¿Era evitable el accidente de Jules Bianchi?: Intenso debate en la F-1

La FIA está realizando una investigación meticulosa. Muchos pilotos están muy molestos con la situación pues consideran que un accidente así jamás debió ocurrir.

Guía de: Fórmula 1

El accidente de Jules Bianchi causó impresión mundial. La violencia del impacto y sus consecuencias en el piloto han sido devastadoras para los seguidores de la F-1; los médicos dieron un muy mal pronóstico para Jules. El “Daño axonal difuso” es uno de los peores diagnósticos en general, pues implica lesiones generalizadas en la materia blanca, que genera las conexiones neuronales en el cerebro, fruto de la desaceleración propia de un impacto a alta velocidad. Una enorme mayoría de las personas con este diagnóstico jamás sale del coma, y casi todos los que lo hacen tienen serias secuelas. Esperamos que haya un error en el reporte médico original, o que este sea uno de esos casos en que las cosas más improbables se producen para beneficio del piloto.

El ánimo entre los pilotos es muy malo. Sergio Pérez, en particular, se mostró sumamente molesto y dijo que era un accidente “inaceptable”. Los demás están, en general, entre molestos y tristes por la situación producida. La pregunta que muchos se hacen en estos momentos es: ¿era evitable el accidente? Veamos los tres factores clave:

 

Jules-Bianchi-c-LATjpg

1. Correr bajo la amenaza de un tifón

No es lo mismo correr con lluvia que correr con la amenaza de que en cualquier momento llega un tifón, una tormenta ciclónica comparable a un huracán. No es que se haya corrido con un huracán, no es eso. Pasa que se esperaba su llegada en cualquier momento, y durante varios días se conversó qué se haría en esas circunstancias.

Se discutieron varios escenarios, y al final se mantuvo la decisión de largar la carrera a las 15 horas. Se supone que Honda, el dueño del circuito, no permitió que se cambiara el horario para que alcanzaran a llegar los fans japoneses (Suzuka implica entre una y dos horas de viaje desde las ciudades más próximas). También es trascendente que en Europa la largada es a las 8 AM y que adelantar la carrera significa perder gran cantidad de telespectadores. Sin embargo, esto no fue gravitante, y la mayor parte de la carrera se corrió en condiciones más que aceptables. De hecho, cuando se puso la bandera roja la mayoría de los autos todavía usaba gomas intermedias, no de lluvia intensa.

Sin embargo, ocurre que cuando se produce el despiste de Adrian Sutil y luego el de Jules Bianchi, en las cinco vueltas anteriores había aumentado la lluvia y se estaba empezando a acumular agua en la pista, además de aumentar ostensiblemente la oscuridad. En Japón, en esta época del año, oscurece tipo 17:30 horas y eran las 16:40 – quedaba menos de una hora de luz natural y las nubes habían contribuido a que ese efecto aumentara. No podemos decir que se corrió en condiciones totalmente inseguras, pero tampoco eran las mejores del mundo. Y creo que, considerando que el tifón podía generar aumentos imprevistos en la cantidad de agua cayendo,  la carrera pudo haberse neutralizado un par de vueltas antes.

2. Las reglas del auto de seguridad en la F-1

En el automovilismo estadounidense, debido a la cantidad de óvalos que se usan, existe la cultura de neutralizar toda carrera con auto de seguridad ante toda posibilidad de contacto entre un auto y un vehículo de servicios. Allá es normal que cuando hay un auto de seguridad se pierde toda la ventaja acumulada, es parte de lo “normal” en una carrera. En Europa no es así; no existía auto de seguridad hasta principios de los ’90, cuando el apogeo del prestigio de los Indy Cars llevó a implementarlos en la Fórmula 1 primero y en el resto de las competencias después.

Sin embargo, a diferencia de Estados Unidos, en la F-1 el auto de seguridad es parte de una escala de señales de seguridad, y no se despliega automáticamente en ninguna circunstancia, sino por decisión de los comisarios de carrera. Y en el accidente, los banderilleros exhibieron doble bandera amarilla, señal de que los pilotos debían bajar la velocidad, pero sin indicarles cuanto. En esa circunstancia hay algunos que frenan más que otros, y es probable que con auto de seguridad Bianchi no se hubiera golpeado tan fuerte, o hubiera tenido más posibilidades de controlar el auto.  Si esta hubiera sido una carrera de Indy Cars, por ejemplo, el auto de seguridad hubiera salido a la pista apenas la grúa hubiera puesto una rueda dentro de la zona donde circulan los autos.

Es probable que esta sea uno de los cambios de seguridad más probables en el futuro. Los banderilleros cumplieron con los reglamentos actuales.

3. ¿Iba demasiado rápido Bianchi?

Es una pregunta compleja de contestar. Lo único oficial que hay es el registro de telemetría del auto; Charlie Whiting, de la FIA, dijo que lo revisaron y que efectivamente Bianchi había reducido la velocidad respecto de la vuelta anterior, pero se negó a confirmar si la disminución había sido sustancial. Por esencia los pilotos tratan siempre de ir lo más rápido posible, y la forma en que Bianchi perdió el control del auto sugiere  que quizás iba justo un poquito más rápido de lo ideal considerando el estado de la pista. Ahora, en cualquier otra circunstancia se hubiera golpeado con las barreras de contención, las que probablemente habrían amortiguado el golpe y no estaríamos hablando de todo esto.

En resumen: la tormenta perfecta. Cada una de las tres claves anteriores no basta por si sola para generar un accidente de consecuencias gravísimas para un piloto, pero las tres juntas se dieron de manera simultánea. Esperemos que se aprenda la lección y que en el futuro no tengamos que lamentar un accidente de este tipo.

 

 

 

 

 

 

Más sobre Fórmula 1

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X