¿Cuánto tiempo puede estar concentrado un adolescente?

El cerebro de los jóvenes ha de hacer el mismo esfuerzo que un niño muy pequeño para no distraerse y realizar tareas que requieren mucha concentración.

Estudios desde las neurociencias han demostrado que el cerebro adolescente se parece más al de los niños pequeños que al de adultos maduros. La explicación estaría en que a esta edad, hay mayor cantidad de materia gris, pero también una eficiencia más baja en las transmisiones neuronales. La fase de desarrollo eficiente de la concentración se concluiría ya avanzada la veintena y, en algunos casos, hasta los 30 años. De esta manera, el hecho de que los adolescentes no se concentren tan bien como se espera, es consecuencia del propio desarrollo del cerebro.

¿Cómo el estudio apoya la enseñanza?

Concentración estudiantes

Foto: Agencias

La capacidad máxima de concentración de adolescentes es de alrededor de 20 minutos, ya que luego interferirían otros estímulos que no permiten su máxima capacidad. Sin embargo, lo más probable es que tal tiempo de concentración máxima vaya disminuyendo dados los estilos de vida que llevamos: imágenes rápidas, variedad de distractores (celular, computador, música, ruidos de la ciudad), rapidez y ligereza de contenidos (hay poco tiempo), etc. En estos contextos, es muy recomendable para los profesores variar las actividades, focos de atención y niveles de exigencia cognitiva cada 15-20 minutos.

¿Cómo reconocer el cansancio intelectual?

La psicóloga Cecilia Purcell nos explica que existen formas para reconocer la falta de concentración, las cuales son importantes de considerar al momento de estudiar para no perder tiempo inútilmente. Un indicador es leer y releer varias veces la misma oración y no lograr comprender lo que dice. Otro es cuando uno comienza a pensar en cosas no relacionadas con el tema de estudio. Ante estos síntomas, es recomendable darse un descanso. En general, se recomienda que se descanse 10 min por cada 45 min de estudio.

Las actividades extracurriculares importan

Sabiendo que para aprender es necesario concentrarse, no podemos forzar el estudio más allá de lo que nos permite nuestro organismo. Si calculáramos las horas de una jornada escolar habitual de adolescentes, tendríamos que están insertos en un contexto de aprendizaje durante alrededor de 7 horas diarias.

Muchas veces, éstos llegan a sus casas, chequean sus cuentas en Internet y vuelven a concentrarse otra vez para hacer tareas, estudiar o tomar clases particulares. Sin embargo, distraerse de las tareas escolares, luego de la jornada, es necesario para lograr un aprendizaje efectivo. Este tiempo de descanso permitirá que el tiempo de estudio sea más eficiente. De ahí la relevancia de participar en actividades recreativas, compartir con otros o simplemente hacer las cosas que nos gustan.

Más sobre Educación Secundaria

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X