Inicio » Finanzas Aplicadas » Equipo

¿En qué fijarse al pedir un crédito?

No es llegar y endeudarse. Primero hay que saber una serie de factores que van a pesar en lo que terminemos pagando a la institución que nos presta. Revise aquí lo que hay que saber al pedir un crédito.

Marzo es un mes en que tradicionalmente las instituciones financieras y las personas se activan debido a la serie de gastos que estas últimas deben enfrentar en este mes “de vuelta de las vacaciones”, en donde se suman temas tales como las matrículas de colegios y universidades, los permisos de circulación, y el pago de las tarjetas de crédito utilizadas en las vacaciones, entre otros ítems.

En este sentido, hay que señalar que pedir un crédito exige cumplir con un cierto nivel de formalidad, ya que los bancos requieren que se entreguen antecedentes de ingresos y gastos del potencial cliente, así como un estado de situación actualizado de lo que dicha persona posea, en términos de bienes raíces, autos, acciones o participaciones en negocios, entre otros, y que deba, en términos de deudas bancarias o con otras instituciones.

Credito

Foto: El Mercurio

Antes de pedir un crédito averigüe todas las condiciones para que se lo den.

También va a ser muy importante en el análisis por parte del banco la historia de cumplimiento de las obligaciones que la persona tenga en el sistema, para saber si ha caído en atrasos (morosidades) o no pagos de éstas.

Otro de los aspectos a ser considerados por parte de la institución que evaluará al momento de pedir un crédito tiene que ver con el uso que se le dará al dinero del eventual préstamo, ya que, por ejemplo, es muy distinto que los recursos sean utilizados para comprar una casa donde vivirá ésta que para irse a un viaje de placer con toda la familia al Caribe:

Un punto a favor en la gestión crediticia tiene que ver con manifestar el interés de establecer una relación de más largo plazo con el banco, mediante la utilización de otros productos, como cuentas corrientes u otros asociados al pedir un crédito, que resultan beneficiosos para el banco en términos de la relación comercial.

Desde el punto de vista de la persona que va a pedir un crédito es necesario tener claro al menos los siguientes aspectos:

1. Capacidad de pago del crédito: esto implica evaluar el máximo valor que puede tomar la cuota mensual del crédito.

2. Plazo del crédito: a mayor plazo menor cuota mensual, pero implica un mayor tiempo endeudado.

3. Tasa de interés: a mayor tasa de interés mayor costo del dinero solicitado y, por lo tanto, mayor pago mensual.

4. Otros gastos y conceptos: aparte de gastos notariales y de impuestos (como el de timbres y estampillas), hay que considerar otros eventuales gastos, como ocurre con seguros de cesantía y desgravamen (en caso de muerte del deudor), los que en ningún caso, según la normativa vigente, pueden ser obligatorios, y que, en caso de ser tomados suben el valor de la cuota a pagar mes a mes.

5. Moneda en la que se va a pedir un crédito: típicamente en $ para plazos cortos (menor o igual a 5 años) y en UF para plazos largos (mayor a 5 años), como ocurre con los créditos hipotecarios.

6. Garantías y/o avales: aparte de firmar un compromiso formal con el banco mediante un pagaré, en ciertas ocasiones es necesario utilizar garantías reales, como en el caso de los préstamos hipotecarios, o la concurrencia de un aval calificado que apoye a la persona solicitante del crédito si esta última tiene dificultades para pagarlo.

Finalmente, hay que tener claro que siempre es necesario hacer competir a las instituciones financieras, para lo cual es adecuado cotizar entre distintos bancos, tomando como referencia un mismo monto y número de cuotas, para elegir la menor cuota mensual posible.

Más sobre Finanzas Aplicadas

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X