Virgen de Monserrat: Santa Patrona de los delincuentes chilenos

También conocida como la virgen morena o negra, se le atribuye ser la protectora del hampa. Sus fieles aseguran que rezarle y prenderle velas los ayuda a perpetrar sus robos y no caer en la cárcel.

Guía de: Fenómenos Paranormales

“Soy narco y toda la vida me he encomendado a la Virgen de Monserrat porque me protege. Cuando traficaba droga en el norte, le rezaba para que nos hiciera invisibles ante la policía. La conocí cuando era muy joven. Con un amigo una vez volvía de una fiesta y él se robó una imagen de ella que estaba en una animita. Me dijo que nos iba a proteger en nuestros robos y así fue. Pero para ser devoto de la “cholita”, la imagen te la tienen que regalar o robar, pero jamás comprar”, explica Alexander Garrido, miembro de la peligrosa banda de “Los Gaete” y quien actualmente purga 35 años de cárcel.

Las sorprendentes palabras de este reo son el resumen perfecto del particular culto a la Virgen Morena o Virgen de Monserrat, que se instaló en nuestro país con la llegada de la española Inés de Suárez. Como fiel devota de la Patrona de Cataluña, esta mandó a edificar una ermita en lo alto del cerro Blanco en 1545 -fue la primera construcción religiosa del país-, y a fines del siglo XVI se levantó una nueva capilla a los pies del promontorio, en medio de numerosos y frondosos viñedos. Esta capilla se derrumbó con el terremoto de mayo de 1647, por lo que se levantó una tercera, la que también fue demolida. En 1834 se levantó la edificación actual, declarada Monumento Nacional en 1990.

Virgen de Monserrat

Foto: Héctor Yáñez

La imagen de la Virgen de Monserrat data de 1574

La imagen de la Virgen data de 1574 y habría sido encontrada por un indígena que cortaba leña en el cerro. Éste habría encontrado el busto a medio esculpir en el tronco de un árbol. Después de llevarla al capellán, éste la mandó a Lima para que la pintaran, recortaran y la terminaran de esculpir. Desde entonces, la imagen de madera policromada de 90 cms. de alto permanece en la parroquia de Monserrat (o parroquia “La Viñita”), enclavada en la esquina de la avenida de Recoleta con la calle Santos Dumont.

No es muy clara la identificación de la virgen morena con el mundo delictual, pero se cree que provendría también de Barcelona. Allí la ermita original estaba enclavada en medio de una montañosa sierra (de ahí proviene las palabra compuesta “Monserrat”), lugar que servía de refugio habitual para quienes vivían fuera de la ley (En el siglo XVI el Cerro Blanco también albergaba a muchos forajidos).

Protectora de criminales y lanzas

Uno de los funcionarios de la capilla de Monserrat y la Fundación Paternitas es Cristián Briones, un ex delincuente rehabilitado de 35 años. “Cumplí 20 años de delincuente y acumulé unas 11 condenas. Yo empecé a robar a los 14 años. Salía con un amigo a robar y una vez, pasando por la Iglesia de Santo Domingo, éste le robó una virgencita de Monserrat a una viejita que vendía imágenes a la entrada. Ahí me dijo que andábamos con suerte y que nos iría bien, porque nos iba a proteger. Al final del día me dijo que todos los lanzas teníamos que tener una. Así, antes de robar, me acostumbré a pasar a prenderle una vela a la Virgen y rogarle por su protección. Cuando los “pacos” o los “tiras” me pillaban y me llevaban a la “cana”, entregaba todas mis pertenencias, menos la imagen sagrada. Siempre le pedía al gendarme que dejara quedármela para que me ayudara mientras estaba adentro. En la cárcel se le hacen altares o, si hay una pared más o menos despejada, se pinta. Algunos se la tatúan en el cuerpo, pero son los más “choros” “.

Virgen de los redimidos

El párroco de la iglesia de Monserrat, padre Nicolás Vial, relata que supo del culto a la virgen morena cuando trabajaba como capellán de Gendarmería. “Es muy famosa entre los presos, mucho más que la Virgen de la Merced, la patrona de los privados de libertad. Por lo general los delincuentes le piden a la virgen que los proteja antes de un asalto, o bien que les conceda la libertad si están recluidos”, explica el religioso, que agrega que en la alcancía que recoge las donaciones de la parroquia se suelen encontrar a veces billetes de 20 o 10 mil pesos e, incluso, gargantillas y cadenas de oro.

El padre Vial afirma, en todo caso, que la virgen de Monserrat no es exactamente la virgen de los ladrones, facinerosos y todos aquellos que hacen el mal. “Es la virgen de las personas que viven equivocadas en su camino, de aquellos que creen que esa forma pecaminosa de vivir es la correcta. Es una virgen que ofrece esperanza y redención a todos quienes viven cegados por sus pecados diarios, pero que pueden enderezar un día su torcido camino”.

Más sobre Fenómenos Paranormales

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X