Falleció René Lavand, el gran ilusionista argentino de una sola mano

Tenía 86 años y era considerado uno de los mejores del mundo en la cartomagia. Recuerda aquí su famoso juego "No se puede hacer más lento".

Guía de: Espectáculo Argentino

René Lavand, nacido como Héctor René Lavandera, falleció el pasado sábado 7 de febrero a los 86 años de edad, en la Nueva Clínica Chacabuco de la localidad de Tandil, Buenos Aires.

De un estilo inconfundible, el mago argentino no fue uno más. Nació el 24 de septiembre de 1928 en Buenos Aires y la búsqueda de trabajo de sus padres lo llevó a vivir en distintas ciudades. A los 7 años quedó deslumbrado al ver un espectáculo de magia y comenzó a practicar con mazos de cartas. Dos años más tarde, un accidente al cruzar la calle determinó su suerte: debieron amputarle la mano derecha. René era diestro y quería ser mago. Pero aquello no fue el capricho de un niño, ya que incluso valiéndose solo de su mano izquierda, siguió con su propósito.

Antes de dedicarse profesionalmente al ilusionismo, Lavand trabajó diez años en un banco, hasta que en 1960 ganó una competencia y le ofrecieron debutar en teatro. Allí su carrera despegó y logró gran éxito con sus ilusiones con naipes, no solo en Argentina, sino también en el resto de Latinoamérica y España. Participó de shows infinidad de programas de televisión, incluso en Estados Unidos, junto a Johnny Carson y Ed Sullivan.

En 2002 se dio el lujo de participar de la película argentina “Un oso rojo”, rol que le valió una nominación como Mejor Revelación Masculina en los premios Cóndor de Plata, galardón entregado por la Asociación de Críticos Cinematográficos de Argentina. En 2013, el director Néstor Frenkel realizó un documental sobre René, titulado “El gran simulador”.

Así fue René, encantador, embaucador, pleno de carisma, vendedor de ilusiones. Uno de sus juegos de naipes más famoso fue “No se puede hacer más lento” en el que con su mano izquierda y solo seis naipes, realiza un ilusionismo a una velocidad lentísima. Lento, como si estuviera revelando el secreto, cuando en realidad solo está demostrando que su genialidad jamás dejaría que nos demos cuenta.

Declaró a Ocio Las Palmas: “Truco me parece una palabra bastarda para emplearla en el arte que tanto respeto y quiero. Truco es el que te hace un burlador que te vende el buzón. Yo hago juegos y trato de presentarlos ante el público como composiciones que logren cambios emocionales con el asombro, el humor, la poesía, el dramatismo…“. Ese fue Lavand, un artista de la ilusión, único en su tipo.

Más sobre Espectáculo Argentino

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X