Víctor Hugo, el célebre escritor que hablaba con los espíritus de grandes personajes de la historia

El autor de “Los Miserables” aseguraba que mantenía conversaciones durante sesiones de espiritismo con su hija muerta.

Guía de: Fenómenos Paranormales

El escritor Victor Hugo (1802-1885) fue un célebre novelista, poeta y dramaturgo del Romanticismo francés, famoso por obras como “Nuestra Señora de París” (1831) y “Los miserables” (1862), su novela magna recreada varias veces en el cine. Uno de los aspectos menos conocidos de su vida fue su relación con el mundo del espiritismo, doctrina originada en Francia a mediados del siglo XIX y que se pondría de moda en Europa en esa misma centuria, con ilustres practicantes como los escritores Charles Dickens y Arthur Conan Doyle, creador de Sherlock Holmes.

Victor-Hugo (1)

En su libro “Lo que dicen las mesas parlantes”, Victor Hugo relató que había entablado comunicación con los espíritus de algunos ilustres personajes de la historia de la Humanidad como Shakespeare, Platón, Dante, Aristóteles, Napoleón, Galileo, Lutero y el mismo Jesucristo… o incluso con entes como el Drama o la Muerte, encuentros sobrenaturales que el escritor mantuvo entre 1853 y 1855 durante su exilio en la isla de Jersey, en el canal de la Mancha, tras huir del régimen tiránico de Napoleón III.

En la conversación que mantuvo con el espíritu del teólogo alemán y reformador religioso Martin Lutero, por ejemplo, Victor Hugo le planteó sus serias dudas sobre la veracidad y conveniencia de las sesiones de espiritismo y de los personajes que en ellas aparecían, y Lutero así le contestó: “No temas dudar. Duda aún más de todo. Evita las certezas. Shakespeare dudó y creó a Hamlet. Cervantes dudó y creó el Quijote. Dante dudó y creó el Infierno. Esquilo dudó y creó a Prometeo. Yo dudé y creé una religión”.

Según relataría el mismo Victor Hugo, durante su exilio en la isla de Jersey pasaba largas horas del día y en ocasiones en noches enteras -hasta que era “la luz del día la que lo alumbraba”— transcribiendo, presa de una gran euforia, los diálogos de las sesiones de espiritismo. El escritor, por entonces, confesaba que “en las noches mi estudio se llena de ruidos extraños. Hay golpes en la pared. Los papeles vuelan en forma inexplicable. Las lámparas se apagan solas”.

VH 01-espiritus-01

Según algunos de sus biógrafos, hondamente afectado por la muerte de su hija Leopoldine, quien falleció trágicamente ahogada en 1843 cuando sólo tenía 19 años y se encontraba embarazada, y tras un período inicial de escepticismo, Victor Hugo consagró un buen número de veladas nocturnas a este tipo de comunicación paranormal, hasta el punto de que creyó que los espíritus le habían dictado algunas de su obras.

El domingo 11 de septiembre de 1853, 10 años después de la prematura muerte de Leopoldine, suceso que Victor Hugo calificó como “el momento más aterrador de mi vida”, el escritor se comunicó con el espíritu de su hija fallecida cuando una mesita instalada en su casa de la isla de Jersey empezó a emitir palabras a través de los golpeteos en el piso. En aquella ocasión estaban presentes, además de la médium Delphine de Girardin y del mismo Víctor Hugo, su esposa, sus hijos y el general Auguste Vacquerie, tío del esposo de Léopoldine.

Los misteriosos golpeteos de esta mesita que era usada como pedestal en las sesiones de espiritismo en la casa del escritor francés, pasaron de emitir mensajes breves, inconexos y algo incoherentes en un principio, a responder directamente preguntas que formulaban los asistentes a las reuniones. En una ocasión su hija Adèle le preguntó a Víctor Hugo: “¿Qué hay en esa mesa para que pueda hacer lo que hace?”, y él respondió: “Ahí hay vida”.

sesion-espiritismo-1900

En otra nota en su diario durante su estancia en la isla de Jersey, Víctor Hugo escribió: “Hoy tan sólo puedo dar fe de la existencia de un fenómeno que se manifiesta a través de los giros y golpeteos de una mesita de pedestal: la existencia de muchos otros mundos —quizá más cercanos al nuestro de lo que suponemos— y de la eternidad de las almas…El trabajo de la razón humana debe permanecer aparte de estos fenómenos inescrutables y nunca intentar apropiarse de ellos. No podría hacerlo. Las manifestaciones de lo invisible son un hecho, lo he comprobado. Las creaciones del pensamiento humano son otras, muy distintas”.

26.02.1802-_-Nasce-o-escritor-Victor-Hugo

Además de sus increíbles experiencias con el mundo del espiritismo, Victor Hugo, en libros como “Las contemplaciones” o el poema “Lo que dice la boca de sombra”, dio a entender que creía en la literatura como una especie de revelación, en la cual el escritor era una especie de médium o vidente que podía anticipar hechos futuros que aún no habían ocurrido. Victor Hugo, de hecho, en uno de sus escritos, se pregunta “¿Qué soy yo? ¿Un poeta o un profeta?”.

Durante un famoso discurso que pronunció ante la Asamblea Nacional francesa, Victor Hugo hizo gala de este supuesto don al leer un texto premonitorio en el que anunció la unión de las Naciones de Europa en una gran entidad supranacional, a la que llamó los Estados Unidos de Europa, organización política que se haría realidad más de un siglo y medio más tarde, el 1 de noviembre de 1993, en Maastricht, Países Bajos, tras el nacimiento de la Unión Europea.

Más sobre Fenómenos Paranormales

Comentarios Deja tu comentario ↓
Ver Comentarios