Madame Michaud: La famosa vidente del siglo XX que tuvo como cliente a un ex presidente

Entre sus clientes se encontraban connotados miembros de la aristocracia santiaguina y famosas personalidades, como un ex presidente.

Guía de: Fenómenos Paranormales

La clarividencia, palabra que proviene del término latín “videre” (“ver”), es definida como la presunta capacidad de percepción extrasensorial que permitiría a algunas personas recibir información desconocida para ellas de acontecimientos futuros o pasados y de personas o lugares que no conocen, así como la posibilidad de ver la supuesta dimensión espiritual –aura- de ciertos seres humanos. Por ello, los clarividentes son definidos como las personas que pueden ver más allá de lo que indican nuestros cinco sentidos.

madame Michaud clarividencia-

Una de las clarividentes más famosas de nuestro país fue Julia Lara, quien se haría conocida con el apelativo de Madame Michaud y que en la primeras décadas del siglo XX atendía en una casona ubicada en el 107 de la céntrica calle Lira, donde solía recibir a connotados clientes de la aristocracia santiaguina, incluyendo parlamentarios, damas de la alta sociedad y acaudalados hombres de negocios.

El cliente más famoso de Madame Michaud, quien había nacido en la rural localidad de San Felipe en el siglo XIX, fue nada menos que el ex presidente de la República Arturo Alessandri Palma, el carismático político chileno que en sus tiempos de senador fue conocido como “El León de Tarapacá”, por su habilidad para enardecer a las masas populares del Norte Grande de nuestro país. Alessandri, al parecer, concurría en secreto a la “consulta” de Madame Michaud para preguntarle por uno que otro asunto personal y por los futuros hechos sociales y políticos.

El presidente de la República Arturo Alessandri Palma (1868-1950), caminando por el centro de Santiago junto a su perro Hulk.

El presidente de la República Arturo Alessandri Palma (1868-1950), caminando por el centro de Santiago junto a su perro Hulk.

El escritor chileno César Parra, autor del libro “Guía Mágica de Santiago”, quien investigó la figura de Julia Lara entrevistando a los actuales descendientes de su familia, relató que la futura Madame Michaud comenzó a experimentar sucesos paranormales desde muy pequeña, época en que, por ejemplo, veía la aparición de duendes que los demás integrantes de su familia no alcanzaban a divisar. “El don de la clarividencia lo tuvo siempre: a los 8 años predijo un viaje a Europa que haría 20 años después, algo impensable para una niña de clase modesta de su pueblo natal. Este viajo lo realizó cuando fue invitada a residir un año en Francia con cargo al Instituto de Estudios Metapsíquicos de esta nación, donde conoció a su marido, de quien heredaría su “nombre artístico”. En esa misma academia estuvo Madame de Thébes, quizás la mejor vidente del siglo”.

Parra agregó que “de vuelta a Chile, Julia Lara instaló su consultorio psíquico. Como era costumbre entre los clarividentes, no publicitaba su negocio, sino que dejaba que su fama corriera de boca en boca, por lo que trabajaba en un relativo secreto en su casona. Se cuenta que entre sus logros se cuenta el haber localizado por lo menos 50 menores extraviados; completar el árbol genealógico de muchas personas y también haber atrapado a muchos criminales, incluidos varios asesinos”.

La clarividente chilena Julia Lara, también conocida como Madame Michaud.

La clarividente chilena Julia Lara, también conocida como Madame Michaud.

En una ocasión, la señora Raquel Délano Frederick, hermana del famoso Jorge Délano, alias Coke –periodista, cineasta y caricaturista chileno, conocido principalmente por su trabajo en la revista Topaze-, sufrió en su propio domicilio el robo de todas sus valiosas joyas. Tras acudir a la consulta de Madame Michaud, la vidente le reveló que sus joyas habían sido robadas por una empleada doméstica suya, y que ésta las mantenía ocultas en el interior de un baúl oculto en su habitación, cosa que la policía comprobaría que era efectivamente cierta. Al mismo Coke, Madame Michaud le predijo la muerte de su hermana Emma y que viajaría a Estados Unidos favorecido por una beca concedida por el presidente Carlos Ibáñez del Campo para conocer las técnicas del cine sonoro y así poder filmar la primera película sonora nacional.

César Parra agregó que “en una ocasión Madame Michaud encontró a un padre extraviado hace 25 años viviendo en Mendoza. Recomendó a la hija de éste escribir al cónsul chileno de esa ciudad, quien respondió que efectivamente vivía allí. En una entrevista ofrecida a Zig-Zag en el año 1926, también acertó con tres años de anticipación al resultado de la mediación estadounidense en el conflicto chileno-peruano por Arica”.

Santiago en la década del 20'.

Santiago en la década del 20′.

Cuando en 1920 le preguntaron a Julia Lara cómo recibía en su mente las “visiones” o precogniciones de sus sorprendentes vaticinios, ella confesó que “es como si estuviera viendo cinta de cinematógrafo, pero con todos sus colores”.

César Parra finalizó su semblanza sobre esta vidente chilena relatando que “sin embargo, como ocurre a todos los videntes, sus poderes no eran manifestables a voluntad, existiendo un porcentaje de oráculos errados que no dejaba de ser importante. Al preguntarle a los descendientes de la familia Michaud hoy vivos, por qué creían que su abuela desapareció bruscamente de escena a fines de los años 20’, me insinuaron la posibilidad de que hubiese cometido un error al dar por vivo a un menor extraviado ya muerto. Algo grave debió haber ocurrido que hizo ensombrecer una carrera cuajada de triunfos”.

Más sobre Fenómenos Paranormales

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X