Inicio » Diabetes » Equipo

¿Cómo prepararse para un viaje con diabetes?

¿Qué pasa con los horarios? ¿Las comidas? ¿Es bueno llevar una receta? Con un poco de planificación hay muchos inconvenientes que se pueden evitar y así disfrutar del viaje sin descuidar nuestra diabetes.

Ya sea por trabajo o por placer me ha tocado viajar bastante en mi vida con diabetes.

Y desde las primeras veces, en que el ensayo y error eran parte del proceso para llegar a tener un viaje tranquilo, he podido aprender algunas cosas que quiero compartir. Porque con un poco de planificación hay muchos inconvenientes que se pueden evitar y así hacer del viaje una ocasión para disfrutar sin descuidar a nuestra diabetes

1.- Si es posible traten de mantener la rutina al inicio del viaje.
Horarios de partida, retrasos en el medio de transporte o cambios en la zona horaria de destino hacen que el manejo de la diabetes sea todo un desafío. Por lo mismo es que es fundamental planificar. Quizás sea bueno llevar algunas colaciones para cubrir algún evento no esperado y mantener las horas habituales en que se come.

La Diabetes

Foto: El Mercurio

Cómo compatibilizar un viaje con la diabetes.

2.- Siempre mantengan con ustedes sus insumos.
Glucómetro, hipoglucemiantes orales, kit de glucagón, tabletas de glucosa o algún hidrato de carbono de acción rápida, jeringas, e insulina entre otros. Deben estar a mano, o en un lugar de fácil acceso. En el caso del avión, en el equipaje de mano. No podemos someterlos, especialmente la insulina, a temperaturas extremas que pueden dañar hasta los glucómetros. En el caso del transporte de la insulina es bueno usar algún bolso térmico, pero no un pack congelado, pues la insulina se estropea si se congela. Hay unos muy buenos de la marca Frío.

3.- Recetas y certificados.
Siempre llevar consigo una copia de la receta firmada por su médico, con las cosas que su tratamiento requiere. En el caso de viajar al extranjero, si se puede es bueno llevar una copia en el idioma del país de destino. Las personas que los acompañan también deberían llevar una copia, nunca está de más. Si necesitan comprar insumos extras la receta les será de mucha utilidad, así como para mostrarla a las autoridades aduaneras para justificar el porte de sus insumos.

4.- Informar en el aeropuerto.
Si viajan en avión, es mejor llevar los insumos en bolsas transparentes y en sus envases originales, sobre todo los medicamentos. Eso hace que el trámite sea más fácil. Es bueno informarse con anticipación si hay alguna restricción o procedimiento que deban cumplir. Consulten directamente con su línea aérea.

5.- Estar muy atento a lo que se come.
Probar cosas nuevas forma parte del encanto de viajar para muchos, pero para nuestra diabetes eso puede ser desastroso. Si no se tiene la certeza de lo que se está comiendo, simplemente hay que preguntar qué ingredientes componen una comida para poder hacer una estimación de los hidratos de carbono que se están ingiriendo. El disfrute de un momento no se puede convertir en un lamento permanente o en una emergencia mayor.

6.- Atención con las hipoglicemias, ocurren cuando uno menos lo espera.
Cambios en la actividad física, distintos tipos de comida, cambios en la rutina los pueden llevar a una baja no esperada, por lo que deben estar preparados con los elementos que ustedes usan habitualmente para tratarlas (tabletas de glucosa, jugos azucarados, etc.).

7.- Llevar el doble de los insumos que se necesitan en condiciones normales.
Uno nunca sabe lo que puede ocurrir. Baterías para glucómetros, un glucómetro extra si se puede. Las tiras reactivas, pastillas, insulina. Todo para enfrentar una eventualidad. Hagan una lista antes de partir para no olvidar nada.

8.- Si usan bombas y viajan a otra zona horaria, recuerden ajustar el reloj.
Lo mismo para los glucómetros. Será bueno discutir con su médico cuál será la estrategia para enfrentar los nuevos horarios.

9.- Usar una identificación médica.
Una alerta como pulsera o al cuello es una buena opción. Ya sea que se viaje solo o acompañado es bueno que la gente que está cerca de uno sepa qué hacer en caso de una emergencia, qué medicamentos usa y a quien llamar si es necesario.

10.- Controlen su glicemia, más que nunca.
Trasladarse largas distancias los obligará a estar sentados más tiempo del habitual, sin ejercicio de ninguna especie, lo que puede resultar en una hiperglicemia. Pero las actividades de turismo, como paseos, excusiones y otras, pueden tener el efecto contrario. ¿Cómo saberlo con certeza? Sólo midiendo la glicemia.

Así como vivir con diabetes, viajar con diabetes se ha hecho más fácil con el paso del tiempo. No sólo por los insumos que nos acompañan, si no también porque en muchos países el conocimiento por parte de las personas es mayor. Y como siempre digo, si se domina el idioma es la oportunidad de compartir la diabetes con alguien que quizás tiene un concepto errado.

Con responsabilidad nuestra diabetes también puede salir de viaje y disfrutar al máximo las nuevas experiencias.

Más sobre Diabetes

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X