Calentamiento global: NASA confirma estudios pesimistas

Un nuevo y completo estudio financiado por la agencia espacial estadounidense NASA, ha entregado antecedentes preocupantes que consolidan los estudios más negativos sobre el Calentamiento Global

Valiendose de satélites en órbita, un estudio del Centro Nacional de Investigación Atmosférica (NCAR), financiado por la NASA, ha determinado que los modelos que muestran previsiones de un calentamiento global severo son más precisos que aquellos presumen un aumento menor de las temperaturas.

El estudio de los científicos del NCAR John Fasullo y Kevin Trenberth, publicado en la edición de esta semana en la revista “Science”, es el resultado del uso por parte de un equipo científico, de los datos de humedad relativa recogidos por la Sonda Infrarroja Atmosférica (AIRS), el Sistema de Energía Radiante de la Tierra (CERES) y otros innumerables instrumentos que la NASA opera desde satélites que orbitan la Tierra. Además, los científicos centraron sus observaciones en las zonas subtropicales secas, en donde se pueden observar los patrones proyectados por los modelos climáticos.

Calentamiento global

Foto: NASA/JPL-Caltech

Imagen generada con datos de humedad relativa entregados por la Sonda Infrarroja Atmosférica (AIRS), instrumento integrado en la nave espacial Aqua de la NASA.

Luego de analizar los antecedentes recabados por las distintas fuentes antes mencionadas, los investigadores encontraron que los modelos climáticos con mayor precisión de estos procesos complejos, son aquellos que han analizado las nubes y la humedad asociada, siendo estos modelos precisamente, los que auguran cifras más altas relacionadas con el calentamiento del planeta como consecuencia del efecto invernadero.

Modelos climáticos más precisos

John Fasullo autor del estudio, ha señalado que, “hay una relación sorprendente entre los modelos climáticos que simulan de manera escrupulosa la humedad relativa en las áreas clave y la elevada cifra que determinan en sus previsiones”. “Teniendo en cuenta lo fundamentales que son las nubes en estos procesos, es probable que el calentamiento global se produzca en torno a las previsiones más elevadas”.

Los modelos climáticos globales se basan en leyes físicas conocidas y establecidas desde hace tiempo. Sin embargo, debido a que estas relaciones son difíciles de traducir en software, cada modelo difiere ligeramente en su retrato de clima global. En particular, algunos procesos, tales como los asociados con las nubes, son demasiado pequeños para ser representados correctamente, han explicado los expertos.

En este sentido, han apuntado que, aunque los satélites observan muchos tipos de nubes, existen errores de observación, fallos en los satélites y otras inconsistencias que hacen que sea difícil para los investigadores construir un censo exhaustivo sobre las nubes. Sin embargo, algunos estudios, los que han sido considerados por este trabajo como los más precisos, han incluido uno de los puntos fuertes de los satélites: la medición de vapor de agua, y las estimaciones de la distribución global de la humedad relativa que proporciona el aire.

Ahora, Fasullo espera que esta investigación sea “un gran avance” en la búsqueda de métodos para reducir el rango del calentamiento global. Con la esperanza que se encuentren soluciones adecuadas en las décadas futuras. Cabe destacar que, incluso una leve diferencia de temperatura es importante, y que si los pronósticos más extremos se cumplen, con un aumento de la temperatura más alta, esto lógicamente producirá un mayor impacto sobre la sociedad en términos de aumento del nivel del mar, las olas de calor, sequías y otras amenazas.

La Sensibilidad Climática de Equilibrio

Otro aspecto preocupante, es el hecho de que la referencia más común para la comparación de las proyecciones de los diversos modelos es la denominada Sensibilidad Climática de Equilibrio (ECS), es decir el alza de temperatura que se produce con el tiempo en un modelo, cuando el dióxido de carbono se duplica respecto a los valores preindustriales. En este aspecto y tomando en cuenta el ritmo actual de emisiones globales, la duplicación ocurrirá mucho antes de 2100.

Desde hace más de 30 años, ECS en los modelos principales tiene un promedio de alrededor de 5 grados fahrenheit (3 grados Celsius). Esto proporciona la mejor estimación del aumento de la temperatura mundial que se espera en el siglo 21, suponiendo claro, que la sociedad continúa emitiendo grandes cantidades de dióxido de carbono. Sin embargo, el ECS dentro de los modelos individuales es tan baja como 3 grados F y tan alto como 8 grados F generando evidentemente una importante incertidumbre difícil de reducir en los últimos tres decenios. De ahí la importancia vital de este último estudio que valida las estimaciones más altas entorno a 7 grados F.

A continuación, dos interesantes documentales sobre el Calentamiento Global.


Más sobre Exploración Espacial

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X