Misterioso caso cósmico: desaparece disco protoplanetario

El brillante disco de polvo que rodeaba a una joven estrella similar al sol, desapareció repentinamente en sólo dos años y medio.

Sorprendidos se encuentran los astrónomos tras observar que, en el plazo de dos años y medio, una nube de polvo detectada en torno a una joven estrella denominada como TYC 8241 2652 (a unos 460 años luz de la Tierra),  ha desaparecido. Este evento ha sido expuesto como un misterioso caso cósmico,  llevando a los científicos a señalar que no están seguros de cómo esto ha sucedido.

Disco protoplanetario

Foto: NASA/JPL-Caltech

Recreación artística del disco protoplanetario alrededor de la joven estrella TYC 8241 2652.

Para tener una idea clara de la magnitud del evento, debemos considerar que estamos hablando que el polvo desaparecido es suficiente para llenar el  Sistema Solar interior, haciendo una breve comparación, esto es tan impactante, como si los anillos del planeta Saturno desaparecen de repente. Enormes cantidades de polvo que formaban un disco protoplanetario alrededor de la estrella TYC 8241 2652 y que brilló por un cuarto de siglo, no se encuentran ahora en ninguna parte.

Generalmente, el tipo de halo de gas y polvo que circunda a las estrellas está formado por material de planetas rocosos como la Tierra, este es un material polvoriento cálido y por ello, estos discos pueden ser detectados con telescopios de luz infrarroja. En el caso del disco protoplanetario de la estrella TYC 8241 2652, este fue observado por primera vez en 1983 por un satélite astronómico infrarrojo (IRAS) de la agencia espacial norteamericana NASA.

En el 2008 y 2009 los astrónomos volvieron a observar esta estrella desde el Observatorio astronómico Gemini Sur, en la region de Coquimbo, Chile.

La observación de 2008 reveló un patrón de emisión infrarroja similar a la medición de 1983, pero algo sorprendente ocurrió en 2009: La emisión infrarroja se redujo en casi dos tercios. El telescopio espacial WISE volvió a examinar esta estrella en 2010,  constatando que el polvo había desaparecido en su mayor parte. Los científicos confirmaron este hallazgo con telescopios terrestres y posteriormente con el telescopio espacial Herschel, mostrando todos los instrumentos el mismo patrón.

Disco protoplanetario

Foto: Gemini Observatory/AURA artwork by Lynette Cook

Simulación de la desaparición del disco protoplanetario.

Nuevas imágenes captadas el 1 de mayo del presente año, por el Gemini Sur, confirmaron que el disco ya no estaba.

Según los actuales modelos astronómicos, la escala de tiempo más aceptada para la desaparición de los discos protoplanetarios es de cientos de miles de años. Por ello, el hecho de que este gran anillo de gas y polvo salga de la vista en menos de tres años, ha sido una verdadera sorpresa.

Mientras el disco era visible, se determino que estaba tan lejos de su estrella como el planeta Mercurio del sol, y se ha estimado que, la estrella TYC 8241 2652 tiene apenas 10 millones de años de antigüedad, el Sol en cambio, tiene una edad aproximada a los cuatro mil 600 millones de años.

Los investigadores han propuesto varias explicaciones para este suceso, pero todas ellas, desafían las ideas y teorías convencionales sobre formación planetaria. Por su parte Carl Melis, de la Universidad de California en San Diego, coautor del estudio (publicado el 05 de julio de la revista Nature) y director del equipo descubridor del fenómeno, ha señalado en un comunicado que hay al menos dos formas en las que el disco pudo haberse desvanecido.

O las partículas de polvo fueron absorbidas por la estrella, en tal caso, esto daría cuenta de que la formación planetaria sería menos común de lo que se pensaba o las partículas de polvo  habrían rebotado hacia el espacio,  siendo expulsadas del sistema  debido al flujo constante de fotones procedentes de la estrella. Si bien, ninguna de las opciones convence al equipo de científicos.

¿Revolución en modelos de formación planetaria?

No cabe duda, que este es un descubrimiento que puede potencialmente revolucionar los modelos de formación de sistemas planetarios, puesto que, si lo observado estuviera relacionado con el crecimiento de los planetas, este descubrimiento indicaría que  la formación planetaria es un proceso mucho más rápida de lo que se pensaba.

Este es un descubrimiento que ha obligado a los científicos a retomar los datos de 1983 para detectar más estrellas a las que les haya ocurrido un proceso similar en su disco de polvo. El objetivo de este esfuerzo, es conocer la frecuencia con la que se produce este fenómeno para avanzar en la compresión de cómo se forman los planetas.

Más sobre Exploración Espacial

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X