Derek Warwick: Una leyenda de los ’80 en la Fórmula 1

Uno de los mejores pilotos de la historia que jamás ganó una carrera, Warwick es famoso por ser uno de los pilotos más honestos y directos que se recuerden.

Guía de: Fórmula 1

Derek Warwick tiene una cantidad impresionante de historias. Carismático, honesto y peculiar, un personaje por donde se le mire. Debió ser mucho más exitoso de lo que fue, pero tiene de todas maneras una carrera más que digna.

La peor decisión en el peor momento

Derek WarwickSe le consideraba uno de los pilotos británicos jóvenes más talentosos de los años ’70. Fue avanzando en las categorías menores hasta que llegó a la F-2, donde fue campeón en 1980 junto al equipo Toleman. El team británico (que luego se convertiría en Benetton) subió a la F-1 en 1981 con Warwick, pero los resultados fueron terribles. Al año siguiente no mejoró mucho la situación.

Sin embargo, en 1983 el equipo dio un salto de calidad y el inglés logró varios resultados puntuables. Su calidad impresionó lo suficiente para que Renault lo contratara para 1984. Con el team francés Warwick esperaba luchar por el campeonato, pero la mediocre temporada del constructor galo lo dejó solo con cuatro podios y un tibio séptimo en el ranking final. Al final de temporada, sin embargo, lo esperaba una decisión importante: Renault le ofreció renovar para 1985, pero al mismo tiempo le llegó una oferta de Williams, que lo quería para acompañar al campeón ’82 Keke Rosberg.

Warwick lo pensó y optó por seguir en Renault. Fue la peor decisión que pudo tomar: el equipo francés pasó toda la temporada a los tumbos, retirándose de la F-1 a fines de 1985, mientras que los ingleses tuvieron un excelente auto que dio sus primeras victorias al piloto que Frank Williams contrató cuando Warwick le dijo que no: un tal Nigel Mansell.

A inicios de 1986 Mansell era un piloto de punta y candidato al título, mientras que Warwick estaba desempleado y sin espacio en la F-1.

Un gran actor de reparto

Derek Warwick

Derek Warwick hoy.

Consiguió trabajo corriendo en Sport Prototipos, donde siempre fue muy respetado por sus cualidades. Sin embargo, todo comenzó a cambiar a mitad de temporada. El italiano Elio de Angelis se mató a bordo de un Brabham, y le ofrecieron su butaca. Derek aceptó y corrió durante el resto de 1986 junto a Riccardo Patrese. (La leyenda dice que le dieron la plaza en Brabham porque, cuando murió De Angelis, él fue el único piloto de nivel que no fue a ofrecerse para reemplazar al italiano.)

En 1987 aceptó la oferta de Arrows, donde estuvo tres años junto a Eddie Cheever. Fueron años interesantes, donde a menudo estuvo entre los animadores del pelotón del medio, terminando octavo en 1988 y décimo en 1989. Este renacer le permitió llegar como primer piloto a Lotus en 1990, aunque Lotus ya no era el mismo equipo multicampeón, sino un equipo de nivel bien medio tratando de volver a ser importante. En Lotus la pasó mal: los resultados fueron pobres, el equipo no tenía dinero, y faltando tres carreras para el final su compañero, Martin Donnelly, tuvo un accidente gravísimo del que salió milagrosamente con vida.

Warwick necesitaba un cambio de aire y volvió a Sport Prototipos, donde ganó las 24 Horas de Le Mans y el título mundial con Peugeot, en 1992. Con un prestigio renovado, volvió a la F-1 con Footwork en 1993. Un cuarto puesto en Hungría fue su mejor resultado, pero su tiempo ya había pasado y se alejó definitivamente de la categoría a final de año.

A fines de los ’90 se dedicó al Campeonato Británico de Turismo, ganando una carrera en 1998 con su propio equipo. Actualmente está totalmente retirado como piloto, pero comenta carreras para la televisión británica y tiene una automotora en Jersey, Gran Bretaña.

Más sobre Fórmula 1

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X