Los milagros y prodigios de Romualdito, la animita más famosa de Santiago

En agosto de 1933 el mecánico Romualdo Ivani Zambelli fue asesinado por delincuentes en las cercanías de la Estación Central.

Guía de: Fenómenos Paranormales

Las animitas (especie de templos minúsculos con velas en su interior), por lo general, suelen instalarse en el mismo lugar donde las personas perdieron la vida en un accidente o fueron asesinadas, en el entendido que sus almas todavía permanecen allí. Los fieles, entonces, suelen recurrir a ellas para que los ayuden o amparen en caso de urgencia o necesidad. Y cuando la petición o milagro se concreta, las mismas personas suelen manifestar su agradecimiento poniendo una placa en el pequeño templo o sus muros aledaños.

animita romualdito

En los primeros años de la década de 1930, en la céntrica calle San Francisco de Borja (conocida hoy simplemente como calle San Borja), a un costado de la Estación Central de los antiguos Ferrocarriles del Estado, se levantó la animita más famosa de Santiago: la animita de Romualdito.

Una vez que la animita fue instalada y el tiempo fue pasando, los transeúntes que pasaban por el lugar comenzaron a pedirle favores y milagros a Romualdito, de tal forma que, a medida que éste cumplía con las mandas de los fieles, la gran pared aledaña de unos 15 metros de largo –hoy oscurecida por el humo de las velas- comenzó a llenarse de centenares de placas e inscripciones de agradecimiento (las más antiguas datan de la década del 50′). Y la fe popular alcanzó tal fervor que cuando se realizó la remodelación y reconstrucción del contorno de la Estación Central, esta pared no fue removida. En la actualidad, por su ubicación cercana a la estación ferroviaria, “Romualdito” tiene muchos seguidores no sólo en Santiago, sino que también en varias provincias de Chile e incluso en el extranjero.

animita romualdito

La señora Mariela González, una ex funcionaria jubilada que reside en la calle Jotabeche de la comuna de Estación Central, a pocas cuadras de la animita, relató que hace 10 años sufrió un problema cardiorrespiratorio que puso en riesgo su vida. “Tenía un 30 por ciento de posibilidades de sobrevivir, así que le hice una manda a Romualdito. Como me cumplió la manda, puse una placa de agradecimiento en la pared de la calle San Borja y cada vez que puedo le voy a dejar una vela encendida en señal de gratitud”. El comerciante Román Vargas, quien vende bolsos y mochilas en el Mercado Persa ubicado frente a la animita, en tanto, confesó que “Romualdito ya es parte del paisaje de este barrio y muchos de los locatarios no hemos encomendado alguna vez a él. Yo le pedí que ayudara a mis dos hijos a entrar a la universidad y me cumplió, así como una vez que hice unos malos negocios y casi quedé en la ruina. Afortunadamente, con la ayuda de Dios y de Romualdito salí adelante”.

animita romualdito

Las numerosas placas de agradecimiento que tapizan el muro donde se encuentra la animita de Romualdito dan fe del fervor de sus seguidores, quienes suelen escribir la consabida frase “Gracias, Romualdito, por el favor concedido”, aunque también pueden distinguirse otras placas con inscripciones de índole más poética como “Caminante no hagas ruido / baja el tono de tu voz / que Romualdo no se ha ido / solamente se ha dormido / en los brazos del Señor”.

animita romualdito

Los milagros que se le atribuyen a Romualdito son tantos como los hechos inexplicables vinculados a su animita. Cuenta la historia que, a mediados del siglo pasado, un policía montado a caballo intentó una vez quitar las velas de la animita, supuestamente porque los devotos podían provocar un incendio; sin embargo, el caballo repentinamente resbaló y cayó sobre el funcionario, quebrándole ambas piernas. El accidentado de inmediato se volvió devoto de Romualdito y presuntamente gracias a eso se restableció prontamente.

animita romualdito

En otra oportunidad, las autoridades municipales, intentando hermosear el lugar y ampliar la calle San Borja -debido al aumento del tráfico de automóviles y buses-, intentaron quitar con máquinas retroexcavadoras la muralla donde se encuentran pegadas las placas de agradecimiento a Romualdito. Sin embargo, los obreros a cargo de las obras aseguraron que las máquinas comenzaron a funcionar erráticamente o, derechamente, dejaron de hacerlo. En vista de ello, las autoridades decidieron dejar a Romualdito en paz y las faenas fueron suspendidas indefinidamente.

¿Quién fue Romualdito?

La verdadera identidad de Romualdito, durante décadas, fue un verdadero enigma para los miles de santiaguinos que todos los días pasaban por la calle San Borja. Se decía que había sido un paciente afectado por tuberculosis que una vez que salió de Hospital Barros Lucos fue asaltado y asesinado por maleantes para robarle 15 pesos de la época, mientras que otra versión afirmaba que había sido un joven deficiente mental que hacía trabajos para los vecinos y que había sido muerto a palos y cuchilladas por unos maleantes, quienes lo interceptaron en el lugar para robarle. Otras versiones, en tanto, sostenían que era un “huaso” –campesino- que había llegado a la capital para tratarse con un médico y que había muerto por unos delincuentes que lo mataron por no tener dinero o bien que había sido un delincuente que solía ayudar a la gente y que murió abatido por la policía.

animita romualdito

En el año 2012, finalmente, unos jóvenes aspirantes a detectives de la PDI, junto al jefe de la PDI de Valparaíso y del Grupo de Investigación Histórica Forense, prefecto Gilberto Loch, comenzaron a investigar este caso criminal y descubrieron en base a partes médicos y policiales la identidad de la persona que en 1933 murió trágicamente en la calle San Borja de la comuna de Estación Central.

Según la investigación, se determinó que el verdadero nombre de Romualdito era Romualdo Ivani Zambelli, un mecánico de ascendencia italiana de 41 años, soltero y sin hijos, que vivía apenas a 5 cuadras de donde se levantó el memorial en su honor, en la calle Lisperguer 3548 de Estación Central, dirección en la que vivió durante 4 años.

animita romualdito

El verdadero rostro de “Romualdito”.

La investigación también determinó que a las 20:30 horas del 8 de Agosto de 1933, Romualdo fue abordado por delincuentes que, en pleno asalto, lo ultimaron propinándole una estocada en el corazón. El asesinato fue tomado por la 11ª Comisaría de Carabineros, sin embargo, el crimen no apareció en los medios de comunicación de la época, seguramente porque no fue considerado importante al ser un crimen ocurrido en los “barrios bajos” de Santiago. Su cadáver fue llevado al Instituto Médico Legal, donde se emitió el certificado de defunción con fecha del 10 de agosto. La causa del deceso fue “herida mortal en la región pericordial provocada por la agresión con arma blanca, específicamente un puñal”. No hubo detenidos ni culpables por el homicidio, por lo que el asesinato de Romualdito quedó en la más absoluta impunidad.

Cuando se reveló la identidad de Romualdito, medios de prensa contactaron a la señora Eugenia de la Fuente Góngora, una mujer jubilada que residía en el domicilio donde éste solía vivir. La anciana aseguró que no sabía que allí había vivido Romualdo, aunque precisó que desde siempre había sentido “presencias extrañas” en su hogar. Por ello, cuando se enteró que en su casa había vivido el célebre Romualdito, atribuyó las supuestas actividades paranormales en su hogar a la presencia del fantasma del célebre difunto.

animita romualdito

Si bien la animita de Romualdito es uno de los lugares más conocidos de la comuna de Estación Central, pocos saben que la tumba de Romualdo Ivani Zambelli existe en realidad, y se encuentra en el Patio 44 del Cementerio General, Pabellón 4, Anexo 4, en la calle Dávila. La fallecida madre de Romualdito, una señora conocida como doña Herminia, hizo grabar en una placa de mármol de la tumba la siguiente inscripción: “Recuerdo eterno de su madre”. Este lugar, al igual que la animita ubicada en la calle San Borja, también comenzó en algún momento a ser venerado como animita y en la actualidad cuenta con una gran cantidad de placas de agradecimiento por favores concedidos.

animita romualdito

El nicho donde descansan los restos de Romualdo Ivani Zambelli, mejor conocido como “Romualdito”.

En la actualidad, la popular animita de Romualdito, uno de los tantos hitos urbanos de nuestra capital, fue postulada para convertirse en Monumento Nacional, un hecho que fue celebrado por sus miles de fieles. Y mientras a su alrededor se han levantado malls y edificios, la animita sigue allí, tal como estaba hace más de medio siglo, con su muro tapizado de placas de agradecimiento, hermosamente iluminada por cirios y velas durante algunas noches, resguardadas por ángeles de yeso y diminutas vírgenes colgantes. Una suerte de milagro que sólo puede lograr la fe popular.

Más sobre Fenómenos Paranormales

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X