Despertó Rosetta: Todo sobre la Sonda que cabalgará sobre un cometa

Luego de pasar 957 días en hibernación, la sonda espacial Rosetta ha despertado. Su señal fue seguida por los aplausos y la emoción en la ESA.

Tras meses en hibernación electrónica, Rosetta, una sofisticada sonda espacial que esta en persecución del cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko, ha activado sus sistemas y enviado su distante saludo a la estación de seguimiento de la NASA en Goldstone, este lunes 20 de enero de 2013, a las 18:18 horas GMT.  Inmediatamente el Centro de Operaciones Espaciales (ESOC), sala de control de la Agencia Espacial Europea (ESA) en Darmstadt, Alemania, ha confirmado la recepción de la señal. El éxito de la operación fue rápidamente anunciado en la cuenta de twitter @ESA_Rosetta, con el mensaje “Hola Tierra”.

Misión Rosetta

ESA–C. Carreau/ATG medialab

Impresión artística de la misión Rosetta.

Lo anterior, dio lugar a emocionantes minutos de alegría y aplausos en la agencia, puesto que si todo sigue según lo previsto, los científicos europeos comenzarán el estudio más completo de un cometa hasta la fecha e intentaran, por primera vez en la historia de la exploración espacial, el descenso controlado de una nave sobre el núcleo cometario. El despertar de Rosetta, es el final de una etapa llena de suspenso en la histórica misión espacial de la ESA. Misión que será la primera en seguir a un cometa en su viaje alrededor del Sol.

Un largo recorrido

Desde su lanzamiento en 2004, Rosetta ha sobrevolado tres veces la Tierra y una el planeta Marte, asistencia gravitacional que le ha permitido tomar un mayor impulso. De camino se ha encontrado también con los asteroides Steins y Lutetia.

Rosetta se alimenta únicamente de energía solar. Por ello fue puesta en modo hibernación en junio de 2011, cuando se encontraba en pleno espacio profundo, a una distancia de unos 800 millones de kilómetros, próxima a la órbita de Júpiter. Ahora que la órbita de Rosetta la ha traído de vuelta a  “solo” 673 millones de kilómetros del Sol, de nuevo hay energía solar suficiente como para encenderla.

Así que este lunes el reloj interno de Rosetta ha despertado a la nave de su profundo sueño, aunque aún la separan 9 millones de kilómetros de su objetivo principal. Una vez calentados los instrumentos de navegación más importantes; estabilizada su posición; y apuntada a la Tierra su antena de radio principal, Rosetta ha enviado una señal para comunicar a sus operadores que ha sobrevivido a la etapa más lejana de su viaje.

Las esperanzas de los científico europeos

Los investigadores de la ESA están conscientes que Rosetta podría iniciar una nueva fase en la exploración de los cometas. Esta increíble misión, esta sustentada sobre los logros científicos y tecnológicos de la primera misión europea de espacio profundo, conocida como Giotto, que obtuvo las primeras imágenes cercanas del núcleo del famoso cometa Halley, al que sobrevoló en 1986.

Los cometas son considerados los “ladrillos” primitivos del Sistema Solar, y los objetos que, muy probablemente, contribuyeron a fertilizar la Tierra con agua y posiblemente con los ingredientes de la vida. Y si bien sabemos bastante sobre ellos, aún existen múltiples interrogantes. Es por ello que es vital el estudio  completo y cercano del cometa  67P/Churyumov-Gerasimenko. Rosetta seguirá la evolución de un cometa día a día, y esto proporcionará una visión única de su comportamiento, y en última instancia permitirá descifrar su papel en la formación de nuestro sistema planetario.

Meses de alta tensión

Próximamente, la nave espacial debe superar un “chequeo de salud”. Solo entonces los once instrumentos de la nave, y diez del módulo de aterrizaje, serán encendidos y preparados para estudiar el cometa. Los científicos tendrán meses muy ocupados, preparando la nave y sus instrumentos para enfrentarse a los desafíos operacionales que supone esta misión, además, son retos de los que apenas se sabe muy poco.

Se espera que Rosetta envíe las primeras imágenes del cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko en mayo, cuando la nave esté aún a 2 millones de kilómetros de distancia de su objetivo. Hacia finales de mayo, la nave llevará a cabo una importante maniobra tras la que quedará colocada en la posición correcta para  su crítico encuentro con el cometa en agosto próximo.

El crucial descenso

Tras el encuentro, Rosetta dará inicio a dos meses de mapeo extensivo de la superficie del cometa y hará también importantes mediciones de su gravedad, masa y forma. Observará además su coma, su atmósfera de polvo y gas. La nave también analizará el ambiente de plasma del cometa, y su interacción con el viento solar. Luego los científicos escogerán un sitio de descenso para el módulo de aterrizaje de la misión, denominado Philae. El aterrizaje está previsto para el 11 de noviembre.

Misión Rosetta

ESA / AOES Medialab

Impresión artística del lander Philae.

Puesto que la gravedad del núcleo de un cometa de 4Km de diámetro es prácticamente despreciable, Philae tendrá que usar arpones  para evitar rebotar hacia el espacio cuando llegue a la superficie. Entonces, Philae enviará a la Tierra imágenes panorámicas de su entorno e imágenes en alta resolución de la superficie, analizará la composición de los hielos y el material orgánico del cometa, perforando a 23 cm bajo la superficie y tomando muestras.

Posteriormente el foco de la misión pasará a ser la fase de “escolta”, en la que Rosetta permanecerá junto al cometa a medida que se acerca al Sol, vigilando las condiciones cambiantes de la superficie del cometa a medida que se calienta y el hielo se sublima. El 13 de agosto de 2015, el cometa alcanzará su máximo acercamiento al Sol, a una distancia de 185 millones de kilómetros.

Más sobre Exploración Espacial

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X