Las 10 plagas bíblicas que arrasaron Egipto: ¿Existieron en realidad?

La Biblia afirma que fueron traídas a la Tierra por la ira de Dios, mientras que algunos científicos creen que se produjeron por causas naturales.

Guía de: Fenómenos Paranormales

El libro bíblico del Éxodo relata que cuando el pueblo judío, asentado en las fértiles tierras de Egipto desde los tiempos de José, se hallaba sojuzgado bajo el poder tiránico del faraón de turno, el caudillo hebreo Moisés y su hermano Aarón acudieron a su corte en distintas audiencias concedidas para advertirle de que si no dejaba partir a su pueblo, Yahvé, el Dios único, castigaría de manera sucesiva a su país con diez grandes males que caerían sobre Egipto.

1200px-Bible_primer,_Old_Testament,_for_use_in_the_primary_department_of_Sunday_schools_(1919)_(14595570637)

 

La primera plaga consistió en que las aguas del río Nilo se convirtieron en sangre, expeliendo un desagradable hedor, matando a todo los peces que habitaban en su interior e impidiendo que la población pudiera beber de ellas. Como el faraón no dio su brazo a torcer, siete días después de las mismas aguas del Nilo comenzaron a salir miles de ranas que cubrieron todo el país.

38d7efa95600b4753aa9594dcfa395db5f6ab8d8_hq

Luego que el faraón le implorara a Moisés y Aarón que intercedieran ante su Dios para alejar a los batracios, terminó la invasión de las ranas, pero nuevamente el faraón reconsideró sus intenciones y se negó a conceder las demandas de los israelitas.

Entonces, en vista que el faraón había traicionado su palabra, Aarón golpeó el polvo del suelo y de él emergieron piojos que atacaron a todo el país, a animales y personas por igual. Posteriormente, seguido de esto, Moisés levantó su vara y una nube de moscas invadió Egipto, aunque los insectos no se acercaron a la región de Gosén, donde vivían los hebreos.

plaga3

La quinta plaga consistió en una terrible peste que exterminó al ganado egipcio, incluyendo a caballos, burros, camellos, vacas, ovejas y cabras, aunque el ganado israelita resultó incólume. Posteriormente Dios le ordenó a Moisés y a Aarón que tomaran dos puñados de hollín de un horno y que los dispersaran en el cielo en presencia del faraón. Cuando lo hicieron, el hollín provocó una enfermedad cutánea en forma de úlceras o sarpullidos que afectó a todo el pueblo de Egipto, pero no a los hebreos.

ULCERA

La séptima plaga de Egipto consistió en una destructiva lluvia de granizo mezclada con fuego, que dañó gravemente a los huertos y cultivos egipcios, así como a las personas y al ganado, aunque la tormenta no llegó a la tierra de Gosén. El faraón entonces le pidió a Moisés que eliminara esta plaga a cambio de permitir a los israelitas adorar a su Dios en el desierto; la lluvia de granizo y hielo se detuvo tan pronto como Moisés comenzó a orar a Dios, pero el faraón de nuevo “endureció su corazón” y se olvidó de su promesa.

las-10-plagas-de-egipto-655x368

La octava plaga que se cernió sobre Egipto fue un enjambre de langostas que cubrieron el cielo, arrojando sombras sobre Egipto y consumiendo el resto de los cultivos egipcios, árboles y plantas. En la novena plaga, Dios le dijo a Moisés que estirara sus manos al cielo, para que la oscuridad cayera sobre Egipto. Esta oscuridad se prologaría durante tres días, período en el cual sólo hubo luz en las casas de los israelitas.

Esta novena plaga sería la más simbólica de todas, por cuanto se trataba de una confrontación directa de Yavhé con el poder religioso del faraón, ya que Ra era el dios egipcio del Sol. La plaga de oscuridad, entonces, demostró sin dudas que el Dios de Moisés era más poderoso que el del faraón.

1a2aa4d6a2efbba5fdb45c7444359ef754605192_hq

La décima y última plaga sería la más dura de todas: la muerte de todos los primogénitos de Egipto. La Biblia relata que “entonces dijo Moisés: ‘Así lo ha dicho Jehová. Como a la medianoche yo pasaré por en medio de Egipto. Y todo primogénito en la tierra de Egipto morirá, desde el primogénito del faraón que se sienta en su trono, hasta el primogénito de la sierva que está detrás de su molino’ ”.

El ángel de la muerte bajó entonces sobre Egipto y mató a todos los primogénitos de Egipto, incluyendo al hijo mayor del faraón, aunque no a los israelitas que habían pintado con sangre de cordero las puertas de sus casas con una señal para que el ángel de la muerte pasara de largo.

la muerte de todos los primogénitos. Este óleo de alma-tadema recrea el dolor por la muerte del hijo y heredero del faraón 1872

Tras llorar la muerte de su primogénito y heredero, el faraón finalmente dejó marchar a los israelitas de Egipto, aunque después, buscando venganza por lo sucedido, partió en busca de los hebreos en sus carros de guerra junto a sus soldados.

Sin embargo, como la misma Biblia relata, Moisés y los suyos escaparon milagrosamente por el lecho seco del océano luego que Dios abriera las aguas del Mar Rojo; y cuando el faraón y sus esbirros trataron de hacer lo mismo, perecieron ahogados luego que las aguas se cerraran sobre ellos.

Mar-se-abrio-en-el-exodo

 

Respecto de si estas plagas tienen una base histórica, algunos historiadores han encontrado algunas referencias -como las llamadas Cartas de Amarna- que remiten al reinado de Akhenatón y que informan de una plaga que se habría difundido desde Canaán al reino hitita y de allí a Chipre y la capital de Egipto. En el 2004, además, se descubrió en el poblado de los trabajadores de la ciudad de Akhetatón una alta frecuencia de pulgas y otros parásitos fosilizados que contenían las bacterias productoras de la peste (Yersinia pestis).

Algunos científicos, por su parte, han intentado explicar con teorías bastante controvertidas las 10 plagas divinas que se abatieron sobre Egipto, señalando como su principal origen la erupción del volcán de la isla de Santorini, Grecia, acaecida en torno al año 1500 a. C. y cuya explosión generó una columna de humo y ceniza de más de 40 kilómetros de altura y 200 de diámetro que afectó a regiones ubicadas a cientos de kilómetros, como Egipto, que se encontraba a apenas 700 kilómetros de allí.

santorini1

Esta erupción, según los mismos científicos, habrían provocado movimientos sísmicos que causaron escapes de dióxido de carbono y de hierro cerca del Nilo, los cuales al entrar en contacto con el oxígeno, formarían hidróxido de hierro, que tornó el agua de color rojo, desencadenando la serie de sucesos que explicarían las diez plagas. La nube de cenizas generada por la erupción, en tanto, habría sido la responsable de la oscuridad que afectó a Egipto y cuando ésta alcanzó la estratósfera, se habría mezclado con la humedad, formando una piedra muy similar al granizo (aunque el relato bíblico habla de una lluvia de granizo y fuego).

siete_plagas_cabecera

Otros postulan que una epidemia de la alga tóxica Oscillatoria rubescens habría cambiado la apariencia y el olor del río Nilo, cuyas toxinas habrían envenenado a los peces y hecho salir a las ranas. Consecuentemente, la carencia de agua limpia habría creado el ambiente propicio para la aparición de los piojos, las moscas y las epidemias bacterianas entre los seres humanos y los demás animales. Paralelamente, el dióxido de carbono mezclado con el aire habría provocado en la gente las úlceras y sarpullidos.

nilo sangre

En cuanto a la última plaga, sin duda la más difícil de explicar, algunos sostienen que en aquellos años un peligroso hongo envenenó las cosechas de grano y como los primogénitos tenían el privilegio de comer los primeros (y, por lo tanto, una mayor cantidad) es posible que se vieran intoxicados por él en mayor medida, muriendo en masa.

Otros, en tanto, postulan que tras la erupción del volcán de la isla de Santorini, el dióxido de carbono liberado por diferentes causas desde el suelo asfixió sólo a los primogénitos en Egipto porque éstos solían dormir en las salas más lujosas situadas en las zonas más bajas de las viviendas, mientras que los demás lo hacían en desvanes y azoteas, salvándose de la muerte debido a que según ascendía el dióxido de carbono éste se evaporaba.

Más sobre Fenómenos Paranormales

Comentarios Deja tu comentario ↓
Ver Comentarios