Jeane Dixon: La famosa vidente que vaticinó la muerte de los Kennedy y la llegada del anticristo

Esta mujer fue llamada la "Vidente del Capitolio", por asesorar "psíquicamente" a varios presidentes norteamericanos.

Guía de: Fenómenos Paranormales

Jeane Dixon, una hija de unos adinerados inmigrantes alemanes, nació en las primeras décadas del siglo pasado en Wisconsin con el nombre de Lydia Emma Pinckert. Desde muy joven recibió una estricta educación católica, aunque también sintió que tenía un don para la videncia, especialmente después que en una ocasión una gitana le leyera la mano y le dijera que sería una “famosa vidente” y que advertiría a gente célebre y poderosa.

Jeane Dixon

Dixon comenzó a hacer sus primeros vaticinios mientras hacía su voluntariado en hospitales militares durante la Segunda Guerra Mundial. En 1939 se casó con James Dixon, un hombre de negocios divorciado que trabajaba como distribuidor de automóviles y que permaneció con ella hasta su muerte sin procrear hijos.

Jeane1Mientras trabajaba junto a su esposo en una concesionaria de automóviles, y ya utilizando el nombre Jean Dixon, la vidente comenzó a consolidar su talento para la profecía. Su gran salto a la fama se produciría en la década de los 50’ cuando predijo la muerte del Presidente John F. Kennedy en noviembre de 1963. Dixon aseguró que durante una mañana de 1952 tuvo una visión de la Casa Blanca: vio los números 1, 9, 6 y 0 sobre una nube oscura, y a un hombre joven y bien parecido, de traje y ojos azules, que estaba en la puerta. Una voz, entonces, le anunció que se trataba de un político del Partido Demócrata que llegaría a la Presidencia de Estados Unidos en 1960, pero que sería asesinado durante su mandato. Se cuenta que la vidente habría intentado prevenir al presidente Kennedy del inminente magnicidio, pero que éste no le habría hecho caso.

Jeane Dixon

22 de noviembre de 1963. El presidente John Kennedy, junto a su esposa Jackie, antes de ser asesinado mientras paseaba en la limusina presidencial por una de las calles de Dallas, Texas.

La relación de Jean Dixon con la familia Kennedy no terminó aquí, pues la vidente también anticipó el asesinato de Robert Kennedy en 1968, después que éste anunciara su candidatura a la presidencia de Estados Unidos.

Desde entonces, la figura de Jeane Dixon ganó notoriedad, por lo que la vidente comenzó a trabajar elaborando un horóscopo que sería publicado en numerosos diarios estadounidenses. Además comenzaría a ser consultada por grandes personalidades de la política y la farándula estadounidense, por lo que la prensa la bautizó como la “Vidente del Capitolio“, por asesorar “psíquicamente” a varios presidentes norteamericanos.

Jeane DixonJane Dixon no tuvo escrúpulos en aprovechar sus dones adivinatorios para ganar la lotería en más de 45 ocasiones, lo que aumentó todavía más su popularidad. La gente repletaba los estadios para escuchar sus charlas de 15 minutos, pagando los 100 dólares (una verdadera fortuna para la época) que costaba la entrada para escucharla solo un momento. No obstante, todos los beneficios económicos que Dixon obtuvo los donó a su organización caritativa “Children to Children”.

Los otros vaticinios de Jean Dixon

Jean Dixon también hizo otros importantes vaticinios relacionados con la política estadounidense, como el inesperado fin de la presidencia de Richard Nixon, debido al escándalo Watergate. Según ella misma contó, estaba sentada en el bidet del baño cuando sintió un escalofrío en la entrepierna. Cuando se levantó precipitadamente, observó que el agua formaba una cara triste, cuyos rasgos eran increíblemente parecidos a Richard Nixon. De ese modo, supo que su administración tenía los días contados.

Jeane Dixon

La vidente Jean Nixon, junto al presidente norteamericano Richard Nixon, quien renunciaría a su cargo el 8 de agosto de 1974 debido al escándalo Watergate.

Entre las profecías formuladas por Jean Dixon que se cumplieron se encuentran las muertes de Mahatma Gandhi y Marilyn Monroe, el asesinato de Martin Luther King, la incursión terrorista que derivó en la muerte de los deportistas israelíes en las Olimpiadas de Munich, la partición de la India y el surgimiento de Pakistán. Sin embargo, también formuló otros vaticinios que no se cumplieron, como que una disputa sobre unas islas chinas daría inicio a una guerra en 1956, o que los rusos llegarían primero a la luna o que el sindicalista Walter Reuther postularía a la presidencia de Estados Unidos en 1964. Por ello, algunos analistas acuñarían la expresión “efecto Dixon”, para aludir a la tendencia a dar mayor importancia a las profecías supuestamente cumplidas e ignorar las fallidas.

Jeane Dixon

Jean Dixon y el presidente norteamericano Ronald Reagan.

Curiosamente, Dixon también formuló varios vaticinios que se cumplieron a medias: por ejemplo, vaticinó que John Lennon sería asesinado en 1981 (el mítico músico inglés murió en diciembre de 1980) y que una princesa del trono ingles moriría en un accidente por persecución en 1998 (la princesa Diana de Gales fallecería en agosto de 1997 en un accidente automovilístico, en una calle de París, luego de que el vehículo en que se movilizaba intentara dejar a tras a unos fotógrafos). Dixon también predijo en 1965 que “en este siglo un Papa será herido corporalmente. Después que esto ocurra, la cabeza de la Iglesia llevará otra insignia…” (en 1981 el Papa Juan Pablo II fue herido en la Plaza de San Pedro, en un atentado perpetrado por el terrorista turco Ali Agca).

La llegada del anticristo, según Jean Dixon

Jeane Dixon, quien fallecería de un infarto en enero de 1997, afirmaba que su don provenía de Dios, aún cuando usaba métodos que la Iglesia Católica condenaba públicamente, como el uso de la bola de cristal.

Entre los libros que dejó Jeane Dixon se cuenta “Mi vida y mis profecías”, escrito en 1969 cuando la vidente tenía alrededor de 40 años de edad. En el capítulo 9 de ese libro, Dixon hace una revelación apocalíptica, anunciando el advenimiento en un futuro de un anticristo tan cruel que todos los tiranos “parecerán unos niños inocentes en comparación con él”, pero que someterá a todos con el engaño de implantar un mundo de paz y de justicia.

Jeane DixonDixon además acusó en esa obra la existencia de un “gobierno dentro del gobierno” de los Estados Unidos como los responsables intelectuales y materiales del caos de los últimos días del mundo. Ese “gobierno dentro del gobierno”, según la vidente, está liderado por un poderoso grupo económico y, entre ellos, se cuenta a una de las principales familias políticas del país del norte, que es quien maneja la “maquinaría política, que dirigirá toda la maldad latente en los hombres hasta llevarlos a una locura jamás soñada.”

Según Jeane Dixon, “mediante la intimidación política, la propaganda y las actividades ilegales, harán todos los esfuerzos posibles para demostrar a la nación que sólo su hombre, el que dirige su “máquina”, tiene derecho a ocupar la Casa Blanca. Y su campaña hará mucho daño a nuestra nación, tanto aquí como en el extranjero. Yo “veo” que este grupo triunfará, al hacerse con el control “de facto” del país. Dará origen a una revolución en nuestra estructura social como jamás se ha visto antes. Fomentará la inquietud racial y el descontento general”.

Jeane Dixon

La vidente agregó que “yo “veo” a un miembro de esa “maquinaria”, que asciende al poder en la ciudad de Nueva York, forzando la admisión de nuevas leyes y regulaciones que afectarán a muchas familias de esta gran metrópoli. El caos social y religioso generado por esta maquinaria política en todos los Estados Unidos, preparará a la nación para la llegada del profeta del anticristo. Esta unidad política, de la costa del este, será el instrumento de la serpiente (anticristo), que acabará por entregarle todas las masas”.

Jeane DixonCon respecto a la llegada del anticristo, Dixon afirma que “su dominio será la seducción intelectual de la humanidad, lo que significa una mezcla de ideología política, filosofía y religión. Con sus enseñanzas y propaganda, el profeta hará que la gente no solamente acepte al anticristo, sino, más bien, que lo desee con positivo entusiasmo, y que así llegue a crear las condiciones de su llegada y a participar activamente en la organización del terrible y asolador despotismo de su Imperio Mundial”.

Dixon agrega que “veo dos características definidas que distinguen al anticristo: el dominio sobre los hombres, con un gobierno de hierro, y la seducción de sus mentes mediante una falsa ideología y propaganda. Tendrá en sus manos poder terrenal, y lo utilizará como instrumento. Todos los tiranos de la historia parecerán niños inocentes en comparación con él. Conquistará toda la tierra, y la someterá por completo con las armas más modernas. Gobernará este nuevo Imperio Mundial con la mejor estrategia y gloria militar. Prometerá implantar el reino de la justicia sobre la tierra, pero os tentará a levantaros contra vuestros gobernantes y superiores”.

Jean Dixon concluye que “las profecías de la Biblia dejan bien claro que el Imperio Mundial del anticristo será un estado totalitario, en el sentido más extremo de la palabra. Ejercerá su poder sobre el mundo entero, y sobre cada persona, intensivamente, controlando incluso sus pensamientos. No habrá “estados vecinos”, y el mundo se convertirá en una isla dentro del universo. La guerra, tal como ha sido conocida, ya no existirá, y el anticristo se anunciará a sí mismo como el “príncipe de la paz” ”.

Más sobre Fenómenos Paranormales

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X