Inicio » Finanzas Aplicadas » Equipo

Licencia para manejar dinero, una necesidad pendiente

El operador de una mesa de dinero puede asesorar mal a inversionistas, ser expulsado por una corredora por perder clientes, y a los pocos días estar trabajando en una empresa de la competencia tranquilamente. ¿Quién lo regula? Los vacíos son evidentes.

Una persona normal necesita licencia para conducir, viajar, operar, pedir préstamos, construir y otras que hace unos muchos años atrás eran consideradas una alternativa que todo hombre podía ejercer libremente. En el mundo financiero, actualmente existe el debate sobre si es correcto que quienes administran dineros de terceros deban adquirir una licencia para hacerlo… o si se debe mantener el status quo.

Mesa dinero

Foto: El Mercurio

Un operador de mesa de dinero puede perder grandes sumas de dinero y su nombre sólo sería conocido por sus jefes.

Por ejemplo, un operador de una mesa de dinero puede asesorar mal a inversionistas (quienes pierden recursos), ser expulsado por una corredora por perder clientes, y a los pocos días estar trabajando en una empresa de la competencia tranquilamente. En el camino, nadie se entera de que antes actuó mal, excepto los inversionistas que pierden dinero y la corredora afectada, que pierde credibilidad.

Asimismo, entre los operadores existen empleados que no poseen títulos universitarios, y sólo requieren del respaldo de las empresas que los contratan para actuar como intermediarios financieros.

Un sistema de certificación puede evitar tendencias que se pueden observar en áreas donde existen pocos competidores, donde las restricciones para invertir (excesivas pérdidas o ganancias son sancionadas) pueden estimular a maximizar ganancias con un personal reducido y poco capacitado.

Si bien la Bolsa de Comercio exige un examen para operar en la Bolsa, éste es distinto a una licencia. En Estados Unidos, una asociación de intermediarios (el NASD, National Association of Security Dealers) supervisa un examen que demanda varios meses de estudio y en el que se evalúan los conocimientos de diversos tópicos. Luego de que el NASD entrega la licencia, en la que se especifica la puntuación obtenida, el organismo cuenta con las facultades para multar, suspender y expulsar a sus miembros si transgreden las reglas.

El NASD es un ente privado que provee servicios de regulación financiera en Estados Unidos, y que define su misión como “mantener la integridad del mercado y la confianza del inversionista”. Para esto cuenta con sobre 2.000 empleados y un presupuesto anual de varios cientos de millones de dólares, que son dedicados a supervisar con minucioso detalle toda la industria financiera.

Cabe señalar que la entrega de licencias es una tendencia mundial que favorece a los inversionistas, porque constituye una señal de transparencia y, por lo tanto, confianza para el mercado, y establece un standard que garantiza calidad y desestimula los cargos entregados por parentesco o amistad.

NASD

Foto: El Mercurio

En EE.UU., por ejemplo, una entidad privada, la NASD, es la encargada de supervisar la integridad del mercado.

En Chile, la licencia podría medir aspectos como la capacidad para asesorar a los clientes (detección de necesidades y alternativas para satisfacerlas), el conocimiento sobre los procedimientos para ejecutar las órdenes, las aptitudes para analizar la coyuntura financiera e incluso la evaluación de conductas éticas. Esta licencia podría ser adquirida por los operadores de mesas de dinero de bancos, AFP, compañías de seguros, corredores de Bolsa, fondos mutuos, isapres, fondos de inversión y funcionarios de entes reguladores. Otros postulantes podrían ser analistas, ejecutivos de inversión de la banca, gerentes de las áreas de Finanzas, Inversión y Estudio.

Algo esencial en la eventual certificación es definir qué o quiénes entregarán la licencia para evitar que no se convierta en un trámite burocrático, costoso y poco útil. Para garantizar una certificación eficiente y de calidad, lo mejor sería que instituciones privadas se hicieran cargo, por lo que universidades, consultoras y gremios serían los candidatos naturales.

Más sobre Finanzas Aplicadas

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X