Famosa bloguera norteamericana vivió aterradora experiencia en sesión de espiritismo

Bloguera acudió a sesión espiritista y allí se apareció el fantasma de un amigo que se suicidó en el cuarto de un hotel.

Guía de: Fenómenos Paranormales

La norteamericana Gayle Sacks, una de las más famosas blogueras sobre la vida cotidiana de Nueva York, es famosa por emitir en sus escritos juicios tajantes. Por ejemplo, ha sostenido que no cree en la vida después de la muerte y que considera a los médiums y videntes como personajes que, a su juicio, son sólo unos charlatanes que se aprovechan de personas en situación de vulnerabilidad. Por ello, cuando una amiga -bastante culta e instruida- la invitó a participar de una sesión de espiritismo en la ciudad de Boston, a la cual había que ir previo pago de 40 dólares, Gayle aceptó de inmediato, pues así podría presenciar por primera vez -y desenmascarar de paso- una de estas misteriosas ceremonias.

bloguera sesión de espiritismo

Gayle relató que la sesión no comenzó del mujer modo, pues las primeras palabras que la médium pronunció fueron “horribles”. “Fueron bromas acerca de la comida que había disponible. Ella nos dijo que la disfrutaría, pese a su mal aspecto antes que “el espíritu” lo hiciera y la dejara con hambre. A mis amigas y a mí nos pareció de mal gusto”.

bloguera sesión de espiritismo

Sin embargo, cuando la médium comenzó la invocación a las almas errantes, la ceremonia tomó un cariz muy diferente. A la primera que sorprendió fue a una de las participantes, cuando le consultó acerca de una mujer de edad avanzada a la que le gustaba sobremanera tomar el té. “¡A mi madre le gustaba el té!”, dijo la mujer, antes que la vidente describiera otra escena y agregara que “veo a otra persona con ella tendiendo un juego de té sobre un mantel de encaje”. “¡Esa era su hermana, mi tía Linda!”, dijo la sorprendida participante.

bloguera sesión de espiritismo

A otras dos mujeres que participaban en la sesión espiritista -dos hermanas treinteañeras- la vidente les describió con lujo de detalles a un tal “tío Ed”, un pariente de las mujeres que había fallecido hace algún tiempo, ante la total incredulidad de Sacks, quien no podía dar crédito a la gran información de los parientes muertos que parecía manejar la médium. La bloguera, para que nadie le pasara gato por liebre, había ensayado con su marido la noche anterior para no expresar ningún tipo de sentimiento en la sesión de espiritismo ante la médium, pero en un determinado momento comenzó a sentir cómo se le erizaban repentinamente los pelos de la piel, como si una presencia de alguien incorpóreo estuviera cerca de ella.

Fue en ese momento cuando la médium sorprendió totalmente a Gayle Sacks al comentarle: “Estoy viendo a alguien detrás de ti. Es un hombre con pelo oscuro. ¿Alguien cercano a ti se ahorcó?”. La bloguera quedó estupefacta con la pregunta, pues dos años antes uno de sus amigos más íntimos, llamado Craig, se había quitado la vida y ella había descubierto su cadáver. Tras vivir un calvario durante cinco años debido a una adicción a la metanfetamina, el susodicho había decidido suicidarse en el cuarto de un hotel en Los Ángeles, escribiendo antes de hacerlo una nota que le dejó a Sacks en la habitación: “Lamento que hayas tenido que encontrarme así”, le escribió a modo de despedida.

bloguera sesión de espiritismo

Gayle Sacks en una foto con Graig, su amigo que se ahorcó en el cuarto de un hotel.

De acuerdo con la médium, el espíritu de Craig estaba allí, en la sala, alrededor de ellos. “Estoy sintiendo que una mujer lo encontró y él lamenta mucho haberle hecho pasar eso”, agregó la médium a su audiencia y a la propia Sacks, quien no salía de su asombro. La vidente agregó que Craig estaba aún solucionando los problemas que no había podido resolver en vida, aunque no aclaró si el espíritu de su amigo estaba allí para hacerle algún reproche. Alrededor de las 9 p. m. en punto, la vidente dijo que aquellas almas errantes que se habían congregado junto a ellos se habían marchado.

Gayle Sacks, triste y conmovida por la experiencia, escribiría tres semanas más tarde una columna en el Huffington Post, donde confesó que “tengo muchas ganas de que Craig realmente haya estado en esa habitación. También quiero que vuelva a aparecer. Quiero saber si está contento o al menos si ya no está sufriendo. Pero, lamentablemente, no creo que sea feliz y ciertamente no creo que me esté cuidando, sobre todo porque pasó gran parte de su vida como un alma torturada. Además, Craig habría pensado que todo esto era completamente absurdo”, escribió la bloguera, quien agregó que estaba pensando en asistir a otra sesión de espiritismo con la médium, para ver si podía contactarse con su madre, una sobreviviente del Holocausto que también se quitó la vida.

Más sobre Fenómenos Paranormales

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X