Saturno: siete datos sorprendentes del “Señor de los Anillos”

Saturno es uno de los planetas más llamativos de observar, pero además, es un mundo extraordinario que constantemente sorprende a los científicos.

Todos podemos ver al planeta Saturno con nuestros propios ojos, este se presenta ante nosotros, simulando una pequeña estrella amarilla en el cielo nocturno. Saturno es uno de los 5 planetas visibles a simple vista desde la superficie terrestre y con un pequeño telescopio, podemos distinguir sus anillos y el planeta al centro.

Imagen de Saturno

Foto: NASA

Hermosa imagen de Saturno tomada por la sonda espacial Cassini en diciembre de 2010.

El primer astrónomo en observar con un telescopio a Saturno fue Galileo Galilei, en 1610, y lo que observo le dejo confundido. Dada la baja resolución y calidad de su instrumento, Galileo no comprendió que aquello que veía en torno al planeta eran anillos. Luego, en 1659, gracias a nuevas observaciones, el científico holandés Christiaan Huygens comprendió que saturno presentaba un anillo a su alrededor. Posteriormente, el astrónomo italiano, Gian Domenico Cassini, confirmó la existencia de anillos, descubriendo que no eran una sola estructura, sino que existían zonas e incluso una división vacía en medio de ellos.

En tiempos modernos, Saturno ha sido visitado en 4 oportunidades por naves espaciales no tripuladas. Tres de ellas realizaron breves sobrevuelos. La primera fue la Pioneer 11, en 1979 seguida de la Voyager 1 en 1980, y posteriormente el Voyager 2, en 1981. Pero solo en 2004 con la misión Cassini/Huygens (misión conjunta de la NASA y ESA) una nave espacial entró en órbita alrededor del Planeta. Precisamente, esta investigación avanzada de Saturno nos permite acceder a datos sorprendentes, siete de los cuales puedes conocer a continuación:

1. Aun se desconoce la antigüedad de los característicos anillos de Saturno. Para algunos científicos, los anillos  podrían ser muy antiguos, estando presentes desde el comienzo del Sistema Solar, hace unos 4500 o 4600 millones de años y serían el resultado de la desintegración de una luna  afectada por la gravedad del Planeta. Otros en tanto, consideran que estos pueden ser muy recientes, con una antigüedad no superior a los 100 millones de años. Formándose como resultado del impacto de un cometa o asteroide con un satélite natural de Saturno.

Tormenta en Saturno

Foto: NASA

Gigantesca tormenta vista en la atmósfera de Saturno.

2. Aunque no lo creas, Saturno es un gigantesco planeta de gas, compuesto principalmente de hidrógeno y solo tiene un pequeño núcleo sólido. La densidad del Planeta es de 0,687 gramos por centímetro cúbico, mientras que la densidad del agua es de 1 gramo por centímetro cúbico. En consecuencia, Saturno es menos denso que el agua (de hecho, es el planeta con menor densidad promedio en el sistema Solar).

3. Saturno dista mucho de ser una esfera perfecta, es en realidad una esfera achatada, ello como resultado de su altísima velocidad de rotación (tiene un día promedio de 10 horas, 32 minutos y 35 segundos). La distancia desde el centro del planeta hacia los polos es de 54.000 kilómetros aproximadamente, mientras que desde el centro hacia el ecuador es de unos 60.300 kilómetros.

4. Saturno contabiliza actualmente 62 satélites naturales con órbitas confirmadas (53 de ellos tienen nombres definitivos y otros 9 presentan nombres provisorios). Esto lo ubica en el segundo puesto entre los planetas con satélites naturales en el Sistema Solar. Algunas lunas son realmente grandes, como Titán (la mayor luna de Saturno y la segunda más grande de nuestro sistema planetario). La mayoría de estos satélites se han descubierto recientemente y son muy pequeños.

5. Visto desde la Tierra, cada cierto tiempo Saturno nos hace creer que ha perdido sus anillos. Pero ello es solo un fenómeno visual, que resulta del cambio de posición del gigante en su viaje en torno al Sol, puesto que, también posee un eje inclinado. Así, en ciertas oportunidades, como ocurrirá entre 2024 y 2025, desde la Tierra veremos los anillos de Saturno “de canto”, y por tanto, serán casi imperceptibles.

6. Gracias a la observación científica, hoy sabemos que la atmósfera de Saturno presenta gigantescas tormentas, de tamaños que pueden alcanzar miles de kilómetros de diámetro. En los años 80, la sonda espacial Voyager 1, detecto en la atmósfera magnética del planeta, una enorme tormenta, la misión Cassini 30 años después, también las ha observado en detalle.

Saturno

Foto: NASA

Prometeo, Pandora y Epimeteo, tres pequeñas lunas pastores de Saturno, junto a los anillos del planeta.

7. Se han descubierto algunas pequeñas lunas de Saturno, que cumplen una función increíble, puesto que ayudan a mantener los anillos del planeta estables, orbitando en medio de ellos o en sus cercanías. Estos satélites naturales, han sido clasificadas popularmente como “lunas pastoras”, dado que usan su gravedad para mantener las pequeñas partículas de los anillos en una órbita estable. Incluso, existen aberturas entre los anillos de Saturno que son causadas por estas lunas.

Más sobre Exploración Espacial

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X