Inicio » Emprendimiento » Equipo

Cómo crear un negocio destruyendo las viejas industrias

Casos y ejemplos de cómo grandes y poderosas compañías se preocupan de desarmar su modelo e innovar para dar con nuevas visiones que les permitan enfrentar los tiempos actuales que cambian mucho más rápido que en el pasado.
TVN

Foto: El Mercurio

TVN ha capitalizado el éxito de algunos de sus producciones para venderlas a través de servicios on demand.

Es verdad, puede sonar descabellado, una cosa de locos, pero así es. Empresas que lo tienen todo, son líderes en su industria, la cotización de sus acciones va siempre en alza y son un digno ejemplo a imitar. Son empresas que llegaron al Olimpo y ahí descansan sin preocupaciones de mortales.

Hasta que aparece un pepe grillo, una nueva inspiración, una idea de sus genios creadores, que lleva a la empresa a deshacerse de lo hecho hasta ahora, tirar el mantel de una fina mesa de caoba rectangular, romper todas las copas de cristal, y jugársela ahora por algo radicalmente distinto, pero significativamente mejor y, lo más importante aquí, muchísimo más rentable que el negocio anterior. Ahora el juego es en una mesa virtual, que se despliega según la ocasión y los vasos plásticos o las copas de baccarat se acomodan solas según corresponda…por ejemplo:

¿No saben bien adónde voy? Pues bien, aquí van los ejemplos y se darán cuenta rápidamente de qué se trata. Partamos por el caso local: TVN, nuestro canal público, el canal de todos los chilenos. Un formato de televisión abierta, con programación definida, horarios conocidos y una estructura de financiamiento en base a tandas publicitarias. Simple. Hasta que TVN descubrió que podía funcionar en horario nocturno “on demand”, poner a disposición del público una buena parte de su programación, más series para adultos, capaz de ser vendidas por capítulos y, mejor aún, sin que estos tengan que estar interrumpidos por publicidad. Ahora sus ingresos están por el lado de la venta online de sus programas…brillante.

Movámonos a otra latitud. Steve Jobes, el fundador de Apple, no solo volvió a hacer de las suyas, sino que se transformó en el especialista de destruir su propia industria, para reconfigurar una nueva, mejor, y más valiosa. No sólo creó y rompió las reglas de los negocios de la computación, el cine, la música, y el editorial con el reciente lanzamiento del Ipad. También lo está comenzando a hacer con el negocio de la publicidad a través de iAd, una aplicación disponible en IPhone que consigue tener publicidad no invasiva y, a la vez 100% útil, en el teléfono.

IAD

Foto: Apple.com

iAD es la nueva plataforma de publicidad para el iPad y el iPhone de Apple.

Si me enfrento a la publicidad de Toy Story, haciendo un click podré- si fuera el caso- desde comprar entradas en el cine on line para ver la película, hasta conseguir el último videojuego de la película o los muñecos para regalarle a mis hijos. Con un par de clicks la compra queda hecha y cargada a la tarjeta. Para conseguirlo no sólo invertí pocos minutos, sino que evité desplazarme físicamente a cualquier parte!

Los jóvenes no han vivido esto, pero en mis años de adolescente los cines eran pocos, con una sala, por cierto, y las entradas sólo se compraban en persona, varias horas antes de que comenzara la película.  Ahhh, claro, y eran numeradas. Definitivamente otros tiempos. De hecho, aún conservo una vieja costumbre del siglo pasado, y prefiero el diario en papel.

Volvamos al siglo XXI, Apple, conocedor de la revolución que acaban de crear,  40% de los ingresos generados por las transacciones  hechas en sus equipos. Altísimo!!!! Pero por otra parte las empresas ven una significativa disminución de sus costos teniendo, por ejemplo, que disminuir la cantidad de boleterías físicas…me explico? Ahora la publicidad ya no se hace a tontas y a locas por internet, ahora la publicidad que renta para empresas y consumidores se hace en IPhone.

Finalmente, está lo último de google; GoogleTV. Es de noche y te gustaría ver ese primer capítulo de Los Soprano que marcó historia y que tanto han hablado en tu oficina, pues vas a tu televisor – que tiene instalado el chip de google- y por un dólar tienes de manera instantánea la famosa serie norteamericana. Una vez más, ahora ya no basta tener televisión con canales abiertos, ni tener contratado un servicio de tv cable on demand. Ahora tienes a la distancia de tres clicks el mundo entero puesto en tu pantalla. Desde ahí puedes ver –y comprar! – lo que quieras.

Qué bueno que aún sigan existiendo genios!

Más sobre Emprendimiento

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X