Barrichello: Un histórico deja la F-1

Rubens Barrichello anunció que deja la Fórmula 1 tras 19 años y se irá a competir en el campeonato de Indy Cars en Estados Unidos.

Guía de: Fórmula 1

Se veía venir. Las últimas dos temporadas del brasileño en Williams habían sido opacas, especialmente en 2011, y en un mundo en crisis económica el valor del auspicio personal es muy superior al valor de la experiencia.

Pero vayamos atrás en el tiempo, y recordemos los inicios de “Rubinho” en la F-1, donde tiene actualmente el récord de carreras disputadas (322).

Un príncipe que demoró en florecer

Barrichello deja la Fórmula Uno

Foto: AFP

Rubens Barrichello deja la F1 luego de 19 años de carreras.

Barrichello debutó en 1993 a bordo de un Jordan. Llamaba la atención su cara de niño bueno, pero también el hecho de ser una especie de ahijado no oficial de Ayrton Senna, a quien idolatraba desde pequeño. Muchos vieron en la cercanía a Senna una señal de que Barrichello sería el siguiente ídolo brasileño en ser campeón de Fórmula 1, tras Fittipaldi, Piquet y el mismo Ayrton.

Tras una temporada de aprendizaje, 1994 tuvo de dulce y agraz. Consiguió su primera pole en Bélgica, tripulando un Jordan-Hart que no estaba para cosas así; pero también sufrió un grave accidente en Imola, 24 horas antes de que el destino se llevara a Ayrton Senna.  Rubens sufrió dos grandes impactos ese fin de semana, y es destacable que se repusiera con tal rapidez.

Tras dos años más en Jordan, se unió al nuevo equipo Stewart, del ex tricampeón mundial Jackie Stewart. El equipo ganó una carrera (con Johnny Herbert) pero fue vendido tras sólo tres años de funcionamiento a Ford, empresa que lo renombró como Jaguar. Barrichello ya tenía experiencia y reputación de piloto hábil y rápido, pero llevaba siete años en la F-1 sin haber ganado jamás, y su valor como heredero de los grandes pilotos brasileños estaba en entredicho.

La era de las grandes marcas

Tras Stewart, Rubinho dio el gran salto, pasando a Ferrari como escudero de Michael Schumacher. Y literalmente eso fue entre 2000 y 2005: el alemán ganó cinco títulos consecutivos, y Rubens ganó algunas carreras, sumando dos vicecampeonatos con la dominadora marca italiana. Para el recuerdo quedó la polémica cuando iba ganando una carrera y la dirección de Ferrari lo obligó a cederle la victoria a Schumacher para asegurar más puntos para el alemán: Rubens frenó casi encima de la línea de meta, dejando pasar al teutón en un final de poca elegancia que generó la prohibición (siempre burlada, pero ahora con más discreción) de las órdenes de equipo.

En 2006 pasó a Honda acompañado a Jenson Button, y reencontrándose con Ross Brawn.  Este último, director del  equipo nipón, había sido el artífice de los títulos de Schumacher en Ferrari y conocía bien lo que Barrichello podía aportar. Sin embargo, tras una aceptable temporada 2006, Honda padeció lo indecible entre 2007 y 2008, especialmente en este último año, única vez en que Rubens se quedó sin puntos en el campeonato al no lograr llegar nunca entre los ocho primeros.

Correr en F-1 y no sacar puntos era un ejercicio demasiado caro para un constructor en tiempos de crisis. Y tal como al año siguiente harían Toyota y BMW, Honda se retiró de la F-1, dejando a todo su personal en el aire, incluyendo al director del equipo (Ross Brawn) y sus dos pilotos (Button y Barrichello).

Renacimiento

Tras un par de meses en que parecía que Rubens se quedaría fuera de la F-1, sorpresivamente Ross Brawn consiguió dinero suficiente para comprar las instalaciones de Honda a los japoneses, y renombró el equipo Brawn GP. Más importante aún, renovó a Button y Barrichello y consiguió el diseño del que habría sido el Honda 2009. Le pusieron un motor Mercedes, y desde las primeras pruebas el equipo simplemente arrasó con todos.

Una sorpresa mayúscula: Button y Barrichello hicieron la primera fila en Australia, la primera carrera, e hicieron el 1-2 en la misma. Una forma increíble de debutar, considerando que hacía cuatro semanas el equipo no existía. Button ganó cinco de las primeras seis carreras y aseguró tempranamente el campeonato 2009; Barrichello ganó tres carreras y llegó tercero en el campeonato, mostrado que su velocidad era la misma de siempre y que mientras más viejo, más valiente era.

Tras ese año vino el paso a Williams y el inicio del final. De hecho, en 2011 se mostró igual de rápido que su compañero, el joven venezolano Pastor Maldonado, que no es un mal piloto pero tenía muchísimo más dinero en auspicios. Williams, necesitado de caja para financiar un regreso a mejores tiempos, se vio obligado a preferir a Bruno Senna, sobrino de Ayrton, que tiene un décimo del talento de su tío pero con eso (y muchos auspicios) le alcanza para correr en la F-1.

¿Y Rubens? El viejo Barrichello es un competidor, como eran los antiguos pilotos. No está en esto para ser rico, está para ganar carreras. Y ojalá le vaya bien en Indy Cars, pues su carisma, simpatía e historia en la F-1 lo merecen.

Aquí tenemos un tributo hecho por un compatriota suyo, con algunas de las mejores escenas de Rubens en la F-1:

Más sobre Fórmula 1

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X