El aterrador caso de las Brujas de Paisley y la supuesta posesión diabólica de Christian Shaw

En 1696, una niña de 11 años sufrió la posesión diabólica más famosa de la historia de Escocia.

Guía de: Fenómenos Paranormales

El 17 de agosto de 1696, una niña de 11 años llamada Christian Shaw, hija de John Shaw, terrateniente de la localidad de Bargarran, Escocia, sorprendió a una de sus sirvientas –llamada Catherine Campbell- robando un cuenco lleno de leche. La menor de inmediato informó del hecho a su madre, quien tomó las medidas disciplinarias al respecto. La empleada, resentida con la niña por haberla delatado, la maldijo entonces más de cien veces, rogando que el Diablo poseyera su alma: “¡Maldita mocosa, ojalá que Satanás arrastre su miserable alma a través del infierno!”.

nina-poseida

Cuatro días más tarde, la pequeña Christian Shaw se encontró con Agnes Naismith, una anciana que tenía una triste fama de hechicera. La supuesta bruja, tras mirar a la menor con desprecio, pronunció en voz alta unas extrañas palabras. La niña le sacó la lengua y salió corriendo rumbo a su hogar, ignorante del calvario que se avecinaba.

El 22 de agosto de 1696, la pequeña Christian Shaw cayó violentamente enferma, sufriendo extraños ataques que regresaban con violencia creciente. Según las crónicas de la época, la niña “se ponía tan rígida como un cadáver y con una completa pérdida de los sentidos y la movilidad”. Sus padres, tras ocho semanas, la llevaron para ser atendida por el doctor Matthew Brisbane, un eminente médico de Glasgow, quien no pudo encontrar causa alguna que explicara sus síntomas.

Dibujo posesión

La niña, tras ser examinada por el médico, pareció recuperarse, pero después de ocho días comenzó a vomitar objetos extraños: filamentos de paja, clavos, cenizas, plumas de pollo, cáscaras de huevo y bolas de pelo, que según ella habían sido colocadas allí por quienes la afligían.

También comenzó a sufrir diversas lesiones –mordiscos, cortes y arañazos- en su cuerpo sin que pudiera explicarse quien o qué las había causado. A veces era azotada contra las paredes por una fuerza invisible y caía en estado profundo de trance, al grado de parecer muerta o haber perdido transitoriamente la vista, el habla y el oído. También expresaba complejos razonamientos teológicos que permitían colegir su perfecto dominio de las escrituras, hablaba con demonios que sólo ella podía ver, padecía fuertes dolores y contorsiones involuntarias en todo el cuerpo y, según se dice, algunas veces levitó sobre su cama. Durante sus ataques, algunas veces se le escuchaba hablando a la invisible Catherine Campbell, suplicándole volver a su antigua amistad.

Un dibujo de Bargarron House, lugar donde se produjo la posesión demoníaca de Christian Shaw.

Un dibujo de Bargarron House, lugar donde se produjo la posesión demoníaca de Christian Shaw.

Durante una terrible noche de delirios y alucinaciones, la niña tuvo una revelación que sorprendió a los allí presentes. Identificó, dando nombres de hasta 35 personas, a todos los habitantes del lugar que practicaban la brujería, hombres y mujeres de los alrededores que supuestamente se reunían en clandestinidad, para celebrar aquelarres y adorar a satanás.

John Shaw, el padre de la niña, así como el párroco local y otras autoridades, llegaron a la conclusión que la niña estaba poseída y atormentada por las brujas. De ese modo. las autoridades y ministros accedieron a apresar a todas aquellas personas que habían sido mencionadas por la niña. Curiosamente, con cada detención fueron cesando las torturas y padecimientos de la pequeña Christian.

Brujas 3

 

En marzo de 1697 comenzarían los juicios por brujería en el pueblo escocés de Paisley y aunque la gran mayoría de los apresados quedaron en libertad por falta de pruebas concluyentes, la sirvienta Catherine Campbell y la anciana Agnes Naismith, además de otras cinco personas (Margaret Lang, John Reid, Margaret Fulton, John Lindsay y James Lindsay; estos dos últimos de 11 y 14 años de edad, respectivamente) fueron encontrados culpables de haber embrujado a Christian Shaw y condenados a muerte.

John Reid se ahorcaría en su celda antes de que se pudiera cumplir su pena, pero las otras seis personas fueron ahorcadas y, luego, quemadas en el Jardín de Gallow Green en Paisley el 10 de junio de 1697, la última ejecución masiva por brujería que se produjo en Europa occidental. Las cenizas de los cadáveres serían enterradas en Maxwellton Cross, donde ahora se encuentra la intersección de las calles Maxwellton Street y George Street.

Brujas 2

La pequeña Christian Shaw, superando el supuesto hechizo, crecería en forma normal y se convertiría en una exitosa mujer de negocios, estableciendo una fábrica de hilos en Paisley que se convertiría en un punto de referencia de calidad en la industria textil, transformando a ese pueblo escocés en un líder mundial en la producción de hilos.

El día de su ejecución, la anciana Agnes Naismith, la líder de las supuestas brujas, lanzó una maldición sobre todos los presentes y sus descendientes a perpetuidad. Desde entonces, muchas desgracias y tragedias locales han sido atribuidas a esta maldición.

Por lo pronto, la tumba donde fueron enterrados las cenizas de los seis ajusticiados fue marcada con una herradura, rodeada de un círculo de adoquines, para mantener a raya la maldición. Sin embargo, la herradura desapareció mientras se realizaban trabajos en la carretera en la década de 1960, mientras que el declive económico que se ha vivido en Paisley desde 1970 ha sido atribuido por algunos, irónicamente o de otro modo, a la maldición de Naismith. La herradura perdida sería reemplazada en 2008 con un nuevo monumento en el lugar, cuya inscripción dice “Dolor infligido, sufrimiento sufrido, injusticia hecha”.

paisley-witches

Más sobre Fenómenos Paranormales

Comentarios Deja tu comentario ↓
Ver Comentarios