Alimentación y nutrición: ¿En qué se diferencian?

La alimentación y la nutrición son dos procesos muy relacionados, pero es posible establecer diferencias entre ambos. Aquí te explicamos las diferencias.

Guía de: Educación Para Niños

La salud y buen funcionamiento de nuestro organismo, depende de la nutrición y alimentación que tengamos durante la vida. Alimentación y Nutrición aun cuando parecieran significar lo mismo, son conceptos diferentes.

- Alimentación. Es un proceso voluntario, educable y consciente que consiste en la elección, preparación e ingestión de los alimentos.
- Nutrición. Es un proceso involuntario e inconsciente por el que el organismo transforma los alimentos a través de cuatro procesos: digestión, respiración, circulación y excreción, para que sus componentes puedan ser utilizados por las células.

Los alimentos son todos los productos naturales o industrializados que consumimos para cubrir una necesidad fisiológica (hambre).

Los nutrientes son sustancias que se encuentran dentro de los alimentos y que el cuerpo necesita para realizar diferentes funciones y mantener la salud. Existen cinco tipos de nutrientes llamados: Proteínas o Prótidos, Grasas o Lípidos, Carbohidratos o Glúcidos, Vitaminas y Minerales.

 

Alimentacion-nutricion

- Proteínas: Las proteínas aportan el material de construcción que nuestro organismo necesita para formar células. Por tanto, son necesarias para formar nuevos tejidos y reparar la piel, los músculos, la sangre, los huesos y, en general, todos los órganos.

Las principales fuentes de proteínas son los alimentos de origen animal, como todo tipo de carnes (pescado, ave, res, cordero y cerdo), leche y sus derivados, y huevos.
Asimismo, abundan en las semillas de los vegetales, como lentejas, frejoles, quinua, habas, garbanzos, soya, arvejas, etc., en cantidades casi similares a la carne.

- Carbohidratos: Nos dan energía y calor para movernos y desarrollar todas las actividades diarias. Son de origen vegetal y se encuentran en los cereales: maíz, trigo, arroz y sus productos (harinas, pastas) tubérculos o verduras: papa, apio;  plátano; azúcar (blanca o morena), miel , granos como las  arvejas, lentejas, garbanzos y  frijoles,

- Grasas: Son la fuente más concentrada de energía para nuestro cuerpo y cerebro. Participan en diferentes funciones específicas y forman parte de los tejidos del cuerpo y de algunas vitaminas y hormonas. Son fuente de calorías para los niños, pero los adultos deben consumirla con moderación y se encuentran en las carnes rojas, piel del pollo, leche, mantequilla y queso, aceites vegetales (de girasol, maíz, ajonjolí, algodón), margarina, paltas, aceitunas, algunas semillas como el maní,  pistacho, almendras y nueces.

- Vitaminas: Ellas son las vitaminas A, D, E, K, C, complejo B y el ácido Fólico. Cumplen funciones esenciales para el organismo. Ayudan en el proceso de transformación de energía y favorecen el sistema de defensa del cuerpo contra las enfermedades y se encuentran en casi todos los alimentos en especial en las frutas, hortalizas y alimentos de origen animal.

- Minerales: Entre los principales minerales se encuentran: calcio, hierro, yodo y el zinc. Ellos participan en diversas funciones específicas y forman parte de los tejidos del cuerpo (Ej.: el calcio forma y mantiene los huesos y dientes; el hierro forma parte de la sangre). Los minerales intervienen en el crecimiento, reproducción del ser humano, la función muscular, entre otros. Se encuentran principalmente en los alimentos de origen animal.

- Fibra: La fibra ayuda a expulsar las heces con facilidad, previene el cáncer de colon y reduce el colesterol en la sangre. Se encuentra en los alimentos de origen vegetal como hortalizas (zanahoria, tomates, lechugas, pepino), frutas (melón, patilla, naranja, manzana), granos (arvejas, lentejas, frijoles), verduras (lechuga, apio, pimientos, papas) y cereales integrales.

¿Cómo preparar alimentos para no perder los nutrientes?

- Pelar y cortar puede disminuir el aporte sobre todo de vitaminas hidrosolubles (C, B1 y ácido fólico) y fibra (que se encuentra mayormente en la piel del alimento).Es recomendable pelar y cortar el alimento justo antes de prepararlo o consumirlo.

- No es recomendable dejar los alimentos en remojo mucho tiempo, pues esto fomenta la pérdida de nutrientes.

Si optas por hervir los alimentos, toma en cuenta estas recomendaciones para preservar mejor sus nutrientes:

- Añade el alimento al agua cuando esté hirviendo, de los contrario se remojará durante más tiempo sin cocinarse, perdiendo propiedades.

- Opta por cortar los alimentos en trozos grandes para mantener sus aportes.

- Hierve, siempre que sea posible, en poca cantidad de agua, así las vitaminas se diluirán menos.

- Si es posible añade unas gotas de jugo de limón a la cocción, esto ayuda a mantener los nutrientes.

- Es preferible que las verduras queden crujientes en vez de muy blandas, pues esto querrá decir que las has hervido demasiado, disminuyendo sus aportes.

- Los métodos de cocción que mejor ayudan a preservar los nutrientes son al vapor, en el horno o salteados debido a que el alimento está en contacto limitado con el agua y se mantiene a temperaturas más estables.

- Además es recomendable que aquellas verduras que pueden consumirse crudas sean ingeridas de este modo de vez en cuando, así recibes al máximo sus aportes.

Más sobre Educación para Niños

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X