Niños y naturaleza

Pueden buscar oportunidades en el barrio o el parque más cercano. Incluso en el jardín de la casa. Juntos pueden plantar una semilla y observar cómo crece y/o determinar los cuidados que necesitan las plantas. La importancia es el contacto entre niños y naturaleza.

Vengo de una zona minera y agrícola por excelencia. Muchos de mis compañeros de curso en Rancagua, vivían en el campo. Recuerdo que sus casas eran grandes y tipo colonial. Difícil retener otros detalles arquitectónicos y de decoración. Mi memoria infantil más bien atesoró los mágicos momentos de recolección de moras y frambuesas. Y comerlas enseguida, sin lavado previo. Ni de manos ni de fruta. Era un gozo indescriptible. También el mojar las patitas en una vertiente que pasaba al interior del terreno de una de esas parcelas. Fue en esos paseos que fui descubriendo la naturaleza. Yo parecía disfrutar más que mis amigas.

En mi casa, lo más cercano a la naturaleza, era un enorme y majestuoso nogal, del que nos colgábamos con mi hermano y sacábamos exquisitas nueces.

De aquello, han pasado un par de décadas.

Niños y la Naturaleza

Foto: AP

Expertos señalan que los niños necesitan tener contacto con la naturaleza para un mejor desarrollo.

Hoy, los expertos advierten que los niños necesitan contactarse con la naturaleza. El chico desarrollaría habilidades de aprendizaje a jugar en áreas naturales; tiende a ser más sano y feliz y desarrolla un mayor nivel de entusiasmo y curiosidad. Otros incluso comentan que mejora su autoestima, seguridad en sí mismos y disminuye la ansiedad.

Conectar a los niños con la naturaleza es un desafío que no requiere, necesariamente, ni de mucho tiempo ni tanto dinero.

Pueden buscar oportunidades en el barrio o el parque más cercano. Incluso en el jardín de la casa. Juntos pueden plantar una semilla y observar cómo crece y/o determinar los cuidados que necesitan las plantas.

Aunque viva en departamento. Por lo general, los edificios también cuentan con algún espacio verde, donde los niños pueden observar pájaros y buscar insectos.

Ojalá que el niño pueda experimentar con sus padres. Cuando se torna en una experiencia feliz, el vínculo entre el niño y la naturaleza es más estrecho.

Siempre desarrolle amor por la naturaleza. Es la mejor forma de conectarlo con ella. Explíquele que el árbol o la flor sufren cuando se le deshoja.

Dar una vuelta a la manzana con una bolsita y recoger la basura, puede ser otra actividad que los niños jamás olvidarán y sentirán que están cuidando el planeta.

El psicólogo de la Universidad de Harvard, Howard Gardner, sostiene que “la autoeducación al aire libre produce conocimiento conectado que forma parte de la vida”.

La naturaleza, para los niños no es un simple escenario de juego. Se trata de una fuente de estímulos y espacio por descubrir. Es una experiencia sensorial que activa los sentidos del tacto, olor, sonidos e imágenes.

Los beneficios del contacto con la naturaleza están muy bien documentada en múltiples artículos publicados en Internet.

El contacto con la naturaleza también se ha profesionalizado. Emprendedores y empresarios han encontrado un nicho laboral en este ámbito. En Santiago, por ejemplo, existen lugares francamente entretenidos y distintos. Una opción de paseo, si es que quedan ganas, tiempo y dinero pueden ser:

Aldea del encuentro

Granja aventura

Granja educativa

Jugar a los exploradores, en casa, en el barrio o en estos lugares más sofisticados es una experiencia que seguro sus hijos agradecerán y jamás olvidarán cuando grandes.

Más sobre Entretención para niños

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X