Inicio » Emprendimiento » Equipo

¿Cómo ayuda el emprendimiento a subir el salario mínimo?

Para generar empleos de calidad tenemos que promover y apoyar el emprendimiento y la innovación.

El tema del salario mínimo está recurrentemente en la discusión de los temas relevantes. Los representantes de los trabajadores hablan de la necesidad de establecer un salario mínimo cercano a los $250 mil pesos.  La Ministra del Trabajo se anticipa a la discusión señalando que un alza en el salario mínimo crearía desempleo, porque los empresarios que compiten con países como Perú, con un salario mínimo equivalente a $148 mil, tendrían que despedir gente, incorporar maquinaria, o desaparecer. Este argumento tienen poco sustento empírico. No se sabe cuántos, del 1.400.000 trabajadores que impone por el mínimo, perderían el empleo si sus empleadores se vieran obligados a pagarles más.

La dependencia entre salario mínimo y desempleo se relaciona con varios factores. Muchos empresarios ponen en duda si alguien que gana el mínimo vale más que los actuales $181,500. Los empresarios se quejan de la mala formación que traen los trabajadores jóvenes y creen injusto obligarles a pagar más por un trabajador que a penas sabe sumar y restar. La educación pública tiene mucho que decir en este punto. Alguien que sólo puede conseguir un empleo por el sueldo mínimo probablemente no tuvo medios para pagar un colegio particular o uno semi-subvencionado.

Industrias de por innovación

Salario mínimo

Imagen: Aetos

El tema del salario mínimo está recurrentemente en la discusión de los temas relevantes.

Chile es un país cuyo desarrollo está basado en la explotación de sus recursos naturales y en la eficiencia de sus operaciones de explotación. Si los empresarios chilenos ven amenazada su competitividad a partir de un alza mensual de $100 USD/ por trabajador entonces sus márgenes de ganancia son muy frágiles. Esta condición es característica de industrias intensivas en mano de obra y de poco valor agregado. En resumen, en industrias de muy poca innovación. Esa condición pone a Chile en una camisa de fuerza cuya salida sólo puede ser superada con mas innovación y emprendimiento, es decir nuevas empresas que de verdad contribuyan a balancear la ecuación entre las industrias tradicionales y las innovadoras.

Sabemos que para innovar se requiere de trabajadores creativos, observadores, y que asocian cosas aparentemente inconexas y son capaces de crear nuevas industrias. Ese tipo de trabajadores tienen una formación de calidad en su educación secundaria y post secundaria.  Así, una vía de solución al problema del sueldo mínimo estaría entonces en una educación de calidad. No obstante, hay dudas entre los expertos por la capacidad de nuestra economía para absorber un eventual aumento en la calidad de la fuerza de trabajo.

En una economía donde el 60% del PIB se produce en una industria (la minería) que genera sólo el 1,4% de los empleos, el problema de la calidad del empleo, y por ende de la calidad de los salarios, no pasa sólo por mejor educación. Se requiere una matriz productiva capaz de generar empleos para personas mas educadas. Y aquí de nuevo el rol de los emprendedores.

En el desafío de generar empleos de calidad, al mismo tiempo que discutimos sobre la desigual distribución del ingreso tenemos que promover y apoyar el emprendimiento y la innovación. Con mas negocios y mejores productos podremos hacer que Chile pase pronto de ser una economía basada en la eficiencia a una economía basada en la innovación. En ese momento recién tendremos la matriz productiva capaz de generar empleos para chilenos mas preparados, que agregan más valor, y habrá margen para decir convincentemente que es hora de subir el sueldo mínimo.

Más sobre Emprendimiento

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X