El regreso de los motores turbo, fin a la prohibición

Una de las novedades más interesantes de la Fórmula 1 en 2014 es el regreso de los motores turbo, prohibidos desde 1989.

Guía de: Fórmula 1

2014 será un año de fuertes cambios reglamentarios para la categoría, que se apresta a vivir el último año de la era 2.4, es decir, motores normalmente aspirados de 2400 centímetros cúbicos.  A partir de 2014 se correrá con motores de 1600 centímetros cúbicos con turbocompresor, parecidos a los que dominaron la categoría en los años ’80.

Este cambio se debe, entre otras razones, a la necesidad de explorar tecnología más “verde”, menos contaminante y con menor uso de combustibles fósiles. Esto, tanto por razones tecnológicas como comerciales para la imagen de las grandes marcas involucradas en la categoría.

Recordemos algo de esa era, que marcó un antes y un después en la Fórmula 1.

Motores Turbo.

Foto: CarsPictures.com

Al principio, burlas y risas

El reglamento de F-1 casi siempre contempló una cilindrada máxima para motores aspirados normalmente y otra menor para motores turbocomprimidos, pues estos pueden generar más potencia con un motor más pequeño.

Sin embargo, para fines de los ’70 nadie estaba pensando en un turbo. Los motores Ford Cosworth V8 eran baratos y rendidores, y tanto Ferrari como Alfa Romeo (los grandes constructores que participaban en la categoría) preferían motores V12, todos aspirados de tres litros de capacidad.

Sin embargo, Renault tenía un buen motor turbo de 2000 cm3 con el que había tenido varios triunfos en Sport Prototipo, y decidieron dar el salto a la F-1 reduciendo su capacidad a 1500 cm3, que era lo permitido para motores con compresor. Varios participantes de la F-1 consideraron absurda la idea del constructor francés, que además construiría su propio chasis; el tamaño del motor era demasiado pequeño, incluso con un turbo.

El motor debutó en Francia 1977, con Jean-Pierre Jabouille como único piloto en el resto del año. Durante un par de años dieron algo de pena; no eran muy rápidos y tenían una fragilidad mecánica impresionante. Renault se demoró un año en poder terminar una carrera y otro medio año en poder sumar algún punto.

Para 1979 las cosas estaban listas para funcionar: en Francia Jabouille hizo la pole y ganó la carrera, con su compañero Arnoux llegando tercero tras un gran duelo con Gilles Villeneuve. En ese momento todos los que antes se reían comenzaron a entender el potencial de los turbo y rápidamente todos comenzaron a buscar su propio motor.

La conversión

Ferrari fue el primero en seguir los pasos de Renault, presentando su auto con motor turbo en 1981. Brabham se unió a BMW en 1982; Honda entró en 1983, primero con Spirit y luego con Williams, y en 1984 el McLaren con motor TAG-Porsche dominó la temporada. Renault comenzó a vender sus motores a Lotus, Ligier y Tyrrell, y aparecieron turbos más humildes, que estaban a años luz de los más veloces.

Motores Turbo

Foto: Agencias

Sin embargo, a mitad de década los turbo estaban llegando a un nivel de potencia peligroso, y la escalada en costos era gigantesca. En 1986 se fijó un cronograma para su retiro definitivo: en 1987 y 1988 se pondría límites a la compresión, de forma de ir paulatinamente reduciendo su rendimiento, y en 1989 se los prohibiría directamente.

Pese a todas las restricciones, el Williams-Honda de Mansell y Piquet dominó la temporada ’87, y en 1988 el mítico McLaren-Honda de Senna y Prost ganó todas las carreras del año, salvo una, que igualmente estuvieron a punto de ganar también. Los aspirados hicieron su máximo esfuerzo, pero la última victoria de un motor no-turbo había sido en 1983 y no hubo como vencerlos de nuevo hasta su extinción definitiva.

Los motores turbo fueron potentes, intensos, polémicos y espectaculares. Con una forma y un sonido muy distinto a los motores tradicionales, dieron otro sabor a las carreras y permitieron la llegada de los grandes constructores en masa a la F-1, transformando la categoría de un deporte relativamente popular en uno de los espectáculos deportivos más importantes del mundo.

Más sobre Fórmula 1

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X