Muerte de Débora Pérez Volpin: El posible caso de mala praxis que conmociona a Argentina

Débora Pérez Volpin murió el pasado martes mientras se realizaba una endoscopía. La causa está caratulada como homicidio culposo, por posible mala praxis.

Guía de: Espectáculo Argentino

El pasado martes, alrededor de las 8 de la noche, la noticia de la muerte de la periodista y legisladora Débora Pérez Volpin dejó a todos sin habla. Sus colegas estaban en shock, no solo en Canal 13 y TN, donde desarrolló su carrera, sino también en otras emisoras. Los televidentes no entendían. No tenía sentido. Aún no lo tiene.

Débora Pérez Volpin tenía 50 años y buena salud. Se estaba realizado una endoscopía en el Sanatorio de la Trinidad del barrio porteño de Palermo cuando falleció. Las primeras informaciones coincidían en un punto: la endoscopía es un estudio de rutina con bajísimas posibilidades de complicaciones, menos aún en el caso de una mujer de su edad.

debora-perez-volpin

Débora Pérez Volpin

La desolación sigue siendo general, aún entre quienes no eran seguidores de su trabajo. ¿Cómo pudo haber pasado? Primero, las dudas cayeron sobre la anestesia, aunque los médicos que intentaban buscar una explicación aseguraron que la sedación que se usa en las endoscopías es prácticamente inocua.

Al día siguiente, el periodista Enrique Sacco, pareja de Pérez Volpin, hizo una denuncia por homicidio culposo. La anestesista, que estuvo una hora en shock tras el deceso de la periodista, se auto-imputó y a través de su abogado declaró que su participación durante el procedimiento fue correcta. La información que se fue conociendo confirmaría esto: la anestesia no habría tenido nada que ver.

Mientras la conmoción sigue, las hipótesis se multiplicaron. ¿Sufría un problema cardíaco? ¿Tenía una úlcera? ¿Alguien hizo algo mal?

Hasta el momento, la información oficial es escasa. El martes a última hora, el Sanatorio emitió un escueto comunicado en el que informó que Débora Pérez Volpin “se encontraba internada desde el 5 del corriente por un cuadro abdominal complejo. El plan de estudios incluyó una endoscopía digestiva alta. En el día de la fecha durante la realización de dicho procedimiento padeció un paro cardiorespiratorio, que no correspondió a las maniobras habituales de reanimación”.

Tras la denuncia por homicidio culposo, todo apunta a una posible mala praxis. El juez estableció el secreto de sumario pero lo que se pudo saber hasta ahora es que durante la autopsia se encontraron perforaciones en el estómago y el esófago, según da cuenta Infobae.

“Entendemos que si ingresa una persona sana sin lesiones y 18 minutos después muere, y encuentran lesiones, no hay dudas de que fueron provocadas durante el procedimiento”, dijo el abogado de la familia de la conductora.

El 16 de febrero se conocerán los resultados completos de la autopsia y tal vez haya una respuesta a lo inexplicable.

¿Quién era Débora Pérez Volpin?

Débora Pérez Volpin era Licenciada en Ciencias de la Comunicación y desarrolló toda su carrera en Canal 13 y su señal de noticias, TN. Empezó como cronista y luego pasó a la conducción. Desde 2005 hasta 2017 estuvo al frente del programa matinal “Arriba Argentinos”, donde con su alegría, su profesionalismo y su sonrisa eterna entretenía a miles de espectadores que la veían desde las 7 de la mañana.

Madre de dos hijos adolescentes, estuvo casada con el camarógrafo Marcelo Funes. Hace cinco años, se puso en pareja con el periodista deportivo Enrique Sacco. La excelente relación que mantenía con su ex marido y con la actual pareja de este, dan cuenta del tipo de persona que era, algo que quienes la conocieron no dejan de decir.

debora-perez-volpin-muerte

Débora Pérez Volpin abandonó el periodismo para dedicarse a la política

En 2017 decidió abandonar el periodismo para dedicarse a la política. Compitió como legisladora porteña por el partido Evolución, liderado por Martín Lousteau, y ganó una banca en la legislatura.

Pérez Volpin logró lo que pocos: ser respetada por los políticos de todos los partidos y por los profesionales de todos los medios, en tiempos en que trabajar para un determinado canal de TV parece determinar la ética de las personas y ser motivo de odios y agresiones. Débora se metió en la política para ayudar a la gente, con genuinas intenciones en un terreno donde faltan. Su despacho no tenía una placa de bronce, como el de los demás, sino un simple papel con su nombre.

Este jueves y viernes, sus restos están siendo velados en la Legislatura porteña, donde más de 4.000 personas, entre colegas y espectadores, ya la despidieron.

Su pérdida duele y la falta de explicaciones no hace más que agrandar la herida. El fallecimiento de personas famosos siempre impacta, pero hace años que una muerte de un personaje público no conmociona Argentina a este nivel. La certeza de injusticia y el sinsentido reinarán hasta que no se sepa que pasó. Y cuando se sepa, quizás permanezcan por mucho tiempo, como un error del destino.

Más sobre Espectáculo Argentino

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X