Alex Zanardi, gran campeón en Fórmula 1 o en silla de ruedas

El ex piloto italiano de Lotus y Williams, quien perdió sus piernas en un gravísimo accidente en 2001, ganó la medalla de oro en los Juegos Paralímpicos.

Guía de: Fórmula 1

Su nombre real es Alessandro Zanardi , y como piloto registra pasos por varios equipos de Fórmula 1 y dos títulos en Indy Cars. Sin embargo, su mayor legado consiste tal vez en su valentía, sus ganas de vivir la vida y el ejemplo que nos hace admirarlo. Esta medalla de oro (en la disciplina de ciclismo de mano, en que pedalea con los brazos) es simplemente un símbolo de su inextinguible lucha.

¿Pero quién es Alex Zanardi, y por qué tanta frase halagadora?

Una carrera interesante

Zanardi

Foto: AFP

Alex Zanardi ganó medalla de oro en la disciplina de ciclismo de mano.

Ascendió desde el karting, la F-3 italiana y la F-3000 hasta que llegó a la F-1 en 1991, corriendo tres carreras para Jordan. Al año siguiente tuvo algunas carreras con Minardi y probó un Benetton, pero firmó con Lotus en 1993. Un grave accidente en Bélgica le impidió proseguir, pero volvió a mediados de 1994 al equipo inglés. Sin embargo, no tuvo mayor espacio y debió buscar nuevos horizontes.

A principios de 1996 firmó para el poderoso equipo de Chip Ganassi en los Indy Cars. Llegó como desconocido a Estados Unidos, y en tres años todo había cambiado: un subcampeonato (1996) y dos títulos (1997 y 1998) lo convirtieron en un piloto cotizado y popular, que hizo historia al crear la celebración con donuts, esos trompos controlados al final de la carrera que producen una notable humareda y marcas circulares en el piso, y que hoy son marca registrada del automovilismo americano.

Esto lo llevó de vuelta a la F-1: en 1999 Williams lo contrató por tres años para acompañar a Ralf Schumacher. Sin embargo, su año fue horrible. Es verdad que Williams había perdido los motores Renault oficiales y se las debía rebuscar con uno gestionado por Mecachrome, pero Ralf sumó más de 30 puntos esa temporada, con varios podios, mientras que Alex no sumó ningún punto, una “proeza“ que ningún otro piloto de Williams ha realizado desde 1978.

A fin de año, silenciosamente rescindió contrato con el equipo de Sir Frank y se tomó un año sabático. Se rumoreó que nunca se entendió bien con la escudería, que eran muy ingleses para trabajar  y él demasiado italiano. Se dijo que estaba más pendiente de tomar café que de trabajar en pista… en fin, el tema es que Williams y Zanardi duraron una sola temporada, y esta situación apuró el debut de un joven inglés llamado Jenson Button, quién lo reemplazó en 2000.

El accidente… y una salvada milagrosa

En 2001 volvió a Indy Cars, pero las cosas no fueron del todo bien. Corriendo en otro equipo, los resultados no eran como en temporadas anteriores, y luchaba por circular en medio del pelotón. Con solo un cuarto lugar en  Toronto como único buen resultado del año, llegó a la carrera en el circuito alemán de Lausitzring con la presión de hacer un buen resultado.

Y tras largar 22°, el auto rindió como nunca en carrera y se encontró con la punta a 13 vueltas del final. Con una buena ventaja entró a pits para el último repostaje y salió como líder, pero algo pasó y el auto se le desacomodó, quedando cruzado en medio de la pista. El canadiense Alex Tagliani no pudo evitar chocarlo, en uno de los accidentes más horribles de la historia del automovilismo.

El impacto cercenó de inmediato su pierna derecha por debajo de la rodilla, y la pierna izquierda en mitad del muslo. Sus extremidades literalmente se evaporaron con la fuerza del impacto, y sobrevivió apenas con un litro de sangre antes de poder ser estabilizado en un hospital alemán. De no ser por la rápida intervención de los médicos, con seguridad se habría desangrado.

Después de varios días en coma despertó, y su esposa le contó lo que había pasado. Tiempo después contó que lo primero en que pensó fue “¿y cómo me las voy a arreglar para hacer sin piernas todo lo que quiero hacer?”. En seis semanas dejó el hospital y comenzó una nueva vida.

Nada lo detiene

Zanardi

Foto: AP

Tal como destacó en la F-1, Zanardi ha destacado en el ciclismo de mano.

Dos años después de su accidente, volvió al mismo circuito donde había perdido sus piernas, y en un auto Indy Cars adaptado dio las trece vueltas que le faltaban para terminar la carrera. ¡Y a la misma velocidad que antes!

Con otro auto adaptado, corrió el Mundial de Turismo entre 2005 y 2009. ¡Y ganó cuatro carreras! Con sus conocimientos de ingeniería, que lo hicieron popular entre los mecánicos de F-1 e Indy, inventó piernas de titanio que le permitieron nadar y cargar a su hijo en sus hombros, como cualquier persona.

En 2009 se retiró del automovilismo, a los 41 años, y se puso a pensar en un nuevo desafío. En los últimos años había descubierto el ciclismo de mano, como entrenamiento físico, y se fijó como meta competir en los Juegos Paralímpicos de Londres 2012.

Alex Zanardi no sólo clasificó para los Juegos, sino que ganó la medalla de oro para Italia, triunfando en el circuito británico de Brands Hatch, donde se realizan regularmente carreras de automovilismo.

Un ejemplo de vida, un piloto muy simpático, y uno de los grandes de la Indy de fines de los ’90, que no tuvo suerte en sus participaciones en la máxima categoría pero que como ser humano está entre los mejores de la historia de la Fórmula 1.

Bonus track:  un trozo de un documental (en inglés) sobre el accidente y la increíble recuperación de Zanardi en 2001. Ahí pueden ver su tremendo accidente y como sobrevivió.

Más sobre Fórmula 1

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X