero no sólo en cualidades físicas de forma y función, sino también en cualidades psíquicas.

Guía de: Deporte y Salud

La identificación y la selección de talentos deportivos en la infancia es un vibrante desafío. Porque en los niños está más puro el espíritu del juego por sí mismo, y ver su evolución es un proceso maravilloso.

Hay muchos factores involucrados. La carga genética se expresa en un somatotipo, un tipo específico de cuerpo con ciertas cualidades para una u otra actividad. Considerar el somatotipo en el deporte significa relacionar estructura con función, anatomía con movimiento. Así, un cierto tipo de cuerpo puede llegar a ser un factor limitante en el rendimiento en un determinado deporte; siendo excepcionales los casos en que los individuos pueden compensar un somatotipo desfavorable con otras capacidades de excelencia.

Talento-esfuerzo

Así, la herencia juega un factor fundamental. Pero no sólo en cualidades físicas de forma y función, sino también en cualidades psíquicas. Un psicotipo competitivo, por ejemplo. Así como el somatotipo, ciertas capacidades funcionales como el consumo máximo de oxígeno (VO2 máx.) son heredadas, predisponiendo, en el caso de un alto consumo máximo, a mejores resultados en eventos de resistencia, por ejemplo.

Pero la predisposición genética no es suficiente sin la influencia del medio ambiente, donde entran a tallar la nutrición, el estímulo y modelo de los padres y otros maestros, etc. Dentro de los factores ambientales favorables, un buen estado de salud es una de las condiciones más importantes para la participación deportiva de niños y adolescentes seleccionados en el segmento denominado de alto rendimiento o de elite. Donde salud es por supuesto un buen estado nutricional.

A todo esto debemos agregar el factor gravitante: la pasión. Que supera a los otros. Porque el querer es poder y en el camino del deportista es base de voluntad que es paciencia y perseverancia. Considerar el entorno humano que es influyente. Para bien o para mal… Por eso, desde el punto de vista médico, cuando tenemos al frente un joven talento deportivo es útil considerar su estado de salud, su somatotipo, sus capacidades funcionales, sus habilidades psíquicas, y también su entorno. En fin, vislumbrar capacidades y vulnerabilidades. Para el cuidado.

El rendimiento de los niños también depende de su entrenamiento previo, de capacidades físicas y técnicas adquiridas. Para discriminar talento, entonces, hay que normalizar las comparaciones más allá de ciertas habilidades. Porque un niño con poco talento con un mayor período de entrenamiento puede rendir más que uno talentoso con menos entrenamiento.

Más allá del talento y del esfuerzo hay que darle tiempo al tiempo para ver la semilla germinar y ayudarla a ser árbol maduro. Es la educación físico deportiva, quizás el proceso que más puede influir en la formación de personalidad de los seres humanos.

Más sobre Deporte y Salud

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X