Inicio » Finanzas Aplicadas » Equipo

Crisis en China: Claves para entender el desplome bursátil del gigante asiático

Información para comprender lo que está pasando en la segunda mayor economía del mundo, generada por el diario español El Mundo.

Hace dos semanas China captó la atención de todo el mundo económico al implementar como medida la devaluación de su moneda. Desde entonces, un clima de incertidumbre se ha apoderado de la economía a nivel global.

Los pronósticos a raíz de la “jugada” de China con su moneda vaticinaban que la devaluación afectaría como un efecto dominó a los principales mercados del mundo y así fue.

Ejemplo de lo anterior fue lo que sucedió este 24 de agosto, donde las economías vivieron un lunes negro. Wall Street se desplomó ya en la apertura y el mismo China sufrió su peor caída desde el año 2007. El resto de las bolsas también se resintieron.

china-crisis-economica-1

Ahora, ¿Cuáles son las claves de esta crisis económica de la segunda economía del planeta? La respuesta fue planteada por el diario español El Mundo y replicada por El Mercurio en el siguiente texto:

¿Por qué China arrastra en su caída a todas las plazas mundiales?

China es la segunda mayor economía mundial, y lo que allí pasa afecta al resto de los mercados. Los inversores de todo el mundo están nerviosos por la volatilidad mostrada por los parqués chinos en las últimas semanas y porque les preocupa que su ralentización sea más profunda de lo esperado, algo alimentado por los datos conocidos hace poco sobre su menor ritmo de desarrollo o la contracción de su sector manufacturero. Por eso, muchos de ellos están redefiniendo sus expectativas de crecimiento a la baja, a raíz de la desaceleración que muestra la economía china.

¿Cuánto puede durar esta situación?

En la actualidad, pocos son los que se atreven a ponerle una fecha final. Para algunos economistas, como Tim Condon, de ING Group, la falta de confianza en los datos revelados por las autoridades chinas significa que nadie puede estar seguro de qué va a pasar, “ya que la incertidumbre sobre el crecimiento de China es ahora el principal factor de fluctuación de los mercados”. Sin embargo, otros, como Carlo Cottarelli, del FMI, han querido rebajar las alarmas declarando que estamos ante un reajuste “necesario”, por lo que es “totalmente prematuro hablar de una crisis en China”.

¿Qué medidas se han tomado, hasta ahora infructuosamente, para contener esta situación?

Desde que empezaron los problemas, a fines de junio, las autoridades chinas no han dejado de buscar soluciones, y cada semana han presentado nuevas medidas. Han inyectado cientos de millones de yuanes en los mercados, prohibido vender participaciones a los principales accionistas de grandes empresas, bloqueado la salida de nuevas empresas a cotización, iniciado investigaciones para detectar a posibles infractores o devaluado en más de un 4% su divisa, el yuan, en lo que muchos vieron como un intento por relanzar sus exportaciones. La última de todas ellas se hizo pública hace dos días, cuando el Gobierno anunció que permitirá a los fondos de pensiones del país invertir hasta un 30% de sus activos en bolsa, un estímulo que podría suponer la entrada en el mercado de casi 300 mil millones de euros.

¿Qué le queda por hacer a China?

Entre los analistas se plantean dos posibles estímulos más. Uno de ellos, como dijo Eiji Kinouchi, de Daiwa Securities, es que “China pueda verse forzada a devaluar aún más el yuan”. El otro, que el Banco Popular de China reduzca el ratio (relación) de los depósitos que los bancos deben mantener en reserva en un intento por ayudar a impulsar el flujo de capital, fondos que en julio alcanzaron la cifra récord de US$ 70 mil millones.

¿Qué está sucediendo con el resto de los países emergentes?

Estos países son los mayores afectados por la ralentización de China. En muchos casos, su economía se basa en la venta de materias primas, bienes de los que el país asiático es el mayor consumidor mundial, por lo que un menor crecimiento se traduce en menos compras y en un menor desarrollo. Además, con la fuerte devaluación del yuan de hace dos semanas, las economías de los países exportadores, como India o Indonesia, también se han visto perjudicadas por la pérdida de competitividad, algo que desató los miedos a una posible “guerra de divisas”.

Más sobre Finanzas Aplicadas

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X