Inicio » España » Equipo

Cientos de jóvenes españoles denuncian explotación laboral en Holanda: Estos son los testimonios

Durante el pasado año, casi 500 jóvenes españoles denunciaron haber sido víctimas de abusos laborales en Holanda.

Las empresas de trabajo temporal se aprovechan de la situación de los españoles, haciéndoles firmar contratos engañosos, sueldos miserables y en alojamientos dudosos. Sólo en 2018, al menos 478 españoles presentaron quejas en el Consulado de España en Ámsterdam relacionadas con conflictividad laboral con las Empresas de Trabajo Temporal (ETT).

Los jóvenes encuentran estas ofertas desde España a través de reclutadores o redes sociales, donde las compañías publican unas condiciones laborales más que atractivas con un salario que triplica el mínimo español, un horario de más del mínimo legal (30 horas) y un contrato ligado al alojamiento.

Las épocas de mayor actividad son las navidades y veranos, ya que es cuando los centros de productos y empaquetado de alimentos requieren de mano de obra en masa barata, urgente y temporal exigiendo incorporación inmediata y autofinanciación del viaje.

explotacion-laboral-1

 

Este es el caso de Manuel Juan Ruiz de 25 años, quien llegó a Holanda por una oferta laboral de la subsidiaria Tempo Team.

“La primera semana firmamos un contrato, pero no nos dieron trabajo. En la segunda semana, nos llamaron para trabajar, hicimos solo 20 horas y cuando fuimos a cobrar, nos ingresaron 65 euros al más joven, 90 a mi amigo y 65 a mí”, explica a la Agencia Efe el afectado.

A eso se debe añadir que no les otorgaron ninguna nómina donde explicara su sueldo y el gerente les informó que tenían una deuda “no detallada” de casi 30 euros. Es decir, no sólo no iban cobrar lo que les correspondía, sino que encima debían dinero injustificado.

Y es que las empresas prometen unas horas de trabajo y un salario mínimo ofreciendo un alojamiento y transporte que deben pagar. Pero como luego no les dan la posibilidad de trabajar las horas que les prometieron, deben pagar igualmente los gastos, por lo que se ven con una deuda con la compañía que, además, tiene derecho a despedirlos.

El Presidente del Consejo de Residentes Españoles, Trumbo Vila, explica que estos jóvenes se ven de repente sin trabajo, vivienda o dinero para volver a España, encontrándose en una situación de “vulnerabilidad total” porque no existe ninguna institución española que se encargue de estos casos.

Necesidades básicas

Otro ejemplo es el de Manuel, quien explica que una semana de trabajo como jornalero no es suficiente para cubrir sus necesidades básicas como comida o transporte. Además, el alojamiento que les ofrece la empresa- deduciéndoselo del salario promedio- está a 7 kilómetros a pie de algún supermercado donde poder abastecerse.

Debido a esto fueron a quejarse al gerente, quien optó por despedir a tres de ellos. Por eso, ahora se encuentran en la calle, en una zona alejada del este de Ámsterdam, sin salario o ahorro que les permita volver a España o pagarse un alojamiento. “Se ha abusado de nosotros completamente y se nos ha engañado todo lo que se ha podido”, explica.

Los ejemplos siguen, Jorge Ortuño señala como las condiciones de trabajo eran “lamentables” debido a que había agujeros en el suelo sin señalizar, no nos dieron chalecos, hemos estado moviendo vigas de una tonelada y media sin casco y llegamos a limpiar el óxido con un producto tóxico sin guantes.

En definitiva, los testimonios de estos empleados españoles afirman que encontrar un trabajo temporal con unas buenas condiciones es “una lotería” en la que “un trabajo extremadamente difícil y mal pagado se presenta como un éxito”, y donde hay que lidiar con “la incertidumbre y las malas condiciones de trabajo”.

Más sobre España

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X