La historia del “Codex Gigas”, la “Biblia del Diablo” que aseguran fue escrita por Satanás

La leyenda afirma que este monumental libro fue escrito por un monje benedictino con ayuda del "ángel caído" en menos de 24 horas.

Guía de: Fenómenos Paranormales

El “Codex Gigas” (que significa “Libro Grande en latín), también llamado “Códice del diablo” o “Biblia del diablo”, es un antiguo manuscrito medieval en pergamino creado a principios del siglo XIII que se encuentra en un magnífico estado de conservación. Fue escrito en latín presuntamente por el monje Herman, el Recluso del monasterio de Podlažice (en Chrudim, centro de la actual República Checa), y fue considerado en su época como la “octava maravilla del mundo” debido a su impresionante tamaño, ya que con sus medidas de 92 × 50,5 × 22 cm es el manuscrito medieval más grande actualmente conocido. Su grosor es de 624 páginas, su peso de 75 kilos y está iluminado con tintas roja, azul, amarilla, verde y oro, tanto en mayúsculas capitales como en otras páginas.

Codex Gigas

Codex Gigas

 

El origen del “Codex Gigas” se emparenta con un supuesto pacto con el diablo. La leyenda cuenta que el monje Benedictino apodado “inclusus Hermanus monachus” (“Herman, monje recluido”) fue condenado a morir emparedado debido a que había violado todos sus votos monásticos, pero la pena le fue condonada luego que el monje les propusiera a los superiores de su hermandad creara una obra monumental, hermosa y fascinante que no sólo honraría al monasterio, sino que también contendría la Biblia y todo el conocimiento del mundo. El tiempo estipulado por el mismo monje para escribir esta magna obra fue de sólo una noche. La tarea del monje, por supuesto, era materialmente imposible por lo que pasada la medianoche, y viendo que jamás podría escribir el libro prometido sin ayuda, el monje habría convocado al mismísimo satanás, el cual aceptó terminar el libro en una noche poniendo dos condiciones: quedarse con el alma del religioso y que su espantosa imagen apareciera en una de las páginas. El diablo habría terminado el manuscrito y el monje añadió la imagen de satanás en agradecimiento por su ayuda. Por ello, de allí en adelante el “Codex Gigas” también sería conocido como “Códice de satanás” o la “Biblia del diablo”.

Al día siguiente, los monjes entraron a la habitación del religioso y vieron con consternación que el libro estaba terminado y, tal como había prometido el hermano Herman, contenía casi todos los conocimientos de su tiempo. Contenía no sólo la versión vulgata de la Biblia (excepto los Hechos de los Apóstoles y el Apocalipsis, que provienen de una versión anterior), sino también dos trabajos del historiador judío Flavio Josefo (las Antigüedades judías y La Guerra de los judíos), las Etimologías del arzobispo San Isidoro de Sevilla, el texto completo de la Chronica Boemorum (Crónica checa) de Cosmas de Praga, curas medicinales, encantamientos mágicos, varios tratados sobre medicina del médico Constantino el Africano, un calendario, una lista necrológica de personas fallecidas y otros textos variados.

Codex Gigas

Al finalizar su obra, que comienza y termina con el Antiguo Testamento, el manuscrito tenía un tamaño de 92 x 50,5 x 22 cm, con páginas fabricadas con pieles de animales, aunque con el paso del tiempo muchas de las páginas fueron arrancadas, debido a que muy probablemente contenían pasajes auténticamente diabólicos y secretos (El monje había dedicado la página 290 precisamente al diablo). Así, el “Codex Gigas” se convertiría en la única Biblia conocida que tenía en sus páginas una gran imagen del diablo, representado como un horrendo ser mitad hombre, mitad bestia, con garras, pezuñas hendidas, y una lengua en forma de serpiente roja enorme. El dibujo, por cierto, mostraba a Satanás tapiado en una celda solo y no con sus súbditos en el infierno, lo que por supuesto alimentó las versiones que el demonio realmente había ayudado al monje a terminar su monumental libro.

En 1295, debido a los graves problemas financieros del monasterio benedictino de Podlažice, el manuscrito habría sido vendido a los cistercienses de Sedlec, a instancias del obispo Gregorio de Praga. El manuscrito, incluso entonces, era considerado como una de las maravillas del mundo. Entre 1500-1594 el Codex perteneció a los llamados “monjes negros”, pasando posteriormente a manos del emperador del Sacro Imperio Romano Rudolf II, quien se obsesionó con el libro y rescató el manuscrito gigante de la oscura celda monacal de Broumov, incorporándolo a sus espléndidas colecciones de objetos raros, aunque posteriormente este mismo monarca se volvería loco, sería apartado del trono y desterrado por su propia familia (lo que ayudó a afirmar que el manuscrito estaba maldito, y que cualquiera que se hiciera con él sucumbiría ante el poder del mal). En 1648, al final de la Guerra de los Treinta Años (1618-1648), el Codex Gigas fue tomada como botín de guerra por las tropas del general sueco Konigsmark, permaneciendo en ese país durante más de tres siglos. Actualmente, el “Codex Gigas” está ahora bajo la supervisión de la Biblioteca Nacional de Suecia en Estocolmo, está contenido en una carpeta de madera, cubierto con cuero y adornado con metal. Y es un texto tan grande que se necesitan dos bibliotecarios para levantarlo.

¿Quién escribió el “Codex Gigas”?

Codex GigasUno de los grandes misterios que envuelven al “Codex Gigas” es saber quién (o qué) lo escribió, pues la lógica indica que es imposible que un hombre pudiera haber escrito el texto completo solo, sin mencionar que este antiguo manuscrito contiene demasiados conocimientos como para ser manejados por cualquier ser humano de la época. Sin embargo, una reciente investigación patrocinada por el National Geographic concluyó que el Codex era la obra de un solo hombre (Los registros en el extremo del Codex muestra que el manuscrito fue escrito en el año 1229.). En primer lugar, durante la investigación del texto del misterioso manuscrito los investigadores observaron que el libro utilizó sólo un tipo de tinta, hecha de insectos aplastados. Además el estilo y la fuente de la caligrafía eran uniformes y particularmente consistentes, lo que llevó a los investigadores a creer que el manuscrito era obra de un solo escriba, una persona que no sólo estaba dotada de muchísimos conocimientos, sino que también tenía una increíble comprensión del diablo.

Codex Gigas

Pero, sin duda que la mayor controversia fue dilucidar el tiempo en que el “Codex Gigas” tardó en escribirse. Mientras los expertos más escépticos estimaban hace años que “la Biblia del Diablo” habría tardado en completarse entre 25 a 30 años, la mencionada investigación, relativa a la tinta que se utilizó en sus páginas, concluyó que el libro se había escrito en un período comprendido entre 24 a 72 horas.

Codex Gigas

Más sobre Fenómenos Paranormales

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X