La extraña leyenda sobre la desaparición de Rómulo, el fundador de Roma: ¿Fue abducido por los dioses?

El primer Rey, tras gobernar durante 39 años, desapareció misteriosamente el año 714 a.C.

Guía de: Fenómenos Paranormales

Cuenta la leyenda que el príncipe troyano Eneas, guiado por los dioses y huyendo de la destrucción de Troya a manos de los griegos, llegó al valle del Lacio, en Italia, donde, después de domar pueblos feroces y desposar a la hija del Rey Latino, se asentó allí en calidad de rey. Su hijo Ascanio fundaría la ciudad de Alba Longa, donde siglos más tarde reinaría uno de sus descendientes, el rey Numitor, que sería destronado por su hermano Amulio, quien lo expulsó de la ciudad y procedió a matar a todos sus hijos varones excepto a su única hija Rea Silvia. Como Amulio no quería que Rea Silvia tuviera descendencia, la obligó a dedicarse al culto de Vesta, asegurándose de esta forma de que iba a permanecer virgen.

La Loba Capitolina, símbolo de Roma, amamantando a los gemelos Rómulo y Remo.

La Loba Capitolina, símbolo de Roma, amamantando a los gemelos Rómulo y Remo.

Rea Silvia, después de unirse en amoroso consorcio en la orilla de un río con el dios Marte, tuvo a dos gemelos a los que llamó Rómulo y Remo. Antes de que el rey Amulio se enterara del nacimiento, colocó a sus hijos en una cesta en el río Tíber para que no sufrieran el mismo destino que sus tíos. La cesta encalló en uno de los recodos del río y el llanto de los niños, debido al hambre, llamó la atención de una loba que los amamantó en su guarida del Monte Palatino hasta que, finalmente, los niños fueron encontrados por el pastor Fáustulo y cuidados por su mujer, Aca Larentia. Al crecer, Rómulo y Remo descubrieron su origen, por lo que regresaron a Alba Longa, mataron a Amulio y repusieron a su abuelo Numitor en el trono, que les entregó territorios al noroeste del Lacio.

1200px-Peter_Paul_Rubens_-_Romulus_and_Remus_-_Google_Art_Project

 

Acompañados de algunas personas que habían sido expulsadas de sus propias ciudades, Rómulo y Remo decidieron fundar una ciudad junto al río Tíber, aunque no se pudieron poner de acuerdo acerca del lugar en que levantarían el asentamiento. Remo prefería el promontorio del Aventino, mientras que Rómulo se inclinaba por la colina del Palatino. Para dirimir la controversia, decidieron dejar su disputa al arbitrio de los dioses y -apostados cada uno en la cima de su respectiva colina-, se quedaron allí esperando una señal que viniera desde lo alto.

En la mañana del 21 de abril del año 753 a.C. Remo divisó desde la cima del Aventino seis enormes buitres sobrevolando su colina. Pensando que era la señal esperada de los dioses, echó a correr hacia Rómulo para anunciarle que había ganado la disputa, pero, en ese mismo instante, una bandada de doce pájaros sobrevoló el Palatino. Seguro de su victoria, y sin esperar la llegada de su hermano, Rómulo cogió un arado y comenzó a cavar el pomerium, el foso circular que fijaría el límite sagrado de la nueva ciudad, prometiendo dar muerte a quien osara atravesarlo. Remo, contrariado por su derrota, lo cruzó desafiante de un salto. Rómulo, obligado por el juramento que acababa de hacer, mató entonces a su hermano.

f6296-romulo_mata_a_remo

 

Rómulo se convertiría en el primer rey de Roma, un benemérito monarca amado por su pueblo, extendiendo la influencia de la nueva ciudad por todo el Lacio y otras áreas circundantes. Reinó durante 39 años hasta que su nombre desapareció misteriosamente de las páginas de la historia. La leyenda cuenta que una noche el cielo se cubrió de espesas tinieblas, y que en medio de truenos y relámpagos, el entonces fundador de Roma fue arrebatado por los dioses para no volver a ser visto jamás.

El historiador Tito Livio, en su obra “Ab Urbe condita” (“Desde la fundación de la Ciudad”) relata que el 7 de julio del 714 a.C., cuando Rómulo, que por entonces contaba con 54 años, se encontraba en el templo de Vulcano impartiendo instrucciones a sus senadores, ocurrió un misterioso fenómeno climático y desapareció sin dejar rastro. “Cierto día, inspeccionando a sus tropas en el Campo de Marte, cerca del Pantano de la Cabra (Capra Palus), estalló una tormenta con truenos ensordecedores. Rómulo fue rodeado por una nube tan espesa que le ocultó de la vista de todos los presentes, y desde ese momento no volvió a ser visto jamás en ningún lugar del mundo”.

apotheosis_of_romulus

Otras crónicas sitúan la misteriosa desaparición de Rómulo el 26 de mayo del 714 a.C., día en el que tuvo lugar un eclipse de sol. El historiador Plutarco relata que “en estas circunstancias, el aire se volvió de repente más espeso y cambió milagrosamente, la luz del sol se apagó y todos fueron engullidos por una sorprendente oscuridad, acompañada por terroríficos truenos y rayos. Entonces la multitud se dispersó y huyó, pero los nobles se reunieron formando un grupo aparte. Cuando la tormenta hubo finalizado y volvió la luz, las gentes del pueblo volvieron a sus asientos e inquirieron, llenos de terror, dónde estaba el rey, pero ya fue imposible encontrarle”.

Tito Livio añade, por su parte, que “no faltaron entonces quienes formularon la tácita acusación de que el rey había sido despedazado por mano de los senadores; surgió, en efecto, un rumor tan confuso como éste; pero el miedo y la admiración que Rómulo suscitaba acalló aquel rumor”.

romulus-king

Posteriormente, luego de la misteriosa desaparición de Rómulo tras ser envuelto en una nube, el senador romano Julio Próculo aseguró bajo juramento que después de aquello se había encontrado por casualidad con el mismo Rómulo, pero que éste habría reaparecido bajo un cariz diferente, con un aspecto más noble y distinguido del que le había visto jamás, y portando una armadura que brillaba de tal manera que casi cegaba la vista.

Según el mismo Próculo, Rómulo le habría dicho estas palabras: “Mi buen Próculo, fue la voluntad de los dioses encontrarme aquí entre los hombres por un tiempo, y tras fundar una ciudad que se ha convertido en la más poderosa y gloriosa del mundo, volver a los cielos, de los que procedo. Ve ahora y diles a los romanos que mediante la templanza y la fortaleza espiritual alcanzarán la más alta cumbre de la grandeza humana, y que yo, el dios Quirino, seré siempre benevolente con ellos”.

ED-Romulo

Si Rómulo fue abducido a los cielos por una entidad misteriosa o si fue asesinado en secreto por un grupo de senadores que hicieron desaparecer su cuerpo, no se tiene constancia alguna. Lo único cierto es que el fundador de Roma nunca volvió a ser visto, y los romanos lo adoraron desde entonces bajo la forma del dios Quirino durante más de mil años. Roma, durante la monarquía inaugurada por el mismo Rómulo, tendría siete reyes antes que comenzara el período conocido como la República, antesala histórica del Imperio, época en que la ciudad de las siete colinas se convertiría en señora del mundo.

Más sobre Fenómenos Paranormales

Comentarios Deja tu comentario ↓
Ver Comentarios