Planeta Venus, ¿Hermana infernal de la Tierra?

Quizás fue hermoso y semejante a la Tierra, pero hoy, Venus es un planeta infernal, cubierto por densas nubes de ácido sulfúrico, ¿Debemos aprender de su historia?

Es el objeto más brillante del cielo nocturno después de la Luna, el lucero del alba o el atardecer, conocido y venerado desde tiempos prehistóricos. Los antiguos babilonios le llamaron “Nindaranna”, los mayas le conocían como “Chak ek” (gran estrella) y los Aztecas como “Tlahuizcalpantecuhtli” (señor del amanecer). En la antigua Grecia, creían que eran dos objetos distintos, el que se veía en el atardecer, “Hésperus” y el del amanecer “Phosphorus”. Los romanos le llamaron “Lucifer” (el portador de la luz). Y hoy, muchos le denominan simplemente el lucero considerándolo una estrella muy brillante. En realidad, hablamos del planeta Venus, cuyo nombre honra a la diosa romana del amor y la belleza.

Aunque es el planeta más cercano a la Tierra, su estudio ha resultado siempre difícil, por estar permanentemente cubierto de densas nubes. Durante siglos Venus fue un misterio, pero con el creciente desarrollo de la  exploración espacial descubrimos sus secretos.

Antiguamente se pensó que Venus era un planeta gemelo de la Tierra, ya sea por su tamaño semejante y la presencia de atmósfera o por la gravedad, composición química y geológica similar. Ahora sabemos que Venus y la Tierra no son hermanas muy parecidas, si la Tierra es un paraíso para la vida, Venus es el infierno.

Tamaño Venus Tierra

NASA

Imagen radar de Venus e imagen de la Tierra. Comparación de tamaños.

Venus, el segundo planeta más cercano al Sol (entre un 28% y 30% más próximo que la Tierra), no posee satélites naturales. Por su lenta velocidad de rotación, un día en Venus es igual a 243 días terrestres y dura más que su año de 225 días terrestres. Venus gira sobre su eje al contrario de los restantes planetas del Sistema Solar, en dirección retrógrada y su presión atmosférica superficial es unas 92 veces mayor que la presión en la Tierra a nivel del mar.

Venus carece de campo magnético significativo y tiene una densa atmósfera, que está llena de nubes de ácido sulfúrico y dióxido de azufre. Las nubes interceptan la mayor parte de la energía solar y reflejan al espacio mucha luz. En la parte superior de las nubes, fuertes vientos pueden alcanzar los 350 Km./h.

En Venus, el agua y el vapor de agua son muy raros y la gran cantidad de dióxido de carbono (97% de CO2) en la atmósfera, provoca un colosal efecto invernadero, por ello, la temperatura superficial media es de 464 °C. La temperatura, no varía significativamente entre el día y la noche. En la superficie, la luz del día es de color amarillento brumoso, similar a la que hay en la Tierra en los días nublados.

Planeta Venus

NASA

La sonda espacial Pioneer de la NASA capturó esta imagen en 1979

Venus presenta numerosos cráteres de impacto y su corteza, muy gruesa, se formó hace unos 500 millones de años. En ella, hay extensas llanuras cubiertas por ríos de lava, montañas y mesetas. El Monte Maxwell, con 11.000 metros de altura, es el punto más alto de Venus. Los volcanes son muy numerosos y al menos el 90% del planeta está cubierto de rocas volcánicas.

Explorando Venus

La primera sonda exitosa en llegar a Venus fue la Mariner 2, de la agencia espacial estadounidense (NASA), en 1962, seguido por el Mariner 5 en 1967 y el Mariner 10 en 1974.

En 1966, la sonda espacial soviética Venera 3 fue la primera nave en alcanzar la superficie del planeta. Posteriormente, la Venera 4 se sumergió en su atmósfera en 1967, siendo la primera sonda en transmitir datos desde otro planeta. La Venera 7 aterrizó con éxito en 1970 y la Venera 9, entró en la órbita en 1975, transformándose en el primer satélite artificial de Venus. Posteriormente un vehículo de descenso incorporado en la Venera 9, aterrizó obteniendo las primeras imágenes superficiales.

Superficie de Venus

Roscosmos

Imagen de la superficie de Venus, tomada por la sonda soviética Venera 14

Venera 13 y 14 llegaron en 1982 con completos laboratorios y avanzadas cámaras y globos para mediciones meteorológicas. En 1983 fueron  desplegadas en órbita Venera-15 y Venera-16, equipadas con grandes radares, espectrómetros infrarrojos, detectores de rayos cósmicos y sensores.

En 1978, la NASA envió la Pioneer Venus. La misión consistía en dos componentes, un orbitador y una multisonda. Las sondas entraron en la atmósfera de Venus el 9 de diciembre. Una de las sondas continuó operando hasta 45 minutos después de alcanzar la superficie. El vehículo orbitador fue insertado en órbita el 4 de diciembre de 1978 y funcionó hasta 1992.

Entre 1990 y 1994, la sonda Magellan de NASA, completó la cartografía de media resolución desde la órbita.

Por último la, Venus Express, La sonda de la Agencia Espacial Europea (ESA), llegó a Venus en 2006, revelando innumerables detalles sobre el Planeta. Estudiando la dinámica atmosférica, la composición química y realizando significativos descubrimientos

Aprendiendo de Venus para cuidar la Tierra

El estudio de Venus es muy valioso. Vemos como un planeta semejante a la Tierra, enfrentado a condiciones diferentes, se puede transformar en un lugar tan inhóspito. Gracias a ello, los científicos podrán comprender la evolución atmosférica de Venus, comparar los patrones climáticos venusianos con la Tierra y generar modelos que identifiquen factores determinantes del clima terrestre a largo plazo. Debido a que el CO2 (principal culpable de las condiciones infernales de Venus) esta aumentando peligrosamente en la atmósfera terrestre, estudiar el clima de Venus puede entregar información vital en relación al futuro de nuestro planeta, aumentando la comprensión del cambio climático.

Más sobre Exploración Espacial

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X