Mujer Taikonauta: Primera china en ser puesta en órbita

Replicando la historia espacial soviética y la tecnología espacial rusa, China se consolida como potencia en el espacio y pone en órbita a su primera mujer Taikonauta.

El pasado16 de junio, una nueva y esperada misión espacial tripulada, fue puesta en órbita por la Administración Espacial Nacional China (CNSA). El gigante asiático, sin grandes tropiezos, comienza a hacer realidad su programa y se transforma progresivamente en una nueva potencia espacial.

Taikonauta

Foto: CNSA

Liu Yang, la primera taikonauta china

La misión de la nave Shenzhou IX, tripulada por el coronel Liu Wang, el ingeniero Jing Haipeng, y la piloto de pruebas, comandante Liu Yang, alzo el vuelo desde el centro espacial de Jiuquan, en la provincia noroccidental China de Gansu. Es una misión que, no sólo destaca por ser la primera expedición en acoplarse al módulo orbital Tiangong 1 (Palacio Paradisíaco en chino), lanzado en septiembre de 2011, sino que, es la primera misión integrada por una mujer Taikonauta (termino chino para denominar a los astronautas o cosmonautas).

Extrañamente, el hecho de que la misión de acoplamiento de la Shenzou IX, tenga una tripulación integrada por una mujer, ha causado enorme revuelo en los medios de comunicación internacionales, y digo que es extraño, por que ya hace más de cuatro décadas, tras el vuelo en 1963 de Valentina Tereshkova (la primera mujer en ir al espacio exterior), que las mujeres se integraron a las labores propias de la exploración espacial.

Incluso, se podría pensar que todo este revuelo es un mal gesto de reconocimiento al esfuerzo femenino, entendiendo que las mujeres han dado una notable y silenciosa lucha por abrirse paso en medio del ámbito aeroespacial. El formato de la actual difusión, centrada en el supuesto “hito” que el viaje de la mujer Taikonauta representa, nos hace de algún modo retroceder innecesariamente en el tiempo. Que una mujer se suba a una nave espacial hoy en día, no debería sorprender a nadie.

Taikonauta

Foto: CCTV

Tiangong-1 primer módulo orbital chino.

El proceso del desarrollo espacial de China es claramente un símil de aquel seguido por la Unión Soviética (por no decir una copia perfecta), en medio de la “carrera espacial” (entre los años 1957 y 1975) y hoy, las jóvenes generaciones que no presenciaron tales proezas, en un periodo donde la instantaneidad de las comunicaciones era algo impensado y la tecnologías eran evidentemente muy precarias en comparación con las actuales, se sienten conmovidas por un evento que ha sido profusamente cubierto por los medios y exagerado en demasía.

De todas formas, sí debo reconocer que la integración de una mujer en la misión ha sido un gran acierto y representa un paso lógico. Siendo acertadas las declaraciones de las autoridades chinas, quienes han señalado que, la participación de la comandante Liu Yang (una piloto muy experimentada, con once años en la aviación militar), aumentará la “eficiencia de trabajo” de la tripulación. Puesto que las taikonautas, “tienen más estabilidad psicológica y mayor habilidad para hacer frente a la soledad”.

Por último, todo este revuelo nos hace perder de perspectiva lo que es verdaderamente mas importante en esta misión, su objetivo real, la experimentación que hará la tripulación en el modulo Tiangong 1. China está decidida a  implementar un programa espacial en grande, elaborando una futura estación orbital independiente en 2020. Esto, es la respuesta a la negación de Estados Unidos, de integrar al gigante asiático al proyecto y actividades de la Estación Espacial Internacional (EEI). Es también, una misión que ejerce indirectamente mucha presión en el programa espacial norteamericano, el que aún no cuenta con un reemplazante operacional para sus transbordadores y tiene que arrendar a Rusia, cupos en las confiables naves Soyuz, a un costo impresentable (más de US$55 millones por pasaje), para permitir, por lo menos hasta 2014,  el acceso de sus astronautas al espacio exterior, algo que muchos estadounidenses consideran vergonzoso.

Más sobre Exploración Espacial

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X