Eliseo Salazar, ¿cuales son sus grandes mitos en Fórmula 1?

Muchos mitos rodean la participación del único piloto chileno en la historia de la Fórmula 1. En esta nota aclaramos cuáles son ciertos y cuáles no.

Guía de: Fórmula 1

Eliseo Salazar es uno de los personajes más conocidos de Chile. En sus facetas de piloto de carreras y de rostro de televisión (con recordados programas como Video Loco) hay pocos en Chile que no sepan quién es él. Y, sin embargo, su participación histórica en la Fórmula 1 está rodeada de mitos y prejuicios. Pero, ¿son reales o solo parte del folklore nacional?

El único chileno en la Fórmula 1

Si hemos de ser rigurosos, el olvidado Juan Zanelli corrió en lo que se llamaba Grand Prix en los años ’30, antes de la Segunda Guerra Mundial. La Fórmula 1 como tal nace en 1950, y desde ese entonces Salazar ha sido el único piloto de nacionalidad chilena en alcanzar esa categoría.

Eliseo Salazar

Foto: Eliseo.com

Eliseo corriendo el GP de Mónaco en 1982.

Eliseo llegó a la F1 tras el campeonato de Fórmula Renault argentina en 1978 y un subcampeonato en la Fórmula Aurora en 1980. La F-Aurora era una especie de F1 nacional británica con autos de uno o dos años atrás, con el Williams FW07 del equipo RAM. Justamente llegó a la F1 con John McDonald, dueño del equipo RAM; en 1981 esa escudería fue el equipo oficial de March, pero los resultados fueron desastrosos (una sola clasificación en seis intentos) y a mitad de temporada Salazar pasó al equipo Ensign, con el que consiguió su primer punto con un sexto puesto en Holanda, y clasificó en ocho de nueve intentos. Es decir, un debut complicado, pero que mejoró ostensiblemente con un mejor auto.

En 1981 también se produjo uno de los episodios clave de la trayectoria de Salazar en la F1. Fue invitado por el equipo Lotus a probar un auto en el circuito francés de Paul Ricard, junto con otros pilotos jóvenes como el británico Jonathan Palmer y el colombiano Roberto Guerrero. Salazar habría sido claramente más rápido que ellos, pero luego las versiones difieren: algunos dicen que fue más rápido que Nigel Mansell, poseedor de la butaca ese año, y otros dicen que fue ligeramente más lento. En todo caso, parece claro que el nivel de Mansell y Salazar era muy similar. Sin embargo, Mansell conservó el puesto, probablemente porque el sponsor principal de Lotus, John Player Special, prefería un piloto británico.

1982, la mejor temporada

En 1982 Salazar firma con el equipo alemán ATS, un equipo de nivel medio. De hecho, en su primera carrera Eliseo larga 12º, justo delante del McLaren del recién retornado Niki Lauda, que tras tres años fuera de la F1 no tenía idea quién era el chileno y lo miraba extrañado, entre cauteloso y frustrado.

El ATS le permitió al menos circular dignamente en medio del pelotón, llegando quinto en San Marino (el día de la famosa huelga de la FOTA, en que largaron apenas 13 autos) y mostrando rendimientos parciales interesantes. Sin embargo, en el equipo había claro favoritismo hacia el teutón Manfred Winkelhock, que era menos competitivo, lo que llevó a muchos roces internos.

Eliseo Salazar

Foto: Agencias

El paso de Salazar por la Fórmula 1 está marcado por su famosa pelea con Piquet.

Ese año Salazar se hizo famoso por una anécdota: Nelson Piquet lo chocó en Alemania intentando sacarle una vuelta cuando iba puntero de la carrera. Aparentemente el chileno no vio las banderas azules que le indicaban que se hiciera a un lado; Piquet, furioso tras abandonar, se acercó al chileno y en su frustración le lanzó varios golpes de puño. Salazar lo lamentó mucho porque eran amigos; Piquet lo ayudó mucho en sus primeros días en Inglaterra, en 1979, pero el tiempo todo lo cura y veinte años después ambos pilotos hicieron una graciosa recreación del incidente para una cadena deportiva internacional, mostrando

En 1983 apareció una oferta de Toleman, auto con motor turbo Hart que en 1984 le daría su primera chance en F1 a un joven brasileño llamado Ayrton Senna, y que con los años se convertiría en el equipo Benetton. En 1983 Toleman no era un equipo estelar, pero sin duda era un paso adelante respecto a Ensign y ATS. Sin embargo, la crisis económica mundial (y que afectó sobremanera a Chile) impidió conseguir el presupuesto necesario y Salazar se resignó a volver a RAM.

Los resultados fueron igual de malos que en 1981: clasificó apenas y llegó 15º en Brasil, la primera carrera del año. En la segunda, Long Beach, se retiró a mitad de carrera y de ahí no volvió a clasificar nunca más, hasta que después de la sexta carrera (Bélgica) el presupuesto se terminó, al igual que la carrera de Eliseo en la F1.

Eliseo Salazar

Foto: Eliseo.com

Salazar manejando un RAM March en 1983.

Después de la F1

Posteriormente Salazar tuvo una larga e interesante carrera como piloto. En los ’80 corrió rally en Chile, F-2 Sudamericana y F-3000 Europea; luego se hizo de un nombre en los autos Sport y terminó corriendo las 24 Horas de Le Mans para el equipo oficial Jaguar, uno de los mejores del mundo. En 1990 ganó el premio al Deportista del Año de la revista inglesa Autosport por su ética profesional, al obedecer la orden de Jaguar de no subirse al auto que ganó Le Mans ese año para que lo hiciera el británico Martin Brundle, número uno del equipo, en su lugar.

Posteriormente corrió IMSA e Indy Cars (CART) en Estados Unidos; fue cuarto en las 500 Millas de 1995, tras estar segundo y peleando la punta a tres vueltas del final. En 1996 pasó a la Indy Racing League, ganando una carrera (Las Vegas 1997), y llegando cuarto en el campeonato 2000 y quinto en 2001. En las 500 de Indianápolis largó dos veces en primera fila y fue tercero en el año 2000.

Eliseo Salazar

Foto: AFP

Salazar correrá ahora en la WRC.

En sus últimos años como piloto profesional, Salazar corrió el campeonato chileno de rally y el Dakar en Sudamérica, y –al momento de escribir estas líneas- debutará a bordo de un World Rally Car (la máxima categoría del rally mundial) en el Rally de Argentina 2012.

Ningún otro piloto en la historia ha corrido Fórmula 1, las 500 Millas de Indianápolis, las 24 Horas de Le Mans, el Dakar y un Rally Mundial. Quizás ese record sirva para graficar con claridad lo que Eliseo Salazar fue: un piloto profesional de nivel internacional, el mejor de la historia del automovilismo chileno y que siempre fue igualmente hábil dentro de la pista como aprovechando al máximo las oportunidades profesionales que la vida le fue presentando.

Más sobre Fórmula 1

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X