Inicio » Emprendimiento » Equipo

¿Cuál es el punto de no retorno para los emprendedores?

Los emprendedores se enfrenta al dilema de achicarse o crecer agresivamente, cruzando el “punto de no retorno” con respecto a su carrera profesional.

Sabemos que el mercado laboral tiene un efecto en la acción de emprender. Un potencial pleno empleo y mayores sueldos, significa que hay menos gente dispuesta a emprender. Si una persona está recibiendo un buen sueldo, tiene menos incentivos a dedicarse a emprender. Aun así, hay muchos profesionales que deciden iniciar un negocio. La mayoría lo hace en el mismo rubro donde eran empleados, ya sea aprovechando el finiquito como capital inicial o usando sus redes para apoyarse en la partida.

Si les va bien, estos emprendedores se estabilizan y se transforman en un negocio establecido luego de después de 3,5 años. Este es el tiempo que según el Global Entrepreneurship Monitor (GEM) se alcanza el estatus de “negocio establecido”.

Punto retorno

Imagen: Aetos

Si bien un 30% de la población dice estar tratando de fundar un negocio, a un grupo no menor le va mal en el intento. ¿Pueden estos emprendedores reinsertarse con facilidad luego de haber fallado en el intento por establecer su negocio en el rubro en que trabajaban?

Hemos visto muchos casos de emprendedores que se atrevieron a competirle a sus ex empleadores. Mientras trabajaron desde su casa y la situación económica anduvo bien, los costos les permitieron subsistir e incluso crecer.

Cuando crecieron, sus ex empleados también se atrevieron a emprender y competirles. De pronto, se vieron enfrentados a la disyuntiva de crecer agresivamente o volver al formato “artesanal” y  estancarse como empresarios. En ese formato, el emprendedor-profesional se enfrenta al dilema de achicarse y ganar lo mismo que ganaba como empleado, pero ahora administrando las tensiones de ser jefe. O bien, crecer agresivamente, cruzando el “punto de no retorno” con respecto a su carrera profesional.

Pasado el punto de no retorno hay un riesgo inminente de morir en el intento por convertirse en empresario. ¿Es posible anticipar ese punto si un profesional-emprendedor comenzó la curva descendente de su negocio y de su carrera?

Conocemos varios emprendedores que después de 10 o más años emprendiendo no pudieron reintegrarse como trabajadores. Ellos observan resignados el error que cometieron. Aunque menos, están los otros, los que emprendieron exitosamente y hoy celebran su decisión de haberse independizado.

Aquellos que fallaron e hipotecaron su carrera profesional habrían agradecido un consejo oportuno que les invitara a salirse del negocio y retomar su carrera profesional antes que fuera demasiado tarde. Después de todo, emprender no es una tarea fácil y mucha gente puede llegar a ser más productiva siendo empleada y, por qué no, intra-emprendiendo.

Más sobre Emprendimiento

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X