La “maldición” y profecía del conquistador Tamerlán que anunció la llegada del nazismo

En 1941 un equipo de arqueólogos rusos desenterró los restos de este conquistador, desatando una presunta y terrible maldición sobre Rusia.

Guía de: Fenómenos Paranormales

Corría el año 1941 cuando un equipo de arqueólogos soviéticos marchaba a la ciudad de Samarcanda (actual Siria), en busca del Mausoleo de Gur-Emir. Allí, se decía, se encontraban los restos del antiguo conquistador Tamerlán (1336-1405), el último de una estirpe de hombres terribles provenientes de las estepas asiáticas. Tamerlán -también conocido por el nombre de Timur el Cojo-, un hábil líder militar y político, conocido tanto por su inteligencia como por su crueldad, fue capaz de unir soldados de distintos orígenes bajo una misma bandera y de mantener su gobierno a base de alianzas y traiciones, dando origen a la dinastía timúrida, rescatando con ello, según el propio Tamerlán, la grandiosidad del Imperio Mongol.

Profecia tamerlan-portada

Tamerlán, quien después de sus campañas llegó a ser dueño de una gran parte de Asia central, durante sus conquistas diezmó ciudades enteras, asesinó a todos sus habitantes y llegó a construir torres con los cráneos de sus víctimas. Finalmente falleció en Otrar, en Kazajistán, en 1405, cuando cayó repentinamente enfermó mientras marchaba con su ejército a conquistar China.

Cuenta la leyenda que Tamerlán, antes de morir, dejó una terrible profecía escrita en su tumba a manera de epitafio: “Cuando me levante entre los muertos, el mundo temblará. Quien quiera que profane mi tumba habrá de desatar un conquistador aún más terrible que yo mismo”.

Estatua ecuestre de Tamerlán.

Estatua ecuestre de Tamerlán.

Siglos después de la muerte de Tamerlán, en 1941, la expedición soviética que iba a encontrar los restos del famoso conquistador era liderada por el académico Tashmuhammed Kari-Niyazov, quien iba acompañado por el historiador Sadriddin Aini, el orientalista A. Semenov y un asistente llamado M. Gerasimov. Los sabios, al examinar cuidadosamente el féretro de Tamerlán, se encontraron con la amenazadora profecía escrita sobre él, pero como eran científicos y no creían en supersticiones, siguieron adelante con su trabajo.

Los restos desenterrados del conquistador Tamerlán.

Los restos desenterrados del conquistador Tamerlán.

La tumba de Tamerlán se abrió el 19 de junio de 1941, bajo la protesta del pueblo ruso que temía a una maldición. Dicho y hecho. Tres días después que los restos del famoso conquistador fueran mostrados públicamente, la Alemania Nazi lanzó la Operación Barbarroja y dio inicio a la invasión alemana de la Unión Soviética, que significó un duro golpe para las desprevenidas fuerzas rusas, que sufrieron fuertes bajas y perdieron grandes extensiones de territorio en poco tiempo.

Landsers alemanes atacando una ciudad rusa durante las primeras fases de la Operación Barbarroja.

Landsers alemanes atacando una ciudad rusa durante las primeras fases de la Operación Barbarroja.

La operación Barbarroja significó que la Unión Soviética entrara en uno de los momentos más oscuros de su Historia y no fueron pocos quienes culparon directamente al equipo del académico Tashmuhammed Kari-Niyazov de lo sucedido, afirmando que Tamerlán era un gigante que no valía la pena profanar.

Profecía Tamerlán Segunda-Guerra-Mundial-Resumen

Curiosamente, cuando los restos de Tamerlán volvieron a ser sepultados, en diciembre de 1942, la victoriosa y hasta entonces invencible Wehrmacht –el ejército alemán- comenzó a sufrir simultáneamente una serie de reveses en tierra rusa, partiendo por la estrepitosa derrota de Stalingrado, batalla que decidiría definitivamente la suerte de los germanos en la Segunda Guerra Mundial.

Más sobre Fenómenos Paranormales

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X