La historia de Gilda: la maestra jardinera que se convirtió en leyenda de la cumbia

La cantante Gilda, gracias a su música, derribó prejuicios y logró convertirse en una leyenda.

Guía de: Espectáculo Argentino

Miriam Alejandra Bianchi era una maestra jardinera argentina, esposa y madre de dos hijos. A sus 30 años no se imaginaba que hoy, a más de 50 años de su nacimiento, estaríamos hablando de ella. O que decir ‘Gilda’ en Argentina ya no recordaría a Rita Hayworth, sino a ella.

Los comienzos de Gilda

En el jardín de infantes donde trabajaba le decían ‘Jill’, por su admiración hacia el personaje de Farrah Fawcett en “Los Ángeles de Charlie”. Más tarde, aquel apodo mutaría a Gilda.

gilda-corazon-valiente-historia

La historia de Gilda, máximo exponente femenino de la cumbia en Argentina, tiene poco de cuento de hadas, pero mucho de esfuerzo y determinación. Su leyenda comenzó a gestarse cuando decidió responder a un aviso en el diario que buscaba una voz para un grupo de cumbia. Se presentó y quedó. “Toti” Giménez, quien luego se convertiría en su pareja, vio en ella algo, y no se equivocó.

Los prejuicios estuvieron a la orden del día: comenzaban los años 90 y el mundo de la cumbia era casi exclusivo de los hombres. Las pocas que lo habían logrado eran mujeres voluptuosas, muy distintas a Gilda. Pero había más: la maestra jardinera con aspiraciones de cantante osaba componer y escribir sus propios temas. ¿Más? Ni siquiera su familia la apoyaba.

La llegada del éxito

Demasiadas barreras por romper, pero Gilda pudo. De a poco, la gente comenzó a conocer su música gracias a su presencia en las ‘bailantas’. Su primer disco, “De corazón a corazón”, salió a la venta en 1992, y al año siguiente publicó “La única”.

Pero en 1994 llegó el disco “Pasito a pasito”, con el hit que aún hoy es tarareado por todos: “No me arrepiento de este amor”.

 

1995 sería el año de su absoluta consagración. Con el lanzamiento del disco “Corazón valiente”, la mujer que no encajaba en el ambiente de la cumbia, se convirtió en la reina indiscutida de ese mundo que tanto se negó a abrirle las puertas.

“Fuiste”, “Paisaje” (cover) y “Corazón valiente” hicieron historia: Gilda consiguió Disco de Oro y Doble Platino. La maestra jardinera, con su estilo ingenuo, su voz amable y sus poéticas letras cosechaba admiradores en Argentina y diversos rincones de América.

 

 

El accidente fatal

El 7 de septiembre de 1996, Gilda viajaba con su banda y parte de su familia en un micro por la Ruta Nacional 12, rumbo a Entre Ríos. Un camión los embistió y la cantante falleció. Tenía 34 años. También murieron su madre, su hija mayor, tres músicos y el chofer.

Moría la cantante, nacía la leyenda. Su carrera fue breve pero Gilda se convirtió en mito, incluso siendo considerada por algunos como una santa. En el lugar del trágico accidente, sus fanáticos construyeron un santuario que se mantiene hasta el día de hoy.

“Gilda, no me arrepiento de este amor”

A 20 años de su muerte, la historia de Gilda llega al cine con Natalia Oreiro, fan confesa de la cantante. La película dirigida por Lorena Muñoz es un relato lleno de emotividad, centrado en la lucha de esta mujer por cumplir su sueño de dedicarse a la música. La película cuenta con el visto bueno de Fabrizio, el hijo menor de Gilda, quien sobrevivió al accidente.

Aquí puedes ver el tráiler de la película, de próximo estreno:

Más sobre Espectáculo Argentino

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X