Tendón de Aquiles: La potente fibra que sostiene nuestro cuerpo

Funcionalmente los tendones transmiten la fuerza de los músculos a los huesos y en su rol mecánico intermediario deben poder deslizar libremente y sin obstáculos, sin cesar.

Guía de: Deporte y Salud

La leyenda cuenta que cuando nació Aquiles, Tetis, la diosa  marina, supo del oráculo que su hijo moriría joven… Para conjurar el destino, lo bañó en la laguna de Estigia, cuyas aguas procuraban la inmortalidad. Al sumergirlo, debió asirlo de un talón, único lugar que quedó vulnerable… a la flecha de Paris guiada por Júpiter en la guerra de Troya, y que dio comienzo a sus días de inmortal como paradigma de fortaleza.

Así el tendón de Aquiles, como se denomina al tendón común de los músculos gemelos y sóleo, es el tendón más voluminoso y fuerte del cuerpo humano, con una resistencia a la tracción de casi una tonelada, vital en la biomecánica de la punta del pie, y por ende en el manejo de las fuerzas antigravitacionales en el equilibrio y desplazamiento, sobretodo de los bípedos, donde toda la fuerza ejercida en las pantorrillas humanas se ejercen a través de este tendón de Aquiles sobre el hueso calcáneo del talón del pie, controlando desde ahí casi todo su movimiento.

La longitud del tendón de Aquiles es de 5 a 6 cms., y su ancho de 12 a 15 mm., siendo su espesor tiene  5 a 6 mm. Estos parámetros son importantes porque la resistencia está en relación directa al diámetro de sección y disminuye a medidas que la edad avanza.

rotura-del-tendon

Esta potente cuerda biológica, envuelta completamente por el Peritenon, está conformada por microfibras de colágeno orientadas en el sentido de tracción, de un recorrido paralelo.  Las células están representadas por una forma especial de los fibrositos denominadas células alares por la forma que adoptan, y de un metabolismo lento, ya que no tiene vasos sanguíneos capilares que lo nutran, así el tendón de Aquiles recibe su nutrición en una tercera parte de los músculos de origen, un tercio lo recibe de su inserción en el hueso y el tercio restante a través de los canales linfáticos entre el periteon y el tendón.

Funcionalmente los tendones transmiten la fuerza de los músculos a los huesos y en su rol mecánico intermediario deben poder deslizar libremente y sin obstáculos, sin cesar.

De sus propiedades físicas sabemos que tiene una capacidad de distensión del 10%, resultado de la disposición en espiral de las fibrillas colágeneas y de la capacidad misma del colágeno de distenderse, obteniéndose así algunas posibilidades de compensación frente a sobrecargas mecánicas abruptas.

La fuerza en un apoyo de impulso dinámico, aquella que precisa un deportista está en un máximo de alrededor de 930 kgs. En la denominada gimnasia rítmica, durante los arabescos, debe contarse con una carga dinámica de 535 kgs., la que por un movimiento incordiando, al caer en una pierna, puede alcanzar al doble.

Pero como el guerrero al que debe su nombre no todo es fortaleza con el tendón de Aquiles, y éste puede inflamarse, sobretodo por abuso, y lo que es peor, cortarse, una lesión invalidante de recuperación mucho más lenta de lo que se reconoce.

La disminución de su resistencia con la edad, y una sobrecarga por exceso de peso y de ejercicios, predisponen a estas lesiones que acechan generalmente después de los treinta años, sobretodo en los deportistas de fin de semana, o de aquellos que quieren ponerse rápidamente al día después de una larga inercia sedentaria.

Los ejercicios de elongación de la pantorrilla y el uso de un buen calzado son básicos en la recuperación y profilaxis de lesiones del tendón de Aquiles.

Más sobre Deporte y Salud

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X