¿Microorganismos extraterrestres pudieron colonizar la Tierra?

Un equipo internacional de científicos sostiene que la vida en la Tierra, pudo brotar de microorganismos extraterrestres incrustados en fragmentos de otros mundos.

Conforme lo señala una reciente investigación de la Universidad de Princeton, la Universidad de Arizona y el Centro de Astrobiología (CAB) en España, microorganismos incrustados en fragmentos de planetas distantes, que habrían impactado con la Tierra, pudieron ser los primeros brotes de vida en nuestro mundo. La investigación, ha sido publicada por la revista “Astrobiology” y en ella se señala que, bajo ciertas condiciones, hay una alta probabilidad de que la vida haya llegado a la Tierra en la infancia del Sistema Solar (hace miles de millones de años). Ciertamente estamos hablando de un proceso de contaminación interplanetaria.

Litopanspermia

scienceinschool.org

Esquema de simplificado de un proceso de "Litopanspermia".

Los científicos, consideran probable que el intercambio de fragmentos habitados se haya producido cuando los planetas estaban lo suficientemente cerca entre sí como para intercambiar porciones de material sólido. Esta investigación,  apoya fundamentalmente la teoría ya existente de la “litopanspermia” (ver también “Panspermia”).

¿Qué propone la “Litopanspermia”?

El viaje interplanetario de vida simple, a través de meteoritos, es lo que sostiene la Litopanspermia. Esta hipótesis postula que, las formas básicas de la vida se distribuyen por todo el Universo a través de meteoritos, como fragmentos planetarios, los que pueden ser expulsados por erupciones volcánicas o colisiones con otros cuerpos. Estos fragmentos, son atraídos gravitacionalmente  de manera progresiva por cuerpos celestes que integran el mismo u otro sistema planetario, produciendo con ello  la transferencia de carga viva.

En años anteriores, para demostrar la viabilidad de Litopanspermia, se probó la capacidad de supervivencia de líquenes, hongos y cianobacterias, en tres experimentos clasificados como: LICHENS II (2005), LITHOPANSPERMIA (2007) y  LIFE (2008-2009). Estos fueron realizados obre plataformas espaciales de la Agencia Espacial Europea, ESA (BIOPAN satélite FOTON y EXPOSE, Laboratorio Columbus, Estación Espacial Internacional). Los organismos mostraron una alta tolerancia a las condiciones extremas en el espacio.

Meteorito Marciano

NASA

Detalle microscópico del polémico meteorito marciano ALH84001.

Los científicos que desarrollaron el actual estudio, también se han referido a investigaciones anteriores sobre este fenómeno, las que se concentraban en la gran velocidad con la que se precipita el meteorito a través de la materia sólida, consideraciones que restaban viabilidad a la hipótesis. Sin embargo, el nuevo trabajo, reconsidera la litopanspermia bajo un proceso de baja velocidad llamado “transferencia débil”, en donde los materiales sólidos deambularían fuera de la órbita de un objeto grande y pasarían a la órbita de otro, en cuyo caso, los coeficientes de velocidades son 50 veces más lentos que las estimaciones previas, (a unos 100 metros por segundo).

Utilizando como modelo el cúmulo de estrellas en el que nació el Sol, el equipo llevó a cabo simulaciones en computadora, demostrando que a estas velocidades inferiores, la transferencia de un material sólido de un sistema planetario de una estrella a otra, es mucho más probable de lo pensado.

El trabajo demuestra que el momento del intercambio de vida, tal y como ha sido planteado, podría ser compatible con el desarrollo real del Sistema Solar, así como con la primera aparición conocida de la vida en la Tierra.

El Universo lleno de mundos habitados

Contradiciendo muchos trabajos anteriores, Edward Belbruno, el autor principal del estudio, ha señalado que, “la investigación demuestra que la litopanspermia podría haber sido muy probable… puede ser el primer documento para demostrar que, si este mecanismo es cierto, tendría implicaciones para la vida en el Universo como un todo”.  De ser correcta la hipótesis, este proceso de intercambio de microorganismos pudo ocurrir o estar ocurriendo en cualquier parte.

Según concluyen los científicos a cargo del estudio, el mecanismo de transferencia débil hace de la litopanspermia una teoría viable, dando cuenta de un potencial intercambio de grandes cantidades de material sólido entre los planetas, durante periodos de tiempo aceptables para la supervivencia de microorganismos incrustados en grandes rocas.

A continuación, un interesante documental sobre el enigma de la vida en la Tierra:

Más sobre Exploración Espacial

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X