Levitación: ¿Milagro, poder oculto o simples montajes?

Definida como la supuesta capacidad de ciertas personas para elevarse de la tierra y suspenderse en el aire, durante siglos ha resultado un verdadero quebradero de cabeza para escépticos y científicos.

Guía de: Fenómenos Paranormales

En la tradición cristiana la levitación –definida como la facultad de ciertas personas para elevarse de la tierra sin emplear medios mecánicos -, se atribuye a una cualidad divina, que se manifiesta en un “prodigio” que sobreviene en momentos de piedad y fe intensa. Y se relaciona, por ende, con aquellas personas que poseen cualidades espirituales superiores.

Entre los santos levitadores el más conocido es San José de Copertino (1603-1663), el caso de levitación mejor atestiguado de la hagiografía (historias de las vidas de los santos) católica. Se cuenta que en una ocasión, mientras paseaba con un fraile benedictino por los jardines de un monasterio, se elevó volando hacia un olivo. Un domingo, durante una homilía, se elevó en el aire y voló hacia el altar, en medio de los cirios. Entre los testigos de las levitaciones, que José llamaba humildemente “mis mareos”, se encontraron un médico, dos cardenales y un Papa (Urbano VIII).

Levitación

La levitación sigue siendo un fenómeno controvertido y poco común, al que han sacado provecho ilusionistas como Chris Angel.

Santa Teresa de Ávila (1515-1582) es otra santa que levitaba espontáneamente durante sus estados de éxtasis místico. “Me parecía, cuando intentaba resistirme, como si una gran fuerza bajo mis pies me levantara”, escribió la santa, quien en una ocasión se vio obligada a sujetar el pasamanos de la comunión para no levitar mientras rezaba en la iglesia. Tan frecuentes eran sus levitaciones que rogaba a sus hermanas de congregación que la sujetaran cuando sentía que se acercaba «un ataque».

Alteración de la conciencia

Pero las levitaciones no son exclusivas sólo de los santos. En 1936, en la revista Illustrated London News, se publicaron unas sorprendentes fotografías que mostraban la levitación de Subbayah Pullavar, un yogui indio que ejercía esta práctica desde hacía casi 20 años, tal como sus antepasados. Ante numerosos testigos el fakir, después de entrar en una especie de trance, permaneció suspendido durante cuatro minutos en el aire, a un metro del suelo.

Varios incrédulos europeos que se encontraban en el lugar examinaron detenidamente el espacio debajo y alrededor de Pullavar y no encontraron cuerdas u otro aparato invisible que le ayudara a elevarse. El yogui, cuando bajó a la superficie, debió ser friccionado y mojado con agua fría antes de que saliera de su trance y recuperara la movilidad de sus miembros.

Los hindúes, considerados grandes expertos en levitación, aseguran que pueden lograr ese estado gracias a ciertas prácticas secretas de respiración y visualización, que les permiten aumentar y alinear la coherencia de sus ondas cerebrales para conectarlas con el campo unificado de la energía cósmica. Así, la alteración de la conciencia alteraría su peso corporal, originando una fuerza que contrarrestaría la gravedad de manera parcial, lo que les permitiría levitar.

Otros aseguran que la levitación se puede conseguir por otros medios. Fue el caso del famoso médium inglés victoriano Daniel Dunglas Home, quien en 1868, ante tres testigos, todos preclaros y respetados miembros de la sociedad londinense, salió levitando por una ventana -situada a una respetable distancia del suelo- y entró por otra. Pese a que muchos intentaron desacreditarlo, Home siguió realizando con éxito sus levitaciones durante 40 años, ante testigos célebres como Napoleón III y John Ruskin.

Hasta el día de su muerte, Home afirmó que volaba porque era elevado por espíritus, que le demostraban así su existencia. “No siento manos que me sostengan …en general me elevo perpendicularmente; mis brazos con frecuencia se ponen rígidos y se elevan por encima de mi cabeza, como si estuviera tratando de aferrar al poder invisible que me eleva lentamente desde el suelo”, confesó en una oportunidad.

La levitación sigue siendo un fenómeno controvertido y poco común. Para los escépticos es sólo una quimera, mientras que para otros constituye una evidencia más del verdadero potencial físico y psíquico del ser humano.

Más sobre Fenómenos Paranormales

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X