El increíble caso de Colton Burpo: El niño que asegura haber conocido el Paraíso

Un niño norteamericano de cuatro años que estuvo al borde de la muerte tuvo una visión celestial sobrecogedora.

Guía de: Fenómenos Paranormales

Para muchos escépticos, el paraíso o cielo, el lugar que es definido según la tradición cristiana como la morada de los ángeles, en donde los elegidos, los santos y bienaventurados gozan de la presencia de Dios, es sólo una alegoría o una percepción mental. Sin embargo, las inexplicables e increíbles experiencias relatadas por quienes han pasado por el estado llamado “experiencia cercana a la muerte” (ECM) le han dado otros significados y han desatado un intenso debate que enfrenta a la religión con la ciencia.

Colton-heaven

Investigaciones médicas han determinado que estas ECM tienen una estructura similar en la mayoría de los casos, tanto en adultos como en niños. Primero, la vivencia o sensación de salir del propio cuerpo, posteriormente la exacerbación de los sentidos y las emociones, así como la alteración de la percepción del tiempo. Luego viene, en la mayoría de los relatos, la percepción de acercarse a una luz resplandeciente o de viajar a través de un túnel. Los pacientes, en varias ocasiones, relatan el encuentro con seres divinos o superiores o familiares y amigos fallecidos.

Uno de los casos más sobrecogedores de una ECM fue protagonizado el año 2003 por Colton Burpo, un niño de cuatro años del pueblo norteamericano de Imperial, en Nebraska, quien sufrió una peritonitis fulminante que según una radiografía le llegó a perforar el apéndice. Luego que fuera llevado a un hospital de la localidad y sometido a una intervención quirúrgica de urgencia para salvarle la vida, el niño, que en ese momento se encontraba inconsciente y al borde de la muerte, relató que sintió cómo salió de su cuerpo y vio a los médicos atendiéndolo y a su padre, Todd Burpo, un pastor protestante, en una habitación contigua.

Colton-Burpo-appears-on-NBC-News-Today-show

“Yo estaba flotando arriba de mi padre, Todd, mirándolo hacia abajo. Él estaba rezando por mi recuperación. Estaba muy triste por mí, pero también estaba muy enojado con Dios porque decía que le iba a quitar a su hijo. Él dijo: “¿Qué haces, Dios? ¿También te llevarás a este niño? ¿Dónde estás? ¿Así tratas a tus pastores? ¿Acaso merece la pena servirte?”, relataría posteriormente Colton Burpo.

Cuando todos esperaban un desenlace fatal de un momento a otro, Colton Burpo despertó abruptamente de su inconsciencia en el pabellón quirúrgico, gritando el nombre de su padre, para gran sorpresa de los médicos, pues se encontraba supuestamente en un estado de extrema gravedad. Cuando salió del pabellón ya más recuperado y habló con sus padres, lo primero que les contó fue que había estado en el cielo, aunque éstos pensaron de inmediato que su hijo les estaba contando un sueño.

Sin embargo, cuando Colton les contó que había conocido a su hermanita, éstos comenzaron a tomarlo más en serio. “Mis padres pensaban que les estaba relatando un sueño, pero me creyeron cuando les dije qué hacían exactamente mientras me operaban: cuando salí de mi cuerpo, miré hacia abajo y pude ver al doctor trabajando con mi cuerpo. También vi a papá y a mamá. Mi padre estaba solo en un cuarto pequeñito, orando, y mamá estaba en otra habitación. También oraba y hablaba por teléfono. Mi cirujano después me dijo que me recuperé de modo milagroso. Y cuando escuchó mi historia me comentó que otros pacientes también habían visto cosas…”.

Colton Burpo junto a sus padres Todd y Sonja.

Colton Burpo junto a sus padres Todd y Sonja.

Todd Burpo, padre de Colton, comentó por su parte que cuando su hijo entró al pabellón, tanto él como su mujer pensaban que no volvería a salir de allí con vida: “El rostro de Colton estaba pálido y transido de dolor; era como una lunita en el inhóspito corredor. Las sombras alrededor de sus ojos se habían convertido en huecos de color púrpura oscuro. Ya no gritaba ni lloraba. Simplemente, estaba ahí… quieto. Una vez más me hizo acordar a esos pacientes moribundos que había visto debatirse en el umbral entre la Tierra y la eternidad. Se me llenaron los ojos de lágrimas que nublaron la imagen de mi hijo como la lluvia nubla una ventana. Mi esposa Sonja levantó la vista con el rostro lleno de lágrimas. “Creo que es el final”, me dijo”.

Todd Burpo agregó que cuando su hijo milagrosamente recuperó la conciencia, lo primero que le dijo fue: “Papi, ¿Sabías que casi me muero?”.

Detalló que “de inmediato se me hizo un nudo en la garganta, porque no sabíamos cómo se había enterado de su estado de extrema gravedad.

A continuación me dijo: “Papá, ¿Sabías que Dios es tres personas a la vez? ¿Y que su hijo Jesús se sienta a su diestra en un trono? Jesús usó al doctor O’Holleran para que le ayudara a repararme. Jesús además me dijo que debía ser bueno. ¿Sabías que Jesús tiene un primo? Jesús me contó que a él lo bautizó su primo ¿ Y sabías que Jesús tiene un caballo? Es un caballo con los colores del arco iris. Yo lo acaricié. Tiene muchos colores. ¿Y sabías que Jesús tiene una gran sonrisa y pelo en la cara? ¿Y “marcadores” en sus pies y manos?”. Entonces comprendí que los “marcadores” se referían a las heridas en las manos y los pies de Jesús. Colton también me dijo: “Papi, ¿Recuerdas cuando grité pidiendo por ti en el hospital, cuando desperté?”. “Por supuesto que lo recuerdo”, le dije. “Pues, la razón por la que gritaba era porque Jesús había venido a buscarme. Dijo que debía regresar porque él estaba respondiendo tus oraciones. Por eso gritaba por ti” . Posteriormente Colton comenzaría a relatarme con lujo de detalles que había estado en el cielo”.

ColtonBurpo-h

Todd Burpo agregó que uno de los momentos más dramáticos ocurrió semanas después de que Colton fuera dado de alta en el hospital, cuando el niño le dijo a su esposa: “Mamá, tengo dos hermanas”, a lo que ella le dijo: “No, tienes sólo una hermana, Cassie, ¿acaso te refieres a tu prima Traci?”. “No”, respondió Colton con firmeza, “Tengo dos hermanas. En tu barriga murió un bebé, ¿no?”. En ese momento, el tiempo se detuvo en nuestro hogar. Mi esposa Sonja abrió los ojos desmesuradamente. Podía imaginar lo que ella sentía en ese momento porque perder ese bebé había sido el suceso más doloroso de su vida y era un hecho que nadie sabía y que estaba más allá de la comprensión de un niño de cuatro años. Un poco nervioso, Colton rodeó el sofá lentamente una vez más y volvió a pararse frente a su madre. Estaba un poco más receloso. “Está bien, mami” -le dijo- “Ella se encuentra bien. Dios la adoptó”.

La visión del paraíso de Colton Burpo

Según el relato que haría posteriormente Colton Burpo, que ocurrió cuando el niño se encontraba al borde de la muerte en el pabellón de operaciones, el paraíso “era un lugar espectacular, increíble y maravilloso. Un lugar que tenía todos los colores de la tierra y más, y donde habían animales. Allí vi a Jesús, al Espíritu Santo y a muchos ángeles… Y los ángeles me cantaban bonitas canciones. Estuve muy a gusto, sentí un amor sin límites. Jesús era alto, con barba y cabello castaño oscuro, la tez un poco oscura y unos ojos de una mezcla de verde con un azul muy celeste. Su sonrisa era bellísima y deslumbrante, como nunca he visto antes. Estaba vestido de blanco salvo por una faja de color púrpura que le cruzaba desde el hombre izquierdo a la cadera derecha. Y tenía una cosa dorada puesta sobre la cabeza como una corona. Es muy bondadoso, amor puro. Y montaba en un precioso caballo”.

El niño continuó con su relato: “Lo que más impactó del cielo fueron unas sillitas preparadas para niños, cerca de Jesús. Me senté en una de ellas. Y tuve sentado a mi lado al Espíritu Santo, que era medio transparente, medio azul, y se nota su fuerza, su potencia. El lugar también estaba habitado por ángeles, que se parecen a las personas, pero algo más grandes, con alas. Los ángeles llevan mensajes de Jesús y protegen a las personas, ¡no paran…! El arcángel Gabriel es un bromista, hace reír a todos. Y el arcángel Miguel lleva una gran espada en llamas, para que no entre el demonio en el cielo, porque el demonio todavía anda suelto. El clima del cielo era como calorcito, porque la luz de Dios y Jesús ilumina y lo calienta todo”.

Colton heaven 2

Colton Burpo agregó que “también vi en el cielo a dos familiares. A mi hermanita, que me abrazaba y me besaba… Yo era pequeño y eso no me hacía gracia. Lo extraño es que mi única hermana se llamaba Cassie, pero esta niña era parecida a ella, aunque más pequeña y con el cabello más oscuro, pero bueno… Luego se lo conté a mi madre y se puso a llorar porque me contó que había tenido un aborto a los tres meses de embarazo antes de concebirme a mí. Era mi hermanita no nacida. Lo cuento ahora para que los padres que han perdido a un bebé sepan que su hijo está en el cielo y bien. También conocí al abuelo de mi padre, Pop Burpo; me contó lo bien que mi padre lo pasaba en su granja, de niño, cuando correteaba liebres acompañado de su perro. Mi padre me contó que Pop usaba gafas y había fallecido ya viejo, pero yo lo vi mucho más joven. Por eso cuando le conté a mi padre que había visto a Pop le dije: “En el cielo nadie es viejo ni nadie usa anteojos” ”.

Colton burpo

Todd Burpo, respecto del fantástico relato de su hijo, comentó que “un joven de 14 años puede decirte mentiras. Pero un niño de cuatro no puede. Además, era demasiado joven para contar todas esas historias tan increíbles y ser tan preciso con esos detalles tan específicos. Él no estaba tratando de inventar nada. Además nos contó exactamente lo que su madre y yo estábamos haciendo mientras a él lo operaban, sin mencionar que describió a mi abuelo, que había muerto 30 años antes de su nacimiento, y a su hermanita no nacida, un hecho que nos impactó sobremanera porque antes de tenerlo a él, habíamos perdido a nuestra primera hija en un aborto espontáneo, un hecho que Colton no sabía porque era muy pequeño”.

Por lo pronto, la increíble experiencia de Colton Burpo y su viaje al paraíso inspiraría la publicación en el año 2010 del libro “El Cielo es real”, un libro que hasta la fecha lleva vendidos en Estados Unidos más de 9 millones de copias. Este libro, a su vez, inspiraría una película del mismo nombre, estrenada el año 2014.

Fotograma de la película "El cielo es real", estrenada el año 2014 y basada en el increíble caso de Colton Burpo.

Fotograma de la película “El cielo es real”, estrenada el año 2014 y basada en el increíble caso de Colton Burpo.

Colton Burpo hoy tiene 17 años y contesta con claridad y sin emociones cada vez que alguien le consulta por su insólita experiencia de niño. Amante del rock católico, le gusta tocar la trompeta, le fascina la mitología griega y está sumamente agradecido por el apoyo de las personas que han conocido su historia.

Colton Burpo 2

Colton dice hoy que “estuve en el cielo unos tres minutos. Equivalen a dos años y medio: lo calculó luego mi padre. Pero yo creo que no hay tiempo en el cielo, da igual. Creo que la principal enseñanza que dejó mi experiencia fue que Dios te quiere, ¡hagas lo que hagas! Pides perdón de corazón y te perdona. Fue una buena idea que se haya publicado un libro que cuenta mi experiencia porque está bien compartir algo tan bonito: ¡sé que mi historia ha dado paz a mucha gente! Aunque hay algunos que creen que todo fue producto de una alucinación o una invención infantil, pero yo era demasiado pequeño para inventar una historia semejante. No puedo cambiar las opiniones de la gente, ellos tienen sus opiniones y yo tengo las mías. Ellos pueden creer lo que quieren, yo sé muy bien lo que vi y lo cuento tal cual lo vi y no tengo que demostrar nada. Ya lo demostrará Dios, si quiere. No sé por qué fui elegido para ver el cielo, pero Dios ha elegido a mi familia y yo no puedo saber por qué. Muchos me preguntan si ahora le tengo miedo a la muerte, y a todos les respondo la misma cosa. No le tengo miedo a la muerte porque ya sé lo que pasará. ¡Yo ya sé que el cielo es real!”.

Colton Burpo en la actualidad.

Colton Burpo en la actualidad.

Más sobre Fenómenos Paranormales

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X