La recordada escena del “bebé demonio” en “La Pasión de Cristo”: ¿Qué significa?

Esta impactante película del 2004 impresionó a la audiencia por mostrar fielmente el martirio de Cristo.

Guía de: Fenómenos Paranormales

Una de las películas más impactantes del nuevo milenio fue, sin duda, “La Pasión de Cristo”, cinta del año 2004 dirigida y coescrita por Mel Gibson a partir de los Santos Evangelios, algunos devocionarios católicos y las visiones místicas de la beata y estigmatizada alemana Anna Katharina Emmerick.

La película, que tenía la particularidad de que estaba hablada en arameo y latín -los dos idiomas que se hablaban en Judea en tiempos de Cristo- sería elogiada por diversas comunidades religiosas del mundo entero, así como por teólogos e historiadores, que alabaron el trabajo de Gibson al retratar de manera fiel la brutalidad y crueldad desmedida que padeció el Nazareno durante su crucifixión y muerte.

La_pasi_n_de_Cristo-845558606-large-e1530522868540

No obstante aquello, una de las escenas más perturbadoras, inquietantes y misteriosas de la película fue aquella en que satanás, en forma de un ser andrógino –pues es sabido que los ángeles no tienen género- vestido con una túnica y una capucha negra, se paseaba cargando cariñosamente en sus brazos un ominoso bebé con cara de anciano, presenciando cómo Jesús era azotado y martirizado inmisericordemente por los soldados romanos.

FotoJet-2020-04-10T165839.858

Esta secuencia, por cierto, desataría varias teorías entre la audiencia, quienes intentaron explicar qué significaba el bebé demonio en brazos de un satanás con rostro de mujer.

Una de las teorías más aceptadas por los espectadores y algunos expertos en religión, por lo pronto, fue que el bebé con rostro de anciano correspondía a un demonio de menor jerarquía que, al aparecer en los brazos del mismo diablo, se burlaba del supuesto abandono al que había sido sometido Jesucristo por su Padre Celestial, restregándole que su progenitor –lucifer en este caso- sí lo protegía, mientras que Cristo quedaba abandonado a su suerte, a manos de sus verdugos y del propio mal.

apostasia-1

El director Mel Gibson, por el contrario, aclararía que en la mencionada escena en que Jesús es flagelado por los romanos, satanás -quien es llamado en la teología con apelativos como “el adversario”, “el padre de la mentira”, “el impostor” o “el supremo burlador”- pretende mofarse de Cristo haciendo una macabra parodia de la Virgen María y el Niño Jesús.

Por ende, aquí, la mujer-demonio cargando a su horrendo bebé sustituyen a la Madre de Dios y a su divino Hijo, en una escena concebida como una suerte de perversión de los conceptos de la Santísima Virgen y su sagrado fruto.

images

Mel Gibson describiría la escena de marras de la siguiente manera: “Es el mal distorsionando lo bueno. ¿Qué es más tierno y hermoso que una madre y un niño? Por lo que el diablo lo toma y lo distorsiona un poco. En vez de una madre normal y un niño tienes una figura andrógina cargando a un bebe viejo de cuarenta años con pelos en la espalda. Es raro, es impactante, es casi demasiado. Es como cuando voltean a Jesús para seguir azotándolo en el pecho, es impactante y casi demasiado, que es el momento exacto en el que esta aparición del diablo y el bebé toma lugar”.

Video: Escena del diablo cargando al “bebé demonio” en la película “La Pasión de Cristo” (2004):

Más sobre Fenómenos Paranormales

Comentarios Deja tu comentario ↓
Ver Comentarios