Inicio » Discapacidad » Equipo

El taxista de la corbata azul: El caso de solidaridad que conmovió a miles y dejó gran enseñanza

La emotiva historia tuvo lugar en Iquique y no solo ha conmovido a los habitantes de esa ciudad, sino que a miles quienes han transformado el relato en un viral de las redes sociales.

El pasado jueves 23 de octubre una carta a la edición impresa de la Estrella de Iquique dio comienzo a una verdadera leyenda entre los habitantes de esa ciudad y, días más tarde, a una historia que se ha transformado en un viral de las redes sociales.

Se trata de “El taxista de la corbata azul”, un personaje que recibió a través del diario un agradecimiento eterno de parte de Carla Lira, una madre a la que él ayudó en un taxi junto a su hijo con autismo. Lo hizo para que ella pudiera bajar la silla de ruedas del pequeño.

Todo comenzó cuando la mujer le pidió al taxista que la transportaba que le ayudara a bajar del auto a su hijo con autismo. Sin embargo, y de manera indolente, el chofer le dijo que no podía porque le podían robar el vehículo.

Taxista de la corbata azul

Carla de Carla Lira al taxista de la corbata azul.

Sin otra posibilidad, la madre dejó a su hijo sentado en la calle para así poder sacar la silla de ruedas del maletero, pero ahí fue cuando su hijo de 5 años se descompensó y comenzó a llorar y gritar. Fue en aquel momento cuando el chofer del taxi que venía atrás dejó tirado su auto con pasajeros y apareció para calmar, de manera increíble, al niño, quien se tranquilizó con la corbata azul de este otro taxista.

Se trata de una heroica ayuda que esta madre agradeció desde lo más profundo de su corazón en La Estrella de Iquique. “Usted calmó a mi hijo dejando su auto tirado con pasajeros atrás, además le dejó la corbata que tanto gustó a mi niño. Podía haber ignorado esto, como la mayoría, pero no fue así, y cuando quería explicarle lo que me hijo tenía… usted solo sonrió y me dijo calma. Gracias por no tener que volver a explicar lo que siempre digo a la gente que me mira extraño. Él no es mañoso ni mal criado, tiene autismo. Gracias señor de la corbata azul”, dice la carta de Carla Lira.

Pero además de darle las gracias al taxista de la corbata azul, Carla Lira también pidió ayuda para poder encontrar a quien fue un ángel en su camino, personaje que no entregó su nombre y que hasta le dejó la corbata azul para que su niño pudiera seguir en calma.

Desde entonces, el taxista de la corbata azul se transformó en un personaje a buscar no solo por Carla Lira, sino que por la misma comunidad de Iquique. Búsqueda que finalmente llegó a su fin a través del mismo diario, pues Manuel Salas, el taxista de la corbata azul, respondió con una carta a la madre y a su hijo con autismo.

“Cuando la vi a usted con su hijito en el suelo y sacando algo del auto de mi colega, solo vi el desamparo de su hijo, sin ofenderla, desamparo por ver que nadie hacía nada.

Taxista de la corbata azul

Manuel Salas, el nombre del taxista de la corbata azul.

Luego la vi a usted tratando de abrir la silla mirándome extraño, tratando de explicarme algo, y si le dije que no me dijera nada no fue para no escucharla. Claro que no, señora mía. Tal vez tenía que yo explicarle a usted y pedirle disculpas por la crueldad de la gente por no dar una mano a un ser indefenso, por ver a una madre como usted luchando con la intolerancia de todos nosotros. Yo tenía que pedirle disculpas a usted, mi señora.

Hacer algo por alguien hace bien. Pucha que se siente bien uno. Ojalá todos lo hagan y pucha que van a hacer felices y no andar tan amurrados en la vida. Yo buscaré el momento de comunicarme con usted, pero dejémoslo así por ahora y no llore más. Cuando pase algo así piense qué pobre es ese ser humano. Un abrazo grande a su hijo… y nos veremos en algún recorrido, téngalo por seguro”, termina la carta dando por finalizada la búsqueda del taxista de la corbata azul y además agrandando más su leyenda.

Más sobre Discapacidad

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X