Inicio » Diabetes » Equipo

La cetoacidosis diabética (CAD)

Las personas con diabetes tenemos complicaciones que pueden surgirnos en el día a día como la hipoglicemia o la cetoacidosis diabética, una complicación que puede revestir características de gran emergencia.

Las personas con diabetes, ya sea tipo 1 o tipo 2, debemos estar muy alertas a las bajas como a las alzas de glicemia, pues en ambos extremos corremos peligro.

Por lo general se habla de las complicaciones en el largo plazo (problemas a la vista, a los riñones, al corazón y otros)  y poco reparan en que tenemos complicaciones que pueden surgirnos en el día a día como la hipoglicemia o la la cetoacidosis diabética, una complicación que puede revestir características de gran emergencia si no le prestamos debida atención.

La cetoacidosis diabética (CAD) está definida como una complicación de la diabetes que se presenta cuando el organismo no puede usar el azúcar (glucosa) como fuente de energía, y en su lugar utiliza la grasa. Entonces, los subproductos del metabolismo de las grasas, las cetonas, se acumulan en la sangre.

cetoacidosis diabética

Foto: El Mercurio

Una serie de síntomas acompañan la cetoacidosis diabética.

Se ha establecido que los niveles de glicemia se elevan, por lo general por sobre los 250 mg/dL, más o menos debido a que el hígado produce glucosa para tratar de combatir el problema; sin embargo, las células no pueden absorber esa glucosa sin la insulina.

Es bastante común que muchos diagnósticos de diabetes tipo 1 comiencen por el diagnóstico de la cetoacidosis, ya que suele ser el primer síntoma que hace que una persona acuda al médico.

También puede ser el resultado del aumento de las necesidades de insulina en alguien a quien ya se le ha diagnosticado la diabetes tipo 1. En tales casos, una infección, un traumatismo, un ataque cardíaco o una cirugía pueden llevar a que se presente cetoacidosis diabética. Bueno, de más está decir que omitir dosis de insulina también puede llevar a cetoacidosis en personas ya tienen la enfermedad declarada y en tratamiento.

Las personas con diabetes tipo 2 que no usan insulina inyectada también pueden desarrollar cetoacidosis, pero es menos frecuente. No obstante es bueno estar atentos.

Algunos de los síntomas son:

  • Fatiga
  • Orina frecuente o sed frecuente durante un día o más
  • Aliento a frutas (mal aliento)
  • Confusión mental que puede progresar y convertirse en coma
  • Dolor o rigidez muscular
  • Náuseas y vómitos
  • Respiración acelerada
  • Dificultad para respirar

Otros síntomas también descritos por la literatura médica:

  • Dolor abdominal
  • Dificultad respiratoria al estar acostado
  • Disminución del apetito
  • Disminución del estado de conciencia
  • Dolor de cabeza

A tratar una cetoacidosis diabética se busca llevar los altos niveles de glicemia a valores normales mediante la administración de insulina, al mismo tiempo que reponer los líquidos perdidos. Una persona con diabetes bien entrenada junto a su familia puede y debe ser capaz de reconocer los primeros síntomas y realizar en su hogar las acciones que correspondan, antes que la situación se torne más complicada.

Si la cetoacidosis es grave, por supuesto que será necesario acudir a un servicio de urgencia.

Las personas con diabetes debemos saber reconocer los signos y síntomas preliminares de advertencia de la cetoacidosis. La medición de las cetonas en sangre (con algunos glucómetros que tienen esa opción) o en la orina (con tiras reactivas que cambian de color) en las personas con infecciones o en los pacientes con terapia de bomba de insulina pueden proporcionar más información que las mediciones de glucosa solas.

Un detalle importante. Los usuarios de bombas de infusión de insulina debemos revisarla con cierta frecuencia para ver que la insulina esté fluyendo a través del catéter y la cánula, y que no haya obstrucciones, fallas o desconexiones que podrían gatillar una cetoacidosis. Es una de las desventajas del uso de la bomba, pero que tomando las precauciones correspondientes no debería afectarnos en el diario vivir.

Más sobre Diabetes

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X